Público
Público

Ley de Memoria La nueva Ley de Memoria tendrá que esperar 

El nuevo ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha decidido posponer la aprobación de la Ley de Memoria Democrática, que estaba prevista para este martes en el Consejo de Ministros

El nuevo ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, es felicitado por su antecesora en el cargo, Carmen Calvo.
El nuevo ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, es felicitado por su antecesora en el cargo, Carmen Calvo. Javier Lizón / EFE

La nueva Ley de Memoria democrática tendrá que esperar. Otra vez. El nuevo ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha decidido dejar para más adelante la aprobación por el Consejo de Ministros de la ley de memoria democrática que, según lo previsto, iba a ser aprobada este martes para el inicio de su trámite parlamentario. La decisión ha sido avanzada por Europa Press y confirmada a Público por fuentes del Gobierno.

Los rumores y dudas sobre el futuro de la nueva Ley de Memoria Democrática comenzaron a instalarse el pasado sábado cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció una importante remodelación del Gobierno que supuso la sustitución de la vicepresidenta primera y responsable de las competencias en materia de memoria democrática, Carmen Calvo, por Félix Bolaños. Finalmente, la decisión ha sido confirmada este mismo lunes ya que el nuevo ministro ha optado por no aprobar una ley en el Consejo de Ministros solo un día después de asumir la cartera. 

El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática fue aprobado por el propio Consejo de Ministros hace casi un año, en septiembre de 2020, y las entidades memorialistas ya habían dado muestras de cansancio y enfado tanto por lo lento que avanzaba la aprobación de la ley como por no colmar sus aspiraciones. No obstante, con esta nueva decisión, habrá que volver a esperar. 

El aplazamiento, no obstante, supone una nueva oportunidad para el ministro Bolaños para conseguir un texto que reúna más simpatías entre los principales socios del PSOE tanto en el Gobierno como en el Congreso. Fuentes cercanas tanto a Unidas Podemos como a ERC habían señalado a Público recientemente que el texto diseñado por Carmen Calvo, pese a suponer avances respeto a la actual Ley de Memoria, era insuficiente y quedaba lejos de sus expectativas, por lo que anticipan que el proceso de enmiendas parlamentario iba a ser duro. 

Así, la nueva prórroga supone una oportunidad para tratar de llegar a acuerdos y crear complicidades tanto en el Gobierno como en el Congreso sin olvidar a las asociaciones memorialistas y víctimas de la dictadura, que, en diferente grado, se había mostrado críticas con la propuesta del Ejecutivo por no avanzar lo suficiente.

La pregunta que queda ahora en el aire es cuánto tiempo necesita Bolaños para estudiar el proyecto y cuándo pasará por el Consejo de Ministros. De momento, la nueva ley de memoria tendrá que esperar. 

Más noticias