Público
Público

Caso Pujol La ironía del juez a la hija de Pujol sobre su dinero en Andorra: "Felicidades a su gestor"

Mireia Pujol dice en la Audiencia Nacional desconocer el origen del dinero de la supuesta herencia de su abuelo pero que confía en la palabra de su familia

Mireia Pujol Ferrusola, acompañada de su abogado, Albert Carrillo, a la salida de la Audiencia Nacional donde ha declarado ante el juez José de la Mata. EFE/Chema Moya

AGENCIAS

"Felicidades a su gestor", le ha dicho este martes el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata a Mireia Pujol, hija del expresidente catalán Jordi Pujol, por el buen hacer del encargado de su banco, que duplicó en tan solo tres años su dinero en Andorra procedente, según ella, de la herencia su abuelo.

Mireia Pujol, la menor de los hijos de Pujol, ha sido la última de los siete hermanos en declarar ante el juez que investiga la fortuna familiar en Andorra y, al igual que ellos, ha afirmado que le dijeron que los 62 millones de pesetas que se ingresaron en una cuenta del Principado a su nombre en 1992, cuando ella tenía 21 años, provenían de la herencia de su abuelo Florenci, que había fallecido en 1980.

La imputada ha defendido que su dinero se multiplicó de 62 millones de pesetas (372.000 euros) en 1992 a alrededor de 1,4 millones de euros en 2014 gracias a la gestión del banco, pero ha desvinculado a su hermano Jordi de cualquier operativa y ha dicho que su padre no quiso saber nada de esos fondos porque estaba en política.

Mireia Pujol ha asegurado este martes al magistrado que no se interesó por el dinero porque tenía su trabajo y no le hacía falta (fue bailarina y ahora se dedica a la fisioterapia), y ha reconocido que igual tenía que haberlo declarado antes de 2014, cuando estalló el escándalo de la fortuna de los Pujol en Andorra y se decidió a regularizarlo a Hacienda. 

Según fuentes jurídicas presentes en la declaración de Mireia Pujol ante el magistrado, la hija del expresident ha insistido en varias ocasiones en que no sabe de dónde salió el dinero que dicen que les dejó su abuelo Florenci, pero al mismo tiempo ha reconocido que sabía que no debía traerlo a España. Como sus hermanos que ya han prestado declaración, tampoco ha presentado ningún tipo de documentación sobre este supuesto legado y ha manifestado que nunca ha visto ningún informe o documento a este respecto.

En cualquier caso, Mireia Pujol, que no se ha negado a responder a las preguntas de la acusación popular (a diferencia de sus hermanos Oriol y Marta), ha asegurado que cuando tuvo conocimiento del dinero que tenía a su nombre en Andorra no hizo uso de él porque no le hacía falta hasta aproximadamente 2010, cuando sacó algo más de 170.000 euros para su negocio, una clínica de fisioterapia.

Más noticias de Política y Sociedad