Público
Público
CINCO AÑOS DE LOS ATENTADOS DEL 17-A

Joaquim Forn: "Creo que todavía hay cosas de los atentados que no sabemos, sobre todo por parte del Estado"

El exconseller de Interior, Joaquim Forn, máximo responsable político de los Mossos en el momento de los atentados del 17-A, recuerda el impacto que supuso en su conselleria los ataques terroristas de hace cinco años, valora la actuación policial y considera que todavía hay información que no se ha hecho pública por parte de los aparatos estatales.

Joaquim Forn, durant l'entrevista a la redacció de Públic a Barcelona.
Joaquim Forn durante una entrevista en la redacción de 'Público' en Barcelona.

Joaquim Forn Chiariello (Barcelona, 1964) vio cómo el destino le situaba en el epicentro de la historia de Catalunya, con una importante proyección mundial. Forn fue nombrado conseller de Interior un mes antes de que Barcelona y Cambrils sufrieran uno de los peores ataques terroristas de su historia. Este abogado barcelonés acumulaba entonces una larga trayectoria política vinculada a CDC desde el paso por las juventudes del partido. 

Especialmente centrado en la política local como concejal del Ayuntamiento de Barcelona, donde llegó a ser primer teniente de alcaldía con el alcalde Xavier Trias. Pero la convulsa política catalana del 2017 le situó de repente como máximo responsable político de los Mossos d'Esquadra. Y junto al mayor Josep Lluís Trapero, fue la imagen de la efectiva reacción de la policía catalana frente al atentado de las Ramblas de Barcelona y el ataque a Cambrils, que dio la vuelta al mundo. Dos meses después, sería encarcelado durante casi cuatro años por el referéndum del 1 de octubre. Hablamos con él de todo ello.

Usted era el conseller de Interior del Govern de la Generalitat en el momento de los atentados del 17 de agosto de 2017. ¿Cómo recuerda aquellos días de hace cinco años?

Es una sucesión de muchos hechos. Lo cierto es que todo sucede con una gran rapidez desde el momento en que nos enteramos del atropello que se produce en la Rambla de Barcelona. Desde ese momento, lo primero que nos preocupa es no saber qué pasaba exactamente. No pensaba que era un atentado. Cuando supimos que lo era, entonces todo sucede muy rápido. Desde el día 17 hasta que los Mossos encuentran a Younes Abouyaaqoub (autor del atropello múltiple) y muere en Subirats (municipio de la comarca barcelonesa de l'Alt Penedès). La verdad es que tengo la sensación de que es algo que ocurre con mucha intensidad y con momentos posteriores de gran preocupación. Por ejemplo, cuando encuentran el cadáver del joven de Vilafranca (capital de la comarca barcelonesa de l'Alt Penedès) apuñalado para cogerle el coche y huir saltándose el control policial a la salida de Barcelona. Y después, lógicamente, cuando se producen los hechos de Cambrils (capital de la comarca tarraconense del Baix Camp atacada por los terroristas).

¿Se esperaban la réplica de Cambrils tras el atentado en la Rambla de Barcelona?

No, no. ¡En absoluto! Sí que es verdad que, tras el atentado en la Rambla, se empiezan a hacer las conexiones con la explosión de Alcanar (municipio de las Terres de l’Ebre, provincia de Tarragona, donde explotó la casa que usaban los terroristas como cuartel general). Eso sí.

Una de les compareixences durant la crisi dels atemptats del 17-A del llavors conseller d'Interior, Joaquim Forn, amb el major dels Mossos, Josep Lluís Trapero.
Una de las comparecencias durante la crisis de los atentados del 17-A del entonces conseller de Interior, Joaquim Forn, junto al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero. ACN

¿Quién le comunica que ha habido un atentado? ¿El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero?

No. Creo recordar que el mayor Trapero estaba de vacaciones y el que en ese momento tenía la responsabilidad era el comisario Ferran López. Yo estaba en la plaça Sant Jaume hacia esa hora y vi mucho movimiento de policías. Y cuando estaba yendo hacia el Departament de Interior, fue cuando el comisario me llamó. Me dijo que era un atentado y fue entonces cuando, siguiendo el protocolo, convocamos al CECOR (Centro de Coordinación Operativo) y a todas las personas que tenían que venir.

