Público
Público

Moción de censura La última interpelación de Rajoy a Sánchez: "No ganará nunca en las urnas"

La primera y única moción de censura de la historia que ha prosperado en España se celebró hace tres años. El día previo a la votación, en el que Mariano Rajoy se refugió en el restaurante Arahy, pronunció palabras que se le han vuelto en contra.

Mariano Rajoy felicita a Pedro Sánchez por la presidencia
Mariano Rajoy felicita a Pedro Sánchez por la presidencia.

La primera —y única— moción de censura de la historia que ha prosperado en España se celebró hace tres años. El ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desbancó a Mariano Rajoy de La Moncloa tras hacerse pública la condena la condena al Partido Popular por el caso Gürtel. La dirección de Rajoy creyó hasta el último momento que la moción no prosperaría: acababa de aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) la semana anterior, las cuentas más importantes de la legislatura, con el apoyo del Partido Nacionalista Vasco (PNV), que fue quien finalmente decantó la balanza en favor de Sánchez.

Los días previos a la votación reinaba la incertidumbre en los pasillos del Congreso pero también en el Gobierno. Tanto es así que Rajoy llamó al líder del PNV, Andoni Ortuzar, lo que se interpretó como una clara señal de la gravedad de la situación. Pero la decidida apuesta del exlíder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que manejó los hilos para convencer a las formaciones independentistas de entregar su apoyo a Sánchez, y el contundente rechazo de Rajoy a dimitir marcó el fin del Partido Popular en La Moncloa.

El 31 de mayo de 2018, tras la intervención del secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, en el Congresoque fue el encargado de defender la moción de censura de su formación, Rajoy acusó a Sánchez de haber presentado una moción de censura para intentar gobernar pero "escapando de la gente" y vaticinó que el socialista nunca ganaría en las urnas. "Sabe que en las urnas no ganará nunca. Eso es algo que sabe él y lo sabemos todos los demás, hasta los chiquillos del señor Ábalos, y por eso escapa de la gente", fueron sus palabras.

Rajoy: "Esta moción no ha sido redactada precisamente por un profesor de literatura"

Rajoy aseguró que se trataba de una moción "atropellada, destemplada, atrabiliaria y malencarada". Haciendo gala de su habitual retranca, afirmó: "Es una moción presentada de forma apresurada, con un texto que no ha sido redactado precisamente por un profesor de literatura, lean ustedes el texto de la moción, no quiero decir con ello que se lo atribuya al señor Sánchez, no tengo tanta mala uva", dijo, lo que granjeó las risas de su bancada.

A renglón seguido, el expresidente se apresuró a tirar de hemeroteca para evidenciar las contradicciones de los dirigentes y exdirigentes socialistas, como Ábalos, Susana Díaz, José Bono, Felipe González, Rafael Simancas y Josep Borrell, entre otros, que en algún momento llegaron a asegurar que el PSOE nunca pactaría con formaciones independentistas y a criticar las dotes de liderazgo de Sánchez. Rajoy también presumió de que Unidas Podemos, que había sido muy crítico con los PGE del PP, se los iba a "tener que comer con patatas". Y así fue hasta diciembre de 2020.

El expresidente acabó su intervención con la idea de que no se trataba de una moción de censura contra él, sino contra los españoles, "porque no le han hecho caso a usted en las urnas. Eso es lo que está planteando. Esa es su moción de censura real, señor Sánchez, la real. Y por eso es por lo que más
me preocupo, porque yo voy a seguir siendo español", zanjó.

Tras realizar ese alegato final, Rajoy decidió refugiarse durante ocho horas en el céntrico restaurante Arahy: salió del hemiciclo a las 14:00 horas, se fue a comer con su equipo más cercano y salió del local a las 22:05 horas de la noche. Todavía está instalado en el recuerdo colectivo la icónica imagen del bolso de la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría ocupando el escaño de su jefe de filas. Iglesias tildó la ausencia de Rajoy de "absoluta vergüenza".

La exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría sitúa su bolso en el escaño de Mariano Rajoy.
La exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría sitúa su bolso en el escaño de Mariano Rajoy.

Más noticias