Público
Público

Investidura Sánchez Ruptura total de Casado con Sánchez: le ataca por sus pactos y utiliza políticamente a ETA

Bildu volvió al Congreso en el 2011, y hasta la fecha, sus intervenciones habían sido respetadas. Sin embargo, el hecho de que se abstengan en la investidura de Sánchez, sirve para que la derecha cargue duramente contra el candidato del PSOE.

El presidente del PP, Pablo Casado (d), interviene desde su escaño, durante la segunda jornada del debate de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno este domingo en el Congreso de los Diputados. EFE/Juan Carlos Hidalgo

marta monforte

La banda terrorista ETA anunció el fin de la violencia en 2011. Seis años y medio después de declarar el cese definitivo del terrorismo, en 2018, anunció su desaparición. Tanto el PSOE como el PP han tenido que llorar muertos entre sus filas. Fue el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero el que negoció con la banda terrorista —a pesar de las multitudinarias manifestaciones en su contra capitaneadas por el expresidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy— y consiguió acabar con la violencia. Para el PP, sin embargo "ETA no está acabada y sus herederos están sentados en el Congreso".

Esas fueron las palabras de Teresa Jiménez Becerril, diputada de la bancada 'popular' y hermana del concejal del PP asesinado por ETA en 1998, Alberto Jiménez Becerril. La critica de la 'popular' surgió después de que Pedro Sánchez reivindicara que Rubalcaba y Zapatero acabaron con la bandaPablo Casado acusó previamente a Sánchez de "traicionó a los muertos" y "no defender" a las víctimas del terrorismo, tomando "como rehenes" a los españoles para "mantenerse en el poder humillándose ante proetarras, separatistas y comunistas". 

Bildu no es ETA ni Batasuna. Así lo dictaminó el Tribunal Constitucional en 2011. En la sentencia subraya que "la izquierda abertzale como expresión ideológica no ha sido proscrita", declara la nulidad de la sentencia del Supremo que sostenía que la formación se había erigido en un "cauce simulado y fraudulento para soslayar la ilegalización judicial del brazo político de ETA". El Constitucional consideró que no había elementos que acreditasen la existencia de vínculos personales, financieros o materiales, entre ETA y el partido ilegalizado Batasuna con Bildu.

Gritos de la bancada del PP y Vox a la portavoz de Bildu tachándola de 'asesina', 'etarra' y 'terrorista'

Este domingo, por segundo día consecutivo y tras la intervención de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, el PP ha vuelto a la carga y ha acusado al Gobierno de ceder ante ETA. La bancada de los 'populares', junto con Vox, ha insultado a la diputada de la formación vasca interrumpiendo su discurso constantemente y acusándola de 'asesina', 'etarra' y 'terrorista', lo que ha provocado que la presidenta de la Cámara Baja, la socialista Meritxell Batet, haya llamado al orden en varias ocasiones.

Tras el revuelo, Pablo Casado, pese a no tener el turno de palabra, quiso intervenir para opinar sobre las palabras pronunciadas por Aizpurua. "En virtud del artículo 103 debería haber llamado al orden a la portavoz de EH Bildu. Acabo de escuchar la intervención más nauseabunda que he escuchado nunca en este hemiciclo", ha señalado el líder del PP, a lo que Batet ha respondido que en el Parlamento se defienden las posiciones políticas mediante la palabra "no mediante el grito y el insulto": "Hubo otras épocas donde no se permitían las criticas al Gobierno, por suerte esas épocas han pasado".

EH Bildu se ha abstenido en la votación de Sánchez

Los aberzales volvieron al Congreso en el 2011, y hasta las fecha, sus intervenciones habían sido respetadas por el resto de diputados. Sin embargo, el hecho de que la formación se abstenga —sin negociación previa— en la investidura de Sánchez, sirve para que la derecha cargue duramente contra ellos y, por ende, contra el presidente en funciones. Después de que la diputada haya criticado que el discurso del monarca el 1-0 tuvo "tintes autoritarios", la bancada de la derecha ha enloquecido, llegando a asegurar —en palabras del diputado de Ciudadanos Edmundo Bal— que había acusado al rey de "fascista", lo cual no hizo en ningún momento de su intervención. 

Por su parte, Adolfo Suárez, diputado por el Partido Popular y miembro de la Mesa del Congreso, dio la espalda a Aizpurua durante su intervención. El hijo del primer presidente electo de la democracia tras la muerte de Francisco Franco quiso mostrar su oposición a que la formación vasca hable en la cámara baja. El espaldarazo se produjo tanto en el discurso como en la réplica de Aizpurua: "Tan terrorista es estas ideas como el que vacía el arma sobre la nuca", dijo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras los hechos.

Los diputados de Vox con familiares asesinados por ETA, Francisco José Alcaraz y Antonio Salváhan optado por abandonar el hemiciclo durante la intervención de Aizpurua para no escuchar a la portavoz de Bildu. También lo ha hecho el líder del partido, Santiago Abascal, que ha estado la mayor parte de la jornada del sábado y del domingo fuera del pleno.

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha criticado que el discurso de Bildu ha sido "intolerable", restándole importancia a los insultos del PP y Vox a la diputada vasca: "La polarización no ayuda en nada, necesitamos tranquilidad, sosiego y moderación. Pero el discurso de Bildu es intolerable. La que tenía que intervenir cuando se estaba atacando a la Jefatura del Estado es la señora Batet".

"No hemos insultado a nadie, ha sido una crítica política, pero desde la bancada de la derecha ha habido una serie de insultos de calibre grueso, lo que está claro es que este país necesita mucha pedagogía y mucho antifascismo", ha declarado la diputada de Bildu desde los pasillos del Congreso tras acabar su discurso.

PP y PSOE, más lejos que nunca

"Bildu lo deja claro: sin nuestros votos, no hay legislatura. Los proetarras condicionando el Gobierno de España. ETA ya ha conseguido su propósito", ha asegurado la número tres del PP, Ana Beltrán. Casado ha compartido en redes sociales la carta que José María Múgica, hijo del socialista Fernando Múgica, asesinado por ETA en 1996, ha enviado a Sánchez. "Que usted pretenda alcanzar la investidura con la ayuda del fascismo que nos asesinó en el País Vasco produce una náusea infinita y un profundo desprecio".

Durante su turno de réplica, el presidente en funciones se limitó a leer un tuit de María Jáuregui, la hija del exgobernador civil de Gipuzkoa del PSE Juan María Jáuregui que fue asesinado por ETA en el año 2000 en el que aseguraba que su padre estaría feliz porque "ETA no existe, porque vamos a tener un Gobierno de izquierdas y porque era un firme defensor del diálogo". Esa declaración llegó en respuesta a Josu Elespe, hijo de Froilán Elespe, edil del PSE-EE de Lasarte asesinado por ETA en 2001, que también se congratuló del acuerdo de investidura para conformar un gobierno progresista. 

La intervención final de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha estado marcada por las duras críticas al PP: "No aceptan el resultado de las elecciones, que intentan impedir, y no les importan los medios. Hemos escuchado a Vox y al PP llamar traidor a quien ha ganado las elecciones, han hablado de Gobierno ilegítimo y han amenazado de forma implícita y hasta explícita, con golpes de Estado". La socialista ha acusado a Casado de "echarse en manos de la ultraderecha neofranquista", lo que ha arrancado los aplausos de su bancada y la de Unidas Podemos.