Usted solo llevaba un mes como conseller de Interior. ¿Debió ser un impacto bastante considerable no?

"Piensas que está muy bien tener la información, tienes la sensación de que nunca lo verás aplicar. Ya lo vimos al cabo de un mes"

Sí, sí. Pero también recuerdo algo que muestra cómo es la vida. Una de las primeras reuniones como conseller fue con distintos comisarios y con el mayor Trapero en la que nos explicaron los diversos cambios que se habían producido en distintos planes del grupo de operaciones antiterroristas. Era a mediados de julio y recuerdo que fue muy interesante. Ahora bien, de entrada, piensas que está muy bien tener la información, pero tienes la sensación de que nunca lo verás aplicar. Bien, pues ya lo vimos al cabo de un mes.

¿Eso quiere decir entonces que los Mossos estaban preparados?

Sí, sí, absolutamente. Mira si estaban listos que un mes antes estábamos haciendo la revisión de estos planes. Y a mí me fue muy bien, lógicamente, porque tenía todo el operativo muy fresco y sabía los protocolos que debían aplicarse y los diferentes planes que debían desarrollarse. Creo también que esta labor de trabajo continuado es lo que explica que la actuación de los Mossos fuera tan buena. Sin embargo, es verdad que era algo que, aunque había ocurrido en ciudades como Bruselas, París, Londres, etcétera, nunca acabas de creerte que esto puede ocurrir en tu casa. ¡Y puede pasar, puede pasar, como se demostró!

¿Lo sabemos todo de los atentados o hay cuestiones que desconocemos?

"Yo creo que siguen habiendo cosas que no sabemos, no se han contado. No por parte de los Mossos, sino por el Estado"

Yo creo que siguen habiendo cosas que no sabemos. Que no se han contado. No por parte de los Mossos, sino sobre todo por parte del Estado. Por ejemplo, sobre el papel del imán Abdelbaki es-Satty. Es de las cosas que más dudas me generan. Hay muchas cosas que no acaban de estar claras sobre este tema. O del papel que tuvo el Gobierno del Estado poniendo en circulación una serie de noticias para desprestigiar al cuerpo de Mossos d'Esquadra a las pocas horas de los atentados. Creo que hay cosas que no ocurrieron porque sí, que todo esto estaba absolutamente dirigido.

¿Entre estas intoxicaciones está la de si los Mossos habían recibido un aviso preventivo de la CIA que podía haber evitado el atentado?

Sí, sí. Ahora ya ha quedado demostrado que era mentira.

¿Cómo recibieron estas informaciones?

Personalmente, con mucha sorpresa porque desconocía el tema este de la CIA absolutamente y tuve una reunión con el mayor Trapero y con el comisario Castellví para hablar de ello. También lo recibimos con mucho dolor. Porque fue el mismo día 17 que El Periódico publicó que los Mossos tenían conocimiento de ello porque la CIA les había advertido. Y está claro, hoy está absolutamente desmentido, no sólo por nosotros, sino también por el propio consulado americano que aseguró que no tenía nada que ver. Incluso por parte de los propios servicios de inteligencia españoles. Pero es evidente que en ese momento nos hizo mucho daño y que no era gratuito. Era absolutamente intencionado, estoy absolutamente convencido de ello.

¿Propiciado desde los aparatos del Estado?

Sí, sí, absolutamente. Estoy convencido. Debemos situarnos en el momento que estábamos viviendo, a las puertas del referéndum.

¿Qué aparatos?

Hombre, cabe recordar que la vicepresidenta del Gobierno español era Soraya Sáenz de Santamaría, que era plenipotenciaria y todopoderosa. Podía hacer y deshacer lo que quisiera con su Operación Catalunya particular. Ella tenía un control absoluto de muchas cosas, también de medios de comunicación que se dejaban controlar, catalanes y no catalanes. No todos los catalanes, lógicamente, pero era evidentemente que ella dictaba y daba información, que después ha podido demostrarse que era absolutamente falsa, para que se publicara en una determinada dirección. Y esto se propicia desde el Gobierno del Estado de una forma absolutamente escandalosa.

