Público
Público

Unidos Podemos IU pone fecha de caducidad a la candidatura única y abre la puerta a un pacto poselectoral

El coordinador federal del partido, Alberto Garzón, admite que puede haber "diferencias insalvables" entre los partidos y pide naturalizar la posibilidad de que finalmente concurran varias candidaturas a la izquierda del PSOE.

El líder de IU, Alberto Garzón, durante una intervención en el pleno del Congreso / EFE

El escenario electoral de varias candidatura a la izquierda del PSOE en la Comunidad de Madrid cobra cada día más fuerza al ritmo al que se aleja la posibilidad de lograr una candidatura única. Tanto es así que desde Izquierda Unida ya ponen una fecha límite para dejar de concentrar sus esfuerzos en conseguir la unidad de las diferentes fuerzas presentes en las negociaciones (Podemos, Más Madrid y Equo).

Si desde el partido se apuntaba la semana pasada que mantendría vivas las negociaciones hasta mediados de este mes, este martes IU Madrid ha dado diez días de plazo, hasta el 15, al resto de partidos para alcanzar un pacto de cara a los comicios autonómicos. Ese día, el partido reunirá a su máximo órgano de decisión, la Asamblea Política y Social, para ratificar los acuerdos que estén sobre la mesa.

A la vez que se desdibuja un pacto para confluir a las elecciones, cobra más fuerza la posibilidad de llegar a un acuerdo poselectoral que trate de unir a estas fuerzas políticas en torno a objetivos comunes. El lunes, IU convocó a los diferentes actores políticos a una reunión a la que no asistió Podemos y donde se constataron "diferencias políticas" que complicaban la vía de la candidatura única.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, fue incluso más allá al decir en una entrevista en RNE que esas diferencias "pueden ser insalvables" y al pedir que, llegado el caso, "hay que normalizar que haya varias candidaturas". El principal escollo en las negociaciones entró en escena, precisamente, en la reunión del lunes, cuando Izquierda Unida en Madrid puso como condición ante cualquier posible pacto la paralización del proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte, antes conocido como la Operación Chamartín.

La petición de paralizar el proyecto urbanístico, que es considerado una línea roja para IU, representa un órdago para la alcaldesa de Madrid, que rechazó de forma tajante esta posibilidad y criticó la estrategia de la formación liderada por Garzón. "De ninguna manera vamos a aceptar esta especie de reto que no tiene ningún sentido; los que quieren un mundo sin empresas no pueden gobernar Madrid", aseguró Manuela Carmena, cerrando de esta manera la puerta a aceptar la exigencia planteada por Izquierda Unida.

En Más Madrid reconocen que la introducción de Madrid Nuevo Norte en las negociaciones supone un auténtico jarro de agua fría para cualquier posibilidad de acuerdo antes de las elecciones. Desde el entorno de Errejón se remiten a la respuesta dada por la alcaldesa, y aseguran que el siguiente movimiento corresponde a IU; aunque siguen manteniendo su "voluntad de acuerdo".

Con la posibilidad de acudir por separado a las elecciones desplazando a la de la candidatura única, los partidos comienzan a perfilar un "pacto de no agresión" que permita la competencia entre las fuerzas de izquierda a la vez que se hace frente a las derechas. En este sentido, IU presentó al resto de fuerzas un documento político en la reunión donde se constataba la necesidad de terminar con el "fuego cruzado". "Si este proceso de debate colectivo no fuese capaz de generar un único espacio transformador para la región de Madrid, es necesario comprometerse firmemente a que no se irá a una confrontación constante entre los distintos espacios", reza el escrito.

"La unidad puede ser antes o después"

También se mira más allá del escenario preelectoral, donde sí que se vería más factible alcanzar un acuerdo con Más Madrid. "La unidad puede ser antes o después" de los comicios, apuntan desde Izquierda Unida.

En Podemos se han mantenido un tanto ajenos a los contactos que han mantenido el resto de formaciones para las autonómicas. Desde la dirección del partido insisten en que el equipo técnico que actúa a modo de gestora en Podemos Madrid dedica todos sus esfuerzos a construir su propia candidatura antes de empezar las negociaciones con el resto de partidos. Sin embargo, los de Iglesias dejaron clara cuál sería su estrategia a seguir: primero quieren cerrar un acuerdo con los socios del espacio de Unidos Podemos (IU y Equo) para luego hablar con el Más Madrid de Errejón y Carmena y con el resto de actores políticos.

En Izquierda Unida también ratifican la fórmula de confluir con Unidos Podemos: "Si ya es complicado el escenario, un grado más de fragmentación sería indeseable", ha asegurado Garzón, que aleja, de esta manera, la posibilidad de que su partido acuda en solitario a las elecciones autonómicas.

Más noticias de Política y Sociedad