Público
Público

La Justicia francesa absuelve a Josu Ternera del delito de pertenencia a organización terrorista

La Fiscalía pedía para el exjefe de ETA una pena de cinco años de prisión.

Josu Ternera llega para el veredicto de su juicio en el Palacio de Justicia de París en París, Francia, el 1 de septiembre de 2021.
Josu Ternera (en el medio) llega para el veredicto de su juicio en el Palacio de Justicia de París en París, Francia, el 1 de septiembre de 2021. IAN LANGSDON / EFE

El Tribunal Correccional de París ha absuelto este miércoles al histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, del cargo de pertenencia a la banda ETA entre 2011 y mediados de 2013.

En su decisión, las tres juezas que componían la sala consideran que no hay ni elementos materiales ni intencionales que demuestren que en ese período Urrutikoetxea pertenecía a la banda terrorista.

Josu Ternera tiene pendiente otro juicio  por su presunta pertenencia a ETA entre 2002 y 2005

El Ministerio Público había solicitado la pena en un juicio celebrado el pasado junio al considerar que Urrutikoetexea no dejó de formar parte de ETA hasta que anunció su disolución en mayo de 2018, pese a que él insistiera —en el marco de su defensa— en que dejó la organización en septiembre de 2006.

La resolución tiene lugar tres semanas después de que la Justicia francesa acordara nuevos beneficios penitenciarios para Urrutikoetxea, quien desde el pasado 13 de agosto cumple su libertad provisional sin pulsera telemática.

Tras este alivio penitenciario, el exdirigente de ETA se trasladó con su familia desde su residencia en París —donde vivía desde que en julio de 2020 se acordó que permaneciera en régimen de arresto domiciliario con una pulsera electrónica por motivos de salud— a la localidad de Anglet, cerca de la frontera con el País Vasco.

Está en libertad provisional desde julio de 2020

A pesar de la retirada de ese control telemático, el acusado sigue sujeto a medidas cautelares por lo que debe presentarse tres veces a la semana en dependencias policiales.

El etarra, de 70 años, fue detenido en mayo de 2019 en Sallanches, en los Alpes franceses, tras permanecer casi 17 años en la clandestinidad. En junio de ese año, el Tribunal de Apelaciones francés le puso en libertad provisional por motivos de salud, pero cuando abandonaba la prisión de La Santé fue retenido después de que las autoridades francesas se cercioraran de que la Audiencia Nacional le requería por varias causas.

Más noticias