¿Cree que esto ocurrió porque en el Estado no gustó la capacidad y eficiencia demostrada por los Mossos en el atentado?

"Creo que no gustó que todo se desarrollara de una forma tan rápida y con la única intervención del Govern de la Generalitat"

Sí. Recuerdo cuando llegó el fiscal de la Audiencia Nacional a Barcelona, la misma noche del día 17, y dijo que quienes llevarían a cabo la investigación eran los Mossos. Porque son quienes tienen mayor implantación territorial y porque tienen capacidad y competencia técnica para poder hacerlo. Esto ocurrió en presencia de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía. Nadie lo discutió, pero esto generó tensiones. Y creo que no gustó que todo se desarrollara de una forma tan rápida y con la única intervención del Govern de la Generalitat, tanto en el ámbito policial como en el de la asistencia sanitaria, de asistencia a las víctimas, etcétera.

Forn responent a les preguntes dels mitjans de comunicació durant els atemptats escortat pel delegat del Govern espanyol, Enric Millo, i l'alcaldessa de Barcelona, Ada Colau.
Forn responde a las preguntas de los medios de comunicación durante los atentados escoltado por el delegado del Gobierno, Enric Millo, y la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau. — Bernat Vilaró / ACN

¿Por qué no gustó?

No gustó porque el papel del Estado quedó muy relegado. Si ellos creyeran de verdad en el Estado de las autonomías, de entrada, deberían haber pensado que esto es lo normal. Pero como no se creen ni eso... Recuerdo la reunión que tuvieron que realizar a toda prisa la misma noche del día 17 de agosto, en la Delegación del Gobierno español en Barcelona, en una sala oscura y triste. Para intentar vender que estaban respondiendo a los atentados. Pero al final la realidad es la que es. Y es que el cuerpo de Mossos d'Esquadra está plenamente capacitado para realizar la investigación. Lo hizo, tiene 17.000 agentes, están en todo el territorio y era el único que podía intervenir. Y ya está, no hace falta darle más vueltas.

"No gustó porque el papel del Estado quedó muy relegado"

Pero todo esto lo sufrimos también mucho en la reunión posterior al acto que se celebró en la plaça Catalunya en la que participó el presidente Rajoy, el president Puigdemont, ministros y consellers y la alcaldesa Colau. En esta reunión, en el momento en que se explicaba todo el desarrollo de las investigaciones y todas las acciones que se estaban desarrollando, se evidenció de nuevo que los únicos que tenían voz y podían decir algo, eran los miembros del Govern de la Generalitat.

Usted como conseller ¿qué relación mantuvo con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en esos momentos?

Solo hubo un momento de tensión, aunque tampoco es la palabra correcta. Me refiero a cuándo después de los hechos de Cambrils, en los que mueren los terroristas, al día siguiente por la mañana a toda prisa y desde Madrid, inexplicablemente, dice que está desarticulado y da por terminada la operación. Y claro, Younes Abouyaaqoub todavía estaba fugado y no estaba localizado. Entonces le llamé y el secretario de Estado me pidió disculpas y me aseguró que se habían equivocado y que lo sentían mucho.

¿Hubo algún otro enfrentamiento?

"Hubo otro momento de discusión cuando se rumoreaba que aplicarían el nivel cinco de alerta de seguridad"

Hubo otro momento de discusión cuando se rumoreaba que aplicarían el nivel cinco de alerta de seguridad. Esto podía implicar que el ejército patrullara por las calles y por supuesto, esto tenía muchas derivadas. Una era el horizonte del referéndum. Pero también tenía otras, porque en una ciudad turística como Barcelona, tener el ejército patrullando... Era un tema que generaba una serie de conflictos. Sin embargo, las conversaciones fueron bastante fáciles en este tema y sorprendentemente dijeron que no se planteaban aplicar el nivel cinco.

