Público
Público

Monago denuncia que los policías que vigilan su chalé le espían

El presidente de Extremadura presenta una denuncia en la que pide que la Guardia Civil investigue la identidad de la persona que supuestamente filtra sus horarios de entrada y salida a su domicilio a las dos mujeres desahuciadas que permanecen acampadas frente a su domicilio. 

Publicidad
Media: 2.85
Votos: 13

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, en una imagen de archivo.- EFE

MADRID.- El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, presentó una denuncia el pasado miércoles ante el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Badajoz en la que se queja de que el dispositivo policial que vigila su chalé en Badajoz está filtrando información sobre sus entradas y salidas de su domicilio, así como de su agenda, a las dos mujeres desahuciadas que permanecen acampadas frente a su domicilio desde hace 71 días.

Por ello, Monago solicita en su denuncia que la Guardia Civil se haga cargo de la investigación sobre quién filtra estos datos a las mujeres desahuciadas. Concretamente, el escrito presentado por Monago señala que se "acuerde investigar la identidad de la persona o personas que de común acuerdo con las personas que de forma permanente permanecen" en su domicilio, "le dan aviso de la entrada o salida del mismo", explican a Público fuentes policiales cercanas al proceso.

Monago solicita en su denuncia que la Guardia Civil se haga cargo de la investigación sobre quién filtra estos datos a las mujeres desahuciadas

De hecho este martes el instructor de Régimen Disciplinario ha comenzado a tomar declaraciones a funcionarios policiales en base a la denuncia presentada por el presidente de Extremadura. No obstante, el hecho de que sea el instructor de Régimen Disciplinario el encargado de estas primeras indagaciones y no la Policía Judicial muestra "la poca consistencia de la denuncia", explican estas fuentes. 

El escrito de la denuncia manifiesta que las llegadas y salidas al domicilio del presidente de Extremadura son comunicadas por abierto a través de la Sala del 091 enterándose de todo los policías que están de servicio. Así, el escrito denuncia que cuando Monago llega a su casa las dos mujeres ya le están esperando aseverando que es el Cuerpo Nacional de Policía quien tiene la agenda del presidente. 

Esta denuncia se suma a la que ya interpuso el presidente de Extremadura contra miembros del Campamento Dignidad, que durante varias semanas acamparon frente a su chalé junto a las dos mujeres que aún resisten. "Tengo constancia de que Monago me denuncio a mi y a otros activistas de Campamento Dignidad por un supuesto delitos de coacciones. Lo curioso es que yo sólo lo he visto dentro de su coche oficial", señala a Público Manuel, de Campamento Dignidad Mérida.  

Respuesta del presidente

Este medio contactó  durante la tarde del martes con el equipo de comunicación de Monago, que haciendo gala de su habitual transparencia contestó a través de un correo electrónico: "El tema que planteas en tu correo estaría en manos de la Justicia y, por tanto, desde el Gobierno de Extremadura ni confirmaremos ni valoraremos ninguna información".

"Una neura del presidente"

Las dos mujeres que permanecen acampadas frente al chalé de Monago en Mérida, la primera de ellas desde hace 71 días, contactadas por este medio, niegan que ningún agente de policía les facilite información alguna sobre la agenda de Monago y recuerdan que la agenda del presidente es pública en la web del Gobierno. 

"Cuando llega nos enteramos porque vienen dos coches oficiales muy vistosos y es fácil de identificar y cuando sale porque hay movimiento de coches de policía, tanto oficiales como de agentes de paisano", explica a este medio Isabel María Rodríguez, una mujer de 32 años, con tres hijos, que ha sufrido hasta nueve desahucios.

Las dos mujeres denuncian que tanto los policías que acompañan al presidente, como el propio Monago, mantienen una actitud abiertamente hostil contra ellos. "Sin ir más lejos, ayer -por el lunes- fuimos a un acto de Monago en Campo Maior (Portugal) y un dispositivo policial nos paró en mitad de la carretera y nos obligó a dar media vuelta", sentencia Rodríguez. 

Más noticias en Política y Sociedad