Público
Público

Mensaje institucional de Navidad Aragonès espera "resultados tangibles" de la mesa de diálogo en 2022: "Tiene que ser el año en el que la negociación con el Estado avance"

En el mensaje institucional de Navidad y desde la escuela Rosselló Pòrcel de Santa Coloma de Gramenet, el president de la Generalitat ha defendido la inmersión lingüística y ha afirmado que continuarán potenciándola. Lamenta el final de año "inesperado" con el retorno de restricciones por la pandemia en Catalunya pero lanza un mensaje de optimismo: "En 2022 conseguiremos acabar de dar la vuelta a la pandemia"

El president Aragonès durant el discurs.
El president Aragonès durante el discurso. Govern

Resultados tangibles de la mesa de diálogo con el Estado y seguir defendiendo la inmersión lingüística son dos de los objetivos para 2022 que ha expresado el president de la Generalitat, Pere Aragonès, en el mensaje institucional de Navidad. "Tiene que ser el año en el que la negociación con el Estado avance y empiece a aportar resultados tangibles", ha dicho desde la escuela Rosselló Pòrcel de Santa Coloma de Gramenet.

Aragonès ha alertado de que es necesario "empezar a construir alternativas" por si la negociación con el Estado no avanza

Aragonès ha afirmado que la mayoría de la ciudadanía apuesta por una resolución del conflicto con el Estado "que pasa por el ejercicio del derecho a la autodeterminación y la amnistía", y confía en que 2022 será el año para empezar a desbloquearlo, pero sin renunciar a la independencia. "Debemos empezar a construir alternativas por si la negociación se atasca y no aporta resultados. Porque al igual que no estamos dispuestos a renunciar a la resolución democrática del conflicto político, tampoco estamos dispuestos a renunciar a la independencia de Catalunya", ha alertado.

La defensa de la inmersión lingüística ha sido el segundo eje del discurso, que Aragonès ha querido hacer desde una escuela nacida hace 40 años para aplicar este modelo "a partir de la tozudez" de unas familias "que querían que sus hijos aprendieran catalán porque eran plenamente conscientes de que así contribuían a la cohesión social del país y ofrecían un futuro de oportunidades para sus hijos".

Aragonès ha puesto en valor el modelo de escuela catalana actual, que ha calificado como "el núcleo de la nación catalana", y ha afirmado que es necesario "potenciar la escuela, su modelo lingüístico, su capacidad de cohesión y de generar oportunidades".

Siguiendo con el rol de la educación, el president ha defendido que a partir del próximo curso se aplicará en las escuelas infantiles públicas la gratuidad para la etapa de 2 años, una medida que quieren extender progresivamente a todo el ciclo de infantil. Esta medida va incluida en los presupuestos para 2022, aprobados la semana pasada y que Aragonès ha remarcado que son los primeros en 12 años que entraran en vigor el 1 de enero.

Un año de la primera vacuna

En cuanto al avance de la pandemia, que continúa con los contagios disparados, Aragonès se ha referido a que justo mañana hará un año que se suministró la primera vacuna y ha reconocido que "llevábamos unas semanas y unos meses muy buenos" que prácticamente nos habían hecho olvidarnos de las restricciones pasadas y que se han detenido "de manera inesperada". "Íbamos bien. Pero la llegada de la variante ómicron ha hecho saltar de nuevo todas las alarmas", ha reconocido.

Sin embargo, el president ha remarcado que las nuevas restricciones, en vigor desde la madrugada del viernes, como el toque de queda y el cierre del ocio nocturno, "no durarán más de lo indispensable" y el Govern las acompañará de ayudas económicas para los sectores afectados. Aragonès ha agradecido a toda la ciudadanía la comprensión y especialmente a los sanitarios y al resto de profesionales implicados su dedicación: "A todos los que nos cuidáis, muchísimas gracias, sinceramente. Sois imprescindibles".

Aragonès ha querido lanzar un mensaje de optimismo, de "esperanza y confianza" para remarcar que saldremos de esta situación. "Estoy convencido de que en 2022 conseguiremos acabar de dar la vuelta a la pandemia. Dando un nuevo impulso a las vacunas y, sobre todo, dirigiendo todos los esfuerzos de los fondos Next Generation a una reactivación económica en clave transformadora" que acompañe a las empresas más afectadas por la crisis y sus trabajadores.

Aragonès ha citado como ejemplos el cierre de Mahle en Vilanova y la Geltrú o las diferentes plantas de Nissan, que cerrarán antes de finalizar el año: "Debemos ofrecer nuevas oportunidades para que nadie se quede atrás, que todo el mundo pueda trabajar y todo el mundo pueda disfrutar de una buena calidad de vid", ha concluido.

Más noticias