¿Y con el delegado del Gobierno español, Enric Millo, cómo fue la relación?

De este tema no recuerdo haber hablado con Enric Millo. Quizás hablamos de ello, pero solo recuerdo la conversación con el ministro.

¿Se rompieron las relaciones entre los Mossos d'Esquadra y el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado?

No, no creo. Pero sí había tensión. Recuerdo, por ejemplo, que hubo alguna crítica desde la Guardia Civil por no haber conocido inmediatamente la explosión de Alcanar insinuado si tenía que ver con no sé qué. Simplemente, era muy complicado, por no decir imposible porque no se supo la conexión con el atentado hasta unas horas después.

¿Se les vetó en la investigación de Alcanar como dijeron?

No. Ellos habían pedido poder intervenir en la investigación porque tienen un cuerpo especial en tema de explosivos. Pero es que también lo tienen los Mossos, que son los Tedax. Por tanto, era una competencia de la policía de la Generalitat y se hizo todo lo que se pudo. La explosión en Alcanar se produce entre las 12 y la 1 de la madrugada del día 16 al 17. Era imposible ir más allá en la investigación porque no había luz. Al día siguiente se reanudan los trabajos y es cuando se produce una nueva explosión que afecta a algunos bomberos y Mossos. Es a partir de ese momento cuando se empieza a tener la sospecha real de que aquello no sólo respondía a una acumulación de bombonas de butano, sino que había algo más.

En 'Público' hicimos una exhaustiva investigación sobre la relación entre Es-Satty y el CNI. ¿Cómo ve esta relación?

¡Con preocupación!

¿En Interior no tenían ningún conocimiento?

"Nosotros, como cuerpo de Mossos d'Esquadra, no habíamos recibido ninguna explicación en absoluto. Nada, ninguna"

No. Recuerdo que el diario El País, durante varios días, se dedicó a explicar que los Mossos d'Esquadra habían recibido una demanda de información de la policía belga sobre este personaje. Y nosotros no teníamos ninguna información. Venían a insinuar que se nos había puesto sobre la pista... No, no, quienes tenían la información y nunca la compartieron era el CNI. Que este señor fue un confidente del CNI durante mucho tiempo tal y como se supo más tarde, sólo lo conocía el CNI. Nosotros, como cuerpo de Mossos d'Esquadra, no habíamos recibido ninguna explicación en absoluto. Nada, ninguna. Sabíamos que había un imán en Ripoll, pero nada más que eso. Sobre que era un confidente de los aparatos de seguridad del Estado, nosotros no teníamos ningún tipo de información. Por eso es muy sospechoso que intentaran derivar la responsabilidad hacia los Mossos cuando esa persona con quién había tenido una vinculación era con el CNI. ¡Es bastante inexplicable!

¿Con qué objetivo se difundían estas informaciones vinculando a los Mossos?

Creo que es una de esas informaciones que iban absolutamente dirigidas, con una intencionalidad muy clara, para esconder algo. Qué es lo que se quería esconder es lo que nos gustaría saber. También es muy sospechoso que la Audiencia Nacional durante el juicio no quiera investigar la figura del imán y que tampoco quieran crearse comisiones de investigación en el Congreso. Se esconde un tema que requeriría mucha transparencia, no sólo a nivel político, sino también por respeto a las propias víctimas.

¿Sabremos algún día la verdad de este asunto?

"Al final todo se acaba sabiendo"

Tengo confianza porque al final todo se acaba sabiendo en un momento u otro. Y veremos las responsabilidades que existen, más allá de las declaraciones que hizo el ex-comisario Villarejo.

¿Se refiere a cuando Villarejo insinuó que algunos aparatos del Estado querían asustar a Catalunya o que se les podía haber ido de las manos el atentado, como si estuvieran enterados? ¿Es creíble esto?

