Público
Público

Referéndum 1-O El independentismo muestra su fuerza en el final de campaña junto a los Comunes

Las entidades y los partidos independentistas -con la incorporación de algunos dirigentes del ámbito de los comunes- han llenado hasta la bandera la Avenida Maria Cristina de Barcelona, frente a las fuentes de Montjuïc.

Publicidad
Media: 3.81
Votos: 16

Vista general de los asistentes al acto unitario del independentismo a dos días del 1-O, esta noche en Montjuic, Barcelona./EFE

El independentismo ha llegado a la recta final de la campaña del referéndum con una nueva exhibición de poder de convocatoria. Las entidades y los partidos independentistas -con la incorporación de algunos dirigentes del ámbito de los comunes- han llenado hasta la bandera la Avenida Maria Cristina de Barcelona, ​​frente a las fuentes de Montjuïc, en el acto final de una más que accidentada campaña, caracterizada por múltiples actuaciones desde el Estado para impedir el referéndum.

Sin embargo, han llegado en un clima de relativo optimismo, después de que la Generalitat haya presentado horas antes el modelo de urnas para el 1-O. Y mientras los Mossos empiezan a intervenir en los colegios electorales. Lo que ha motivado una consigna repetida por parte de los oradores: ir a "defender" los centros de votación inmediatamente después del acto.

"Ya estamos aquí, y hemos llegado para quedarnos hacerlo". Así ha comenzado su intervención el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, parafraseando la célebre frase su predecesor Josep Tarradellas en 1977. Un Puigdemont que ha animado a los asistentes al exclamar que el "sueño" de la independencia "ya está al alcance de la mano". Pero que también ha recordado que aún faltan "las horas más largas" hasta el referéndum, y que igualmente ha aludido a la ocupación de los centros de votación cuando ha explicado que, mientras él hablaba "hay gente que ya está defendiendo el territorio ".

"Hemos vencido los miedos las amenazas y las intimidaciones", se felicitó Puigdemont, que lamentó las actuaciones de un "estado autoritario que quería que nos a la primera dificultad". Pero también reconoció implícitamente que estas actuaciones han unido el soberanismo, cuando afirmó que "cada dificultad nos hacían mas fuertes". "Tenemos que terminar el proceso para empezar con el progreso", concluyó Puigdemont, llamando a votar el domingo.

'El sueño de la independencia ya lo tenemos al alcance de la mano'

Más combativo se ha mostrado, unos minutos antes el vicepresidente del Gobierno, Oriol Junqueras, que ha llamado casi directamente a seguir con las movilizaciones hasta el 1-O. "Persiste, catalanes, de persistir", exhortó. A la vez, y al igual que Puigdemont, ha afirmado que el soberanismo se ha unido con las "trabas" que ha puesto el gobierno español a la celebración del referéndum. "En la superación de cada reto nos hemos unido más", ha asegurado. Y ha puesto la fecha del 20 de septiembre, cuando la Guardia Civil registró su consejería y decenas de miles de ciudadanos se manifestaron en protesta, como el verdadero punto de inflexión en el complicado camino hacia el referéndum, el día que "lo cambió todo". Un día que "nos hizo entender a todos que la nuestra es la causa de la democracia", y que "con la superación del miedo comienza el camino de la libertad", según expresó.

Puigdemont y Junqueras sólo han sido la guinda final a un largo mitin, que ha acabado pasadas las once de la noche, después de más de dos horas y media de parlamentos. Justo antes de ellos han hablado los que muchos consideran como números 3 y 4 del movimiento independentista, pese a no tener ningún cargo electo. Los presidentes de la Assemblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. Que han dado consignas de actuación eminentemente prácticas.

El presidente Carles Puigdemont en el mitin de final de campanya pel referèndum / EFE Quique Garcia

"Que no quede ningún colegio por proteger. Hoy, los colegios; domingo, a las urnas", ha proclamado Cuixart, que ha recordado que, mientras hablaba, ya había "decenas de miles de catalanes defendiendo la democracia "por la vía de ocupar físicamente de  los centros de votación. "Domingo votaremos y ganar la libertad", exclamó Sánchez. Un Sánchez que también ha soltado -entre líneas, pero no demasiado- una advertencia a los políticos que encabezan el proceso independentista, cuando aseguró a los presentes que se hará "ningún paso atrás" después del referéndum.

Justo antes de los líderes del proceso, han pasado por el atril los teloneros, en la persona de representantes de los partidos soberanistas, ordenados por estricto orden -invers- de representación en el Parlamento. Ha abierto el fuego Magda Casamitjana, por MES, la escisión del PSC que ella misma ha definido como "los socialistas por sí". Y que ha hecho un breve discurso lleno de referencias poéticas, incluyendo "venimos de un silencio antiguo y muy largo" (Raimon), "que quiere esa gente que llama de madrugada" (Maria del Mar Bonet), "escucha, España "(Joan Maragall) o" eso es todo, amigos "(Warner Bros).

