Público
Público

La mayoría del Parlamento Vasco exigirá despenalizar el suicidio asistido

La Cámara autonómica debatirá este jueves sobre el derecho a una muerte digna. Sólo el PP se opone a una modificación del Código Penal, alegando “problemas de competencias”.

Imagen del Parlamento Vasco

DANILO ALBIN

@danialri

“Los tubos mantienen mi respiración / Y sé que no volveré a mi cuerpo / La Ley me obliga a seguir así / Mi fuerza se va por un cable hasta una máquina”, cantaba en los años 90 La Polla Records, un mítico grupo vasco oriundo de Agurain, en Araba. Aquella canción reflejaba el debate sobre uno de los derechos que aún sigue sin conquistarse: el concerniente a una muerte digna. Este jueves, el pleno del Parlamento Vasco volverá a debatir sobre este asunto, con un único objetivo: exigir la despenalización del suicidio asistido.

La cuestión llegará de la mano del PSE, que ha registrado una proposición no de ley para plantear que el Código Penal deje de considerar la libre decisión como delito. En su texto, los socialistas consideran que “la disponibilidad de la propia vida es un derecho tan fundamental como el reconocimiento de la idiosincrasia propia de cada cual”. “Esto no es otra cosa que el Principio de Libertad. Libertad a decidir sobre la propia vida… y sobre la propia muerte”, subraya la parlamentaria Miren Gallástegui en su propuesta.

La moción registrada por su formación política apunta a aquellas personas que por razones físicas “no pueden ejercer autónomamente su voluntad”. Dicho de otra manera, necesitan que alguien les ayude a ejercer su derecho a morir, un acto que la ley española castiga con penas que podrían alcanzar los seis años de prisión. “Lo que solicitamos es que el Parlamento Vasco inste al gobierno de España a modificar el artículo que recoge la tipificación del suicidio asistido para que deje de ser delito, de manera que se pueda ejercer el derecho a morir dignamente”, afirma Gallástegui a Público.

Este candente asunto figura como último punto del pleno que se celebrará este jueves en Vitoria. Sin embargo, no será la primera vez que la Cámara vasca aborde la cuestión. A día de hoy, el parlamento está tramitando una proposición de ley formulada por EH Bildu para crear una normativa vasca que regule el derecho a una muerte digna, tal como ya ha ocurrido en las comunidades de Navarra, Aragón, Andalucía y Canarias.

Sin embargo, todas estas normas siguen chocando contra el muro levantado por el Código Penal, con sus penas de cárcel para quienes ejerzan este derecho. “Desde el marco legal de la Comunidad Autónoma Vasca no podemos hacer mucho en ese sentido, pero estamos dispuestos a buscar la confrontación para ser punta de lanza y así poder derogar la tipificación del delito”, comenta la parlamentaria abertzale Rebeka Ubera.

La cuestión llegará de la mano del PSE, que ha registrado una proposición no de ley para plantear que el Código Penal deje de considerar la libre decisión como delito.

En ese contexto, EH Bildu presentó una enmienda a la propuesta del PSE que se tratará este jueves. La formación independentista, que no discrepa en el fondo con los socialistas, propone “presentar en las Cortes españolas una proposición de ley parlamentaria para la modificación del Código Penal, con el objeto de despenalizar el conocido como ‘suicido asistido’”. Además, plantea establecer vías de colaboración “con los parlamentos de las demás comunidades que estén de acuerdo con el objetivo e iniciativa mencionados”.

Por su parte, el PNV registró otra enmienda a la totalidad, en la que insta al gobierno de Rajoy a “revisar y, en su caso, modificar la legislación relacionada con el suicidio asistido y la eutanasia”. Según ha podido confirmar Público, estos tres partidos han mantenido contactos para tratar de alcanzar una posición común en el pleno de este jueves, lo que permitirá aprobar una proposición no de ley por amplia mayoría. Al parecer, el único parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, también sumaría su voluntad.

En cuanto al PP, fuentes de la formación conservadora han señalado que votarán en contra, argumentando que el parlamento vasco no tiene competencias para abordar este tema. “No vamos a entrar en el fondo de la cuestión”, añadieron. Para la socialista Miren Gallástegui, se trata de una posición “timorata y cobarde” que se basa únicamente en “prejuicios”. “Como puedo tener una visión distinta desde el punto de vista religioso, entonces me escudo en problemas competenciales para no entrar en el fondo del asunto”, ejemplificó.

“Falacias”

La posición de los populares también ha sido rechazada por la presidenta de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) en Euskadi, Rosalía Miranda. “Lo que debo decirle al PP es que su argumento es falaz. Ellos están dentro del Parlamento Vasco, y lo que deben hacer es apoyar aquello que la ciudadanía vasca necesita. Y en este caso, lo que la ciudadanía vasca necesita es que se derogue ese artículo del Código Penal para poder ejercer el derecho a la muerte digna”, subraya la activista a Público.

En cualquier caso, Miranda mostró su satisfacción ante el debate que se planteará este jueves en el hemiciclo. “Como asociación –remarca-, queremos agradecer que desde el parlamento se trate esta cuestión con seriedad”. “Estamos hablando de situaciones de grave padecimiento físico y emocional. En Euskadi también hay personas que están en esa situación, que quieren que se les ayude a morir y que la ley lo impide”, señala la presidenta de DMD.

A día de hoy, 14 mil vascos han realizado sus correspondientes “declaraciones de voluntad anticipada”, una figura legal que permite dejar por escrito los “tratamientos médicos y cuidados que se desea recibir o rechazar si, llegado el momento, la persona que lo formula pierde la capacidad de participar en la toma de decisiones”. “Porcentualmente, somos la comunidad autónoma en la que más documentos de este tipo se tramitan”, destaca Miranda.

“Yo soy un ser en suspensión / Esperando el fin / Para esto nadie me educó / Me consumiré / Y vivo sin vivir en mí / Con la esperanza de morir / Alguna vez me apagaré / Final feliz”, dice el último párrafo de “Eutanasia”, cantada y creada por La Polla Records. De momento, la esperanza de muchos sigue siendo delito.