A mí no me gusta hacer especulaciones. Yo lo único que pongo sobre la mesa son cosas que no concuerdan. Y es una obviedad que hay muchas cosas que no concuerdan. Está claro que no se trataba de dar un pequeño susto como dice Villarejo. Porque, si no se hubiera producido la explosión en Alcanar estas personas pretendían atentar con bombonas y explosivos en la Sagrada Família o en el campo del Barça, y no en la Rambla -tal y como sabemos y se ha reconocido en el juicio. Y por tanto, se hubieran podido producir muchísimas víctimas más.

¿Y otras opciones como que engañó al CNI?

Que esa persona actuaba digamos de acuerdo con el CNI, pero que a la vez iba a lo suyo... podría pasar. Pero precisamente por las dudas que genera en una situación de esta gravedad, lo que hay que exigir es la máxima transparencia. Que se cuenten las cosas. Y cuando el Estado se niega a contar las cosas, es cuando se disparan todas las alarmas y se generan muchas dudas de lo que puede haber pasado.

Hay algunas teorías sobre la posibilidad de que el imán no esté muerto. Incluso en el juicio se pidió que se investigara, pero no se aceptó. ¿Es posible que Es-Satty esté vivo?

"Personalmente yo nunca lo he creído. Los Mossos lo niegan y yo la información que tengo es la de los Mossos y tengo que creerla"

Personalmente yo nunca lo he creído. Los Mossos lo niegan y yo la información que tengo es la de los Mossos y tengo que creerla. No es de ahora, desde el primer momento me dijeron que no había ninguna duda de que estaba muerto. Entonces, como no tengo más información y prefiero no hacer especulaciones, creo que está muerto. Pero esto no quita la posible responsabilidad que hubiera podido tener anteriormente esa persona, esté muerta o viva. Y cuáles son los lazos de los que hablábamos antes. Si encima estuviera vivo, sin duda sería aún más escandaloso. Pero si está muerto, esto no quita que hubiera tenido estas conexiones con el CNI, que serían de una gravedad importante igualmente.

Un CNI que también ha estado en el punto de mira por el caso de espionaje político masivo a decenas de dirigentes independentistas. ¿Le consta que le hayan espiado?

No. Revisamos el móvil en su día. Mi móvil antiguo de conseller ya no lo tengo.

¿Qué le pareció el juicio? ¿Le parece correcto que los detenidos no fueran juzgados como autores de los atentados tal como pedían las víctimas?

"Hay muchas dudas y muchas sombras, muchísimas, que en un estado democrático deberían preocuparse. Y tienes la sensación contraria·

Lo pude seguir bastante porque estaba en prisión y en los momentos que podía estar en la celda, tenía la televisión. Lo que creo que es más preocupante es que el juez de la Audiencia Nacional en ningún momento inicie, al igual que la propia fiscalía, ninguna investigación a partir de los elementos que aportan los abogados defensores y que ponen sobre la mesa. Que después de las declaraciones del ex-comisario Villarejo la fiscalía no actúe lo encuentro de una gravedad importante. Es lo que decía, hay muchas dudas y muchas sombras, muchísimas, que en un estado democrático deberían preocupar. Más bien tienes la sensación contraria. No sólo no preocupan, sino que existe toda una estrategia para ir tapándolo, para esconderlo y para que todo ello no salga. Entonces las sospechas se incrementan.

¿Todas estas incógnitas en la investigación debilitan la seguridad frente a un nuevo atentado? ¿Estamos suficientemente preparados para evitarlo?

El peligro de atentados existe. Porque al final se ha demostrado que es, entre comillas, relativamente fácil. No necesitan una gran organización. Pero ha mejorado la coordinación entre los servicios de información y no era así en mi época. El hecho de que los Mossos puedan participar ahora en los órganos de inteligencia de Madrid es un avance. Si ahí se les explica todo o no, eso ya no lo sé. Pero, de entrada, el hecho de que puedan participar creo que es bueno y positivo.

Pero no se puede confiar en ellos si antes no han hecho limpieza. Porque ¿cómo confiar en gente que hasta hace cuatro días nos estaba escondiendo una información de una manera absolutamente escandalosa? Y no sólo eso, además, producían información falsa para despistar y generar confusión o con clara intencionalidad política. Entonces, es complicado sentarse en la mesa con esa gente.