A esta heterodoxa intervención la ha seguido el de otro nuevo partido fruto de un cisma: Antoni Castellà, líder de Demócratas por Catalunya, escisión independentista de Unión. Que ha ironizado que viene de un partido "de orden", y que, desde este mismo orden, pidió a los asistentes que "salgan" a proteger los colegios electorales al finalizar el acto. "Ahora no es hora de victorias moral, ahora es la hora de ejercer el derecho a la autodeterminación", ha proclamado. Castellano también ha enardecido los presentes en asegurar que están ante una "oportunidad única en 300 años", porque, "por primera vez", coincide en que "estamos unidos todos los catalanes", y que el Estado "no puede ejercer violencia física contra nosotros ".

En este crescendo, los siguientes a hablar han sido tres representantes del ámbito de los Comunes. Probablemente, los que más se han significado las últimas semanas en favor del referéndum: Joan Josep Nuet (EUiA), Jaume Asens (Barcelona en Comú) y Albano Dante Fachín (Podem Catalunya), que han hecho un discurso estrictamente soberanista, sin pedir en ningún momento el voto por la independencia. Nuet, de hecho, ha recordado que él no es independentista, pero precisó que "esto ya no de independencia, eso de democracia". Y ha llamado a "seguir defendiendo nuestras libertades y nuestras instituciones" el día 2, "con aquellos que el domingo voten 'sí', con los que voten 'no', con los que voten en blanco y con los que no voten , porque somos un solo pueblo ".

"Sólo exigimos votar, porque nos queremos autodeterminar"

En una línea similar ha hablado hecho, cuando afirmó que "somos un pueblo profundamente unido en torno a la libertad de expresión y de la democracia", y que independentistas y no independentistas "estamos defendido nuestra libertad todos juntos". Asens, por su parte, explicó que, a pesar de sus "discrepancias con la hoja de ruta" de los partidos independentistas, y las "diferencias ideológicas" con el Gobierno de la Generalitat, debía "reconocer la valentía del presidente Puigdemont" . "Nos tendrán siempre al lado defendiendo las instituciones de este pueblo", dijo. "Sólo exigimos votar, porque nos queremos autodeterminarse", ha señalado, resumiendo en cierta forma la postura de los Comunes.

Participantes en el mitin de final de campaña forman la palabra 'democràcia' / EFE Quique Garcia

Una postura que ha atacado sin piedad -y rompiendo la línea de buen ambiente generalizado que se ha vivido en el míting- la representante de la CUP, la diputada Mireia Boya. "Esto no es una movilización, no es un proceso participativo, es un referéndum de autodeterminación vinculante para proclamar la independencia de Cataluña", ha señalado Boya, en obvia referencia a la concepción del 1-O del espacio de los Comunes como movilización no vinculante. Y, por si la alusión no era suficientemente clara, la ha explicitado sin dejar lugar a la duda. Se ha dirigido directamente a los "amigos Comunes, compañeros de tantas y tantas luchas", para pedirles que "no nos robáis el referéndum". "No uso apropiado del domingo. Si lo hace, no lo perdonaremos", ha amenazado. Y aunque ha soltado que "Roma no paga a traidores".

Mireia Boya a los Comuns: "no nos robéis el referéndum"

Más medidas han sido las representantes de los dos partidos del Gobierno. La número 2 de ERC, Marta Rovira, ha dado por "superada" la represión del referéndum. Pero, sin embargo, pidió "resistir hasta el final", porque el domingo "queremos escoger construir entre todos un país mejor, la república catalana". Por PDeCAT, su coordinadora Marta Pascal pidió "desbordar las urnas de ilusión y esperanza para un país libre", y ha predicho que este domingo "el mundo sabrá que nuestra es una causa justa". "Estamos en dos días del día de nuestra vida", expresó.

Antes y después de los parlamentos, actuaciones musicales de todo tipo. Han cantado Lluís Llach -'l'Estaca ', apareciendo justo después de un vídeo suyo de 41 años atrás cantando la misma pieza-, Sopa de Cabra -reforçats con perros-, Mazoni, Gertrudis o Obrint Pas, entre otros . Un ambiente eminentemente festivo y optimista. Pero siempre con el ojo puesto en la espada de Damocles de una posible intervención policial en los colegios electorales. Como tenía muy claro una adolescente asistente al mitin, que se pasear con un megáfono gritando a acudir "inmediatamente" a "defender" los centros de votación. Porque "de conciertos en puede sentir cada día".

Más noticias en Política y Sociedad