Público
Público

La Junta andaluza pacta con Vox impulsar "el derecho de los padres a decidir" en algunas actividades educativas de sus hijos

Vox considera que el acuerdo, que afecta a las actividades educativas "complementarias" y que se firmó para salvar la votación de un decreto-ley, implica la implantación de lo que se ha dado en llamar pin parental en Andalucía, mientras que el Gobierno de Moreno asegura que "en ningún caso" se trata de eso, sino de "mejorar la información y la transparencia"

¡Así no, Señor Imbroda, así no!
El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda, en una imagen de archivo. 

El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda (Ciudadanos), ha firmado con Vox, a cambio de salvar la convalidación de un decreto-ley este miércoles en el Parlamento de Andalucía, un acuerdo para impulsar en el sistema educativo "el establecimiento de un sistema transparente de información a los padres a través del cual se impulse […] el derecho de los padres a decidir sobre la participación de sus hijos en actividades complementarias".

Vox considera que lo que ha pactado es lo que se ha dado en llamar pin parental y que implica una suerte de censura de los padres sobre la oferta educativa de un centro. Por el contrario, Educación, asegura con rotundidad que "en ningún caso se trata de un acuerdo para la implantación del llamado pin parental en el sistema educativo andaluz" y agrega que "se trata exclusivamente de mejorar la información y la transparencia, no de implementar una autorización expresa".

Esta contradicción es un síntoma de que podría inaugurarse un periodo de cierta tensión entre el Gobierno de coalición que preside Juanma Moreno, formado por PP y Ciudadanos, y su socio parlamentario. Ciudadanos y Vox ya tuvieron un desacuerdo relevante sobre este asunto hace unos meses. En aquel momento el vicepresidente Juan Marín y el propio Imbroda se negaron a aplicar la medida que pretendía imponer la ultraderecha.

El texto completo del acuerdo

El texto completo del acuerdo firmado por Imbroda y por el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, es ciertamente enrevesado y reza como sigue: "Con el objetivo de salvaguardar la libertad y la participación de los padres en la actividad educativa y sin menoscabo de las potestades del personal docente, la Consejería de Educación y Deporte, con el apoyo de […] Vox, se compromete a impulsar, antes de la finalización del presente periodo de sesiones, los cambios normativos necesarios para garantizar la igualdad de oportunidades en el sistema educativo que permita a las familias educar a sus hijos en libertad, sin imposiciones de ningún tipo, mediante el establecimiento de un sistema transparente de información a los padres a través del cual se impulse la implicación de las familias en la educación de sus hijos y el derecho de los padres a decidir sobre la participación de sus hijos en actividades complementarias, siempre con absoluto respeto a los preceptos consagrados en la Constitución Española".

Poco después de la firma, el Gobierno andaluz distribuyó esta aclaración: "Es un acuerdo para, como ya dijo el consejero en su momento, trabajar en mejorar la transparencia y facilitar el acceso a la información previa del proyecto del centro educativo a las familias. Es decir, implementar mecanismos para que los padres conozcan el plan de centro y las actividades que se llevarán a cabo. Se trata exclusivamente de mejorar la información y la transparencia, no de implementar una autorización expresa".

Para el coordinador de IU, Toni Valero, el pacto supone la implantación del pin parental en Andalucía. "Esto es gravísimo. Un intento de censura de actividades que fomentan la tolerancia y la igualdad, actividades fundamentales para que nuestros jóvenes se socialicen en valores democráticos. De nuevo PP y Ciudadanos ceden al chantaje de Vox y lo hacen metiendo las manos en la escuela pública, que tiene que ser una vacuna frente a los discursos del odio. Por tanto, una situación muy grave. Esto puede servir para amedrentar a los docentes que están haciendo su trabajo. Ni Ciudadanos ni PP se pueden llamar ni moderados ni liberales. Son unos cobardes y unos reaccionarios", dijo Valero.

Más noticias de Política y Sociedad