Hubo algunas críticas en relación a si la interceptación de los miembros de la célula podía haberse hecho de alguna otra manera que no supusiera la muerte de todos ellos. ¿Cómo lo valora?

"Creo que los Mossos no podían actuar de otra manera, sinceramente"

Sí, pero era bastante inevitable. Lo he revisado varias veces esto. Hemos visto cómo preparaban los chalecos explosivos, y un policía, cuando ve el chaleco, no puede esperar a saber si es de verdad o de mentira. Creo que los Mossos no podían actuar de otra manera, sinceramente.

¿Ha mantenido relación con algunas de las víctimas?

He mantenido contacto con el padre del niño fallecido en la Rambla. Una de las imágenes que tengo de ese día cuando bajamos a la Rambla en torno a las 10 de la noche es que había todavía mucha gente que estaba refugiada en centros comerciales e iban saliendo poco a poco, acompañados por la policía que los iba identificando. Recuerdo las imágenes de gente todavía esparcida en el suelo de las Ramblas. Cuando no sabes quiénes son, impresiona igual pero es distinto. Ahora bien, cuando le pones cara, cuando sabes que ese señor tiene un padre o una madre, tiene unos hermanos, un hijo o una hija... pues eso impresiona mucho más.

¿Cree que se las ha tratado adecuadamente?

A ver, por eso decía que hay que aclararlo todo. No por un tema exclusivamente político o de investigación policial, sino por respeto a las víctimas que no han recibido todas las explicaciones. Y no saben exactamente qué ha pasado y si era o no evitable el atentado, o por qué sucedió. Cuando ves a una víctima no puedes hacer otra cosa que solidarizarte con ella. Recuerdo, además, el gesto que tuvo ese padre justo después de perder a su hijo pequeño en el atentado, con un emotivo abrazo con un representante de la comunidad musulmana. Lo que ha pedido, saber la verdad, es absolutamente comprensible. Y digo éste porque lo conozco, pero me imagino que con el resto de víctimas es exactamente lo mismo.

Los atentados debían generar un vínculo bastante importante entre usted y el mayor Trapero. ¿Cuál fue la relación que establecieron en ese momento?

"En ese momento, la relación fue de absoluta confianza. Fue muy duro tratándose de muertos y heridos"

En ese momento, la relación fue de absoluta confianza. Fue muy duro tratándose de muertos y heridos. Pero tuve la sensación de tener siempre controlada la situación, incluso en los momentos más críticos después del atentado en la Rambla, por ejemplo, en el ataque de Cambrils o cuando encontramos a una persona muerta en su vehículo asesinado por el terrorista huido. Creo que cada uno asumió perfectamente el papel que le tocaba y eso a mí me dio mucha tranquilidad. Y que supimos transmitir tranquilidad y seguridad y dimos una buena información tanto a los medios como a la ciudadanía. La relación que establecimos es perfecta. Entendí muy bien cuál era mi papel. Aquello era una actuación y una investigación policial y había que darles plena confianza, que por eso son los especialistas.

¿Qué relación mantiene ahora con el mayor Trapero?

Nos vemos muy poco. Pero sí que nos hemos encontrado después de mi salida de prisión, coincidiendo en varios actos como el Dia de les Esquadres (Festividad de los Mossos) y otros. La relación es ahora diferente. En primer lugar, porque ni él está al frente de los Mossos ni yo soy conseller. Pero le agradezco muchísimo el trabajo que hicimos juntos, no sólo el día 17 de agosto, también posteriormente.

La destitución del mayor Trapero ha sido polémica, ¿cómo la valora como exconseller?

"También entiendo perfectamente que si un conseller quiere crear su propio equipo debe poder hacerlo"

Entendí perfectamente su restitución, pero también entiendo perfectamente que si un conseller quiere crear su propio equipo debe poder hacerlo, porque tiene derecho. Tenemos que vivir estos cambios sin ningún tipo de problema. No veo la polémica. Es absolutamente normal. La demostración es que han pasado seis o siete meses desde los cambios y las cosas están funcionando razonablemente bien.

