Público
Público

Moreno da todo el poder de decisión a los gerentes de hospitales y distritos y pone en pie de guerra a los profesionales sanitarios

Un decreto sin negociar que viene a declarar una especie de ley marcial en la sanidad pública andaluza ha provocado el enfado de los trabajadores, justo en un momento en que el avance de la pandemia amenaza con el colapso del sistema.

Un hombre se hace una prueba PCR
Un hombre se hace una prueba PCR. Archivo / EFE

raúl bocanegra

Un decreto del consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre (PP), que viene a imponer, sin haberse negociado para nada, una especie de Ley Marcial en la sanidad pública andaluza ha provocado el desasosiego y el enfado de los profesionales sanitarios en la Comunidad, justo en un momento en que el avance de la pandemia amenaza, nada menos, que con el colapso del sistema.

El decreto fue publicado en el BOJA extraordinario –que se ocupa de la situación causada por el coronavirus– de este domingo y en él se entrega todo el poder a los gerentes de distritos y hospitales para disponer del personal sanitario a su antojo, en resumen. Decidirán de forma unilateral sobre traslados, régimen de turnos, descansos y vacaciones, además de al respecto del cuidado de hijos y familiares. También se suspende la exención de guardias para mayores de 55 años.

La orden del consejero de Juanma Moreno prevé también que se puedan hacer contrataciones por procedimiento de urgencia, sin utilizar los procedimientos ordinarios, salvo para contratos de más de seis meses. También, del mismo modo que ya hiciera el Gobierno de España en primavera, la Junta podrá fichar estudiantes de cualquier profesión sanitaria en su último año de formación, y también abre la posibilidad de que el personal ya jubilado, de menos de 70 años, se pueda reincorporar al trabajo.

El decreto cayó como una bomba entre los trabajadores sanitarios y provocó el rechazo unánime de los cinco sindicatos –Sindicato Médico, Satse, CSIF, UGT y CCOO– que participan, junto al Gobierno, en la mesa sectorial que trata las condiciones de trabajo en la sanidad. El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos y el Consejo Andaluz de Enfermería también arremetieron contra la orden.

Movilizaciones y protestas

Las centrales han acordado "emprender medidas conjuntas" contra lo que consideran "un ataque directo a los derechos de los aproximadamente 120.000 profesionales" que hoy trabajan en el sistema público, según se recoge en una nota conjunta enviada este martes a los medios de comunicación.

Todos los martes y jueves, los representantes de los trabajadores han convocado movilizaciones en centros hospitalarios y de atención primaria de toda Andalucía "hasta que no se produzca la derogación" del decreto. Las protestas arrancan así este jueves.

"Las organizaciones sindicales condenan la falta de sensibilidad de la Consejería de Salud hacia un colectivo que lleva ocho meses trabajando al 200 por ciento, dándolo todo para recibir un tratamiento indigno por parte de los dirigentes políticos en el Gobierno de la Junta de Andalucía. Así, se ha pasado de los aplausos y los monumentos, a que los profesionales no tengan derecho a cuidar de sus familiares, de no poder descansar entre turno y turno, de tener que depender del capricho de un Gerente para poder disfrutar de sus días de vacaciones, de tener que hacer funciones que no son propias de su profesión, de poder ser destinados donde y cuando quieran ellos, además de contar con poder para contratar a dedo a quienes deseen", escriben en el comunicado las centrales.

"Y todo ello, con la excusa de una pandemia que necesita de buenos gestores, trabajadores y expertos en este terreno y no de unos gestores que no conocen otra cosa que el ordeno y mando. Los profesionales tienen que cuidar a la ciudadanía, pero también tienen derecho a velar por su salud y cuidar de los suyos", agregan los sindicatos en la nota.

Más noticias de Política y Sociedad