Público
Público

IU desautoriza a Gordo y a Pérez pero no les expulsa ni interviene la federación madrileña

La Presidencia Federal de la formación aprueba la propuesta de Cayo Lara de expedientar a los actuales portavoces en la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid, que ya no representan a la coalición por no aplicar las direcctrices de la dirección

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, durantela Presidencia Federalde este viernes. -EFE

La dirección federal de Izquierda Unida ha vuelto a instalarse en la ambigüedad respecto a una decisión que resultará clave para el futuro de la organización: resolver la guerra interna de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid.

La Presidencia Federal, reunida de forma extraordinaria este viernes, ha aprobado tramitar un expediente sancionador a Gregorio Gordo y a Ángel Pérez, actuales portavoces de los grupos de IU en el Ayuntamiento y la Asamblea de Madrid y representantes de la vieja guardia de IU-CM.

Por 28 votos a favor y 16 en contra, el órgano de dirección ha dado el visto bueno a la propuesta del coordinador federal, Cayo Lara, que incluye una desautorización política de Gordo y Pérez, quienes a partir de ahora no representan a IU en las instituciones donde son portavoces, han explicado fuentes de la organización. Los motivos de este expediente están en los continuos incumplimientos de las resoluciones federales, que en tres ocasiones han pedido que asuman su responsabilidad política por el caso Caja Madrid, al tiempo que exigió su relevo en las portavocías, donde fueron ratificados hace apenas dos semanas, desoyendo abiertamente el mandato de la dirección federal.

Las resoluciones federales han caído una y otra vez en saco roto, pero Lara no ha propuesto abrir un expediente de expulsión ni tampoco una intervención en la federación madrileña, que está profundamente dividida en dos corrientes: la de Pérez y Gordo por un lado y la de los candidatos oficiales al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, Mauricio Valiente y Tania Sánchez.

Frente a la propuesta de Lara, Enrique Santiago había presentado otra que contemplaba la suspensión cautelar de militancia de Gordo y Pérez, una medida más contundente tras los continuos desplantes de los portavoces en Madrid.

La sombra de la escisión que planea sobre la federación madrileña, que ya funciona de facto como si de dos partidos diferentes y antagónicos se tratase, continúa alargándose después de que la Presidencia Federal también haya aprobado por 26 votos a favor, 14 en contra y 4 abstenciones que la dirección federal no intervenga IU-CM. Una propuesta también de Cayo Lara, que se ha impuesto frente a la de Enrique Santiago, que exigía la intervención y la desfederalización de IU-CM, que actualmente se encuentra descabezada y dirigida por una comisión colegiada de siete miembros en la que la vieja guardia goza de mayoría.

En lugar de intervenir e imponer la línea política marcada por la dirección, IU ha votado a favor de poner los órganos de dirección federales a disposición de todos los sectores y sensibilidades de IU-CM para contribuir al entendimiento entre todas las partes. Una resolución que se antoja cosmética e ineficaz, ya que ambas corrientes han plasmado abiertamente que ni quieren trabajar juntos ni quieren converger con las mismas fuerzas y en los mismos espacios políticos.

Según ha expuesto Santiago ante los miembros de la Presidencia, "el deterioro constante de IUCM está suponiendo un evidente daño en el prestigio y las perspectivas electorales de toda Izquierda Unida, un descrédito para todo el proyecto político que representa Izquierda Unida y una inaceptable carga económica", que se resume en tres millones de euros de deuda.

Ante esta situación y con la rémora de la actuación de IU-CM en el desfalco de Caja Madrid en connivencia con el PP, la propuesta de Enrique Santiago pasaba por la "desvinculación de Izquierda Unida del partido político denominado “Izquierda Unida Comunidad de Madrid” y la asunción por IU Federal de las competencias electorales de IU en la Comunidad de Madrid".

Por su parte, Izquierda Abierta, el partido de Gaspar Llamazares, había propuesto solucionar la crisis interna de IUCM con la celebración de una Asamblea Extraordinaria que recompusiera la federación, pero finalmente han acabado apoyando la propuesta de Cayo Lara.

El debate ha sido uno de los más tensos de los últimos tiempos, ya que a cuatro meses de las elecciones autonómicas y municipales, una de las federaciones más importantes para IU está dirigida por los enemigos políticos de los candidatos que va a presentar a la Comunidad y al Ayuntamiento. La indeterminación de Lara está generando un profundo descontento en una parte de la militancia de IU-CM, la más próxima a la candidatura de Tania Sánchez. 

Mientras en la ciudad de Madrid se está articulando una confluencia entre Podemos y Ganemos Madrid de la que esta corriente quiere formar parte, desde el federal se impone la doctrina de la convergencia en coalición de partidos. También, la posibilidad de que se articule un espacio similar a nivel autonómico está ganando cada día más enteros, y esta decisión descafeinada de IU Federal podría provocar una salida de cuadros y militantes de IU-CM hacia ese nuevo espacio.

Dimisión de Reneses

Durante la Presidencia, Lara también ha comunicado a los asistentes que Miguel Reneses ha hecho efectiva este jueves su dimisión. Su sustituto al frente de la secretaría de organización de IU será Adolfo Barrena, coordinador general de IU Aragón y diputado en esa comunidad autonóma.