¿Cómo vivió la reacción de la ciudadanía con el gran apoyo que recibieron los Mossos?

Ni yo ni los que llevaban muchos años ejerciendo de policía, nunca habíamos vivido una situación como aquella de tal apoyo al cuerpo de los Mossos d'Esquadra. Era una sociedad absolutamente volcada con su policía. Fue muy bonito y fue bueno porque nos hizo crecer a todos. Ha habido muchas críticas al cuerpo de Mossos d'Esquadra por algunas actuaciones, pero en un momento tan crítico como aquél, el apoyo que se recibió fue importante.

"Fue un momento de crecimiento de los Mossos"

Fue un momento de crecimiento de los Mossos. Años después del despliegue, era la constatación de que los Mossos es una policía que se ha hecho mayor y que es capaz de hacer frente a una cuestión tan importante y tan grave como es un atentado con muertes. Era una policía que recibe el reconocimiento de su ciudadanía. Y no sólo de la sociedad, también a nivel internacional el reconocimiento que se tributó a la respuesta policial que se dio a los atentados fue muy importante. Fue muy bonito, sobre todo para los policías, porque yo al fin y al cabo acababa de llegar. Aunque no lo voy a negar, para mí también fue satisfactorio. Sentirse querido por tu país, sentir que eres la policía catalana, fue un paso muy positivo y que nos ayudó también a afrontar posteriores retos que tuvimos más adelante.

Posteriormente la percepción ha cambiado y los Mossos han sido muy criticados por su actuación reprimiendo movilizaciones que precisamente eran para reclamar su libertad, la del conseller de Interior que había sido encarcelado tras los atentados como consecuencia del referéndum del 1-O. ¿Cómo vivió estas actuaciones de los Mossos desde la cárcel?

En lo que vimos desde la cárcel, especialmente en las movilizaciones posteriores a la sentencia, es cierto que hay actuaciones que entiendo que puedan no gustar. Pero tampoco olvidemos que en todas las encuestas una de las instituciones mejor valoradas siempre es el cuerpo de Mossos d'Esquadra. Es lógico que se expresen críticas cuando hay incidentes graves como los que ocurrieron entonces, pero en el fondo, cuando a la gente le haces puntuar al cuerpo de Mossos d'Esquadra, la nota siempre es muy alta. Por tanto, yo creo que tenemos una policía que la gente se la ha hecho muy suya y que le reconoce su capacidad. Y esto no quita que cuando se producen algunas actuaciones que son criticables, es lógico que la gente lo haga.

Quim Forn, exconseller d'Interior, a la sortida de la presó de Lledoners. L.M.
Quim Forn, exconseller de Interior, a la salida de la cárcel de Lledoners. L.M.

Pocos meses después del atentado usted fue encarcelado por la causa judicial del referéndum del 1 de octubre y ha permanecido casi cuatro años en prisión en los que se le denegó constantemente la libertad provisional. ¿Cree que pesó en estas decisiones judiciales sobre usted el hecho de ser el conseller de Interior que estaba al frente de los Mossos durante el atentado y durante el referéndum?

Sí, por supuesto. De hecho, en la querella de la fiscalía, la primera en la que se nos pide rebelión, yo soy presentado como un elemento clave de la rebelión. Hay una frase, que los fiscales repiten en varias ocasiones durante el juicio, en la que aseguran que yo estaba al frente de una fuerza de 17.000 hombres armados. Si quieres crear el delito de rebelión necesitas la violencia o la fuerza. Pues bien, la única que podían atribuirnos a nosotros era la de los Mossos d'Esquadra. Por eso creo que fui de los pocos presos que no pudo salir en libertad provisional, junto con Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Oriol Junqueras.

Poco más de un año después del indulto ¿ha rehecho su vida? ¿Cómo vivió la concesión del indulto personalmente?

Personalmente muy bien. Necesitas un tiempo de adaptación, pero se podría decir que ya lo hemos superado. La reincorporación al mundo laboral, la familia, los amigos, todo esto lógicamente ayuda. A lo bueno te adaptas rápido. Lo digo por mí, pero creo que puedo hablar por el resto de compañeros que nos hemos ido viendo. Todo el mundo ha necesitado su tiempo de adaptación, pero todos están plenamente volcados en el trabajo que ha elegido.

¿También en la política?

"Si el objetivo era que al salir no quisiéramos volver a hacer política, pues todos, desde un sitio u otro, seguimos comprometidos con nuestros ideales"

Si el objetivo era que al salir no quisiéramos volver a hacer política, pues todos, desde un sitio u otro, seguimos comprometidos con nuestros ideales. Ya sea a través de entidades cívicas, de partidos o desde donde sea. Todos seguimos trabajando y luchando por ellos. Y yo creo que ésta es la mejor parte. No ha habido nadie que diga que tenga miedo y lo deje, al contrario. Incluso somos mucho más conscientes y ahora vemos más urgente lograr nuestros objetivos y que podamos acabar lo que se empezó el 1 de octubre.

¿Que el indulto sea parcial y reversible, y que se haya mantenido la inhabilitación es porque no quieren que hagan política institucionalmente?

Sí. Es grave. A nivel personal me preocupa poco, porque el trabajo político no se lleva a cabo sólo desde las instituciones. Pero la intencionalidad está muy clara. Ahora, nosotros no pensamos en que sea reversible. Porque esto forma parte de la amenaza que ellos quieren que tengamos presente constantemente para atemorizarnos. En la cárcel aprendes a vivir al día, y lo hacemos. Vivimos intensamente y mañana ya veremos, porque no sé qué va a pasar.

¿Le preocupa el cambio de criterio del Tribunal Supremo que ahora ha decidido revisar los recursos contra los indultos?

Sí, sí. Pero esto no puede atemorizarnos. Es muy muy grave, pero, como todo ha sido muy grave, solo es algo más de todo lo que nos ha tocado vivir. Ya no nos sorprende nada. Debemos estar mentalizados para todas las eventualidades que puedan ocurrir, pero no pensamos en ello. No dejaremos de hacer nada porque mañana un juez puede decir que estos indultos ya no sirven para nada y que hay que volver a prisión. Ninguno de los compañeros y compañeras con las que he hablado ni se obsesionan ni piensan en ello.

¿Cómo valora la mesa de diálogo en la que los miembros del Govern de su partido (Junts) rechazan participar?

"Me gustaría equivocarme, pero no creo que salga nada de esa mesa de diálogo"

Yo siempre he defendido el diálogo. Y creo que debemos ser los abanderados. Pero también es verdad que no tengo ninguna confianza. Lo digo sinceramente. Sentarse con los que te han espiado, con los que incumplieron algo tan sencillo como las inversiones con las que se comprometieron en los presupuestos que decían que eran los mejores de la historia... La desconfianza es tan grande que a mí me costaría. Dicho esto, insisto en que nosotros debemos ser los abanderados del diálogo. Nosotros no podemos abandonarlo nunca, pero se deben dar unas condiciones que yo creo que ahora no se dan. Y esto es lo que me preocupa. Me gustaría equivocarme, pero no creo que salga nada de esa mesa de diálogo.

Usted ha sido el último alcaldable de Junts en Barcelona antes de ser inhabilitado y mientras estaba en prisión. Hizo tándem con Elsa Artadi. ¿Cómo ha vivido su retirada por motivos de salud?

Con sorpresa porque yo el día antes hice un acto con Elsa y era absolutamente desconocedor de lo que le estaba pasando. Me sabe mal no haberme dado cuenta, pero no noté nada. Pero lo importante es que he ido hablando con ella, está mejor y yo creo que en septiembre hará ya una vida absolutamente normal.

¿Y quién cree que será o que debería ser el alcaldable de Junts?

Hay varios nombres y yo no descartaría ninguno. Creo sinceramente que está abierto.

¿El principal nombre es el del exalcalde Xavier Trias?

No descartaría ninguna. De Xavier Trias hace un mes te habría dicho que no lo veía posible.

¿Ahora sí que es posible?

Ahora no lo veo imposible.

Más noticias