Público
Público

Moreno rechaza un adelanto en Andalucía

"Mientras yo disponga de estabilidad y nadie me fuerce, como presidente de la Junta y máximo responsable en la toma de esa decisión, voy a seguir adelante", afirma el presidente de la Junta, un día después de que el PP recupere el vigor en Madrid.

El presidente de la Junta, en el helipuerto de la Cartuja, en Sevilla, con personal del Infoca.
El presidente de la Junta, en el helipuerto de la Cartuja, en Sevilla, con personal del Infoca. Junta de Andalucía

Un día después de que el PP recuperase el vigor en Madrid y dejase a 28 puntos de distancia al segundo partido (Más Madrid), el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que gobierna en coalición con Ciudadanos, con los apoyos de Vox, quiso despejar un posible adelanto electoral en la Comunidad.

"Madrid es Madrid y Andalucía es Andalucía", dijo este miércoles, según recoge Europa Press. "Mientras yo disponga de estabilidad y nadie me fuerce, como presidente de la Junta y máximo responsable en la toma de esa decisión" de una convocatoria o no de elecciones, "voy a seguir adelante".

Si me quedo sin mayoría, ya no puedo gobernar", abundó Moreno. La realidad es que si Moreno quisiera adelantar, tendría problemas para justificarlo.

El Gobierno tiene presupuestos en vigor y el PP acaba de firmar con Vox y con Ciudadanos un acuerdo para bajar de nuevo varios impuestos, por segunda vez en dos años y medio, lo que permite atisbar que puede producirse un nuevo pacto para las cuentas del 22, en las que ya trabajan el consejero de Hacienda, Juan Bravo, y su equipo.

A finales de ese año es cuando la legislatura llega a su término natural. Además, el PP acaba de conjurarse con el socio de gobierno para atar la legislatura y el socio parlamentario está dispuesto a seguir apuntalando el Ejecutivo.

En resumen, no hay señales ni hay atmósfera de adelanto.

La única razón, por tanto, para que Moreno adelantase, sería el propio beneficio –hay encuestadores que le pronostican una mayoría absoluta para el PP en Andalucía, algo inaudito–. El problema de este escenario es que convocar unos comicios por el puro interés partidista puede salir bien, pero también entraña riesgos considerables, y más en una Comunidad que ha estado gobernada durante 37 años por el PSOE. Moreno es consciente: "Primero están Andalucía y los andaluces y después los intereses de la formación política".

Hoja de ruta

El presidente tiene clara la hoja de ruta. Ahora, según dijo este miércoles y viene repitiendo desde hace tiempo, lo que hay que hacer es "vacunar, vacunar y vacunar" y después "pasar página" de la pandemia y centrarse en "recuperar la actividad económica, los empleos y el bienestar de los andaluces". Las fuentes consultadas por Público aseguran que esa es, en efecto, la intención del presidente: ir a las urnas a finales del 22, una vez que la crisis de la covid haya quedado atrás.

"Si nosotros paramos ahora haremos un gravísimo daño al conjunto de los ciudadanos de Andalucía", afirmó Moreno. "No son tiempos ahora mismo de hacer una parálisis de seis meses en pleno proceso de recuperación" por una convocatoria de elecciones anticipadas que podrían causar "un gravísimo daño" a los ciudadanos, remachó, según recoge Europa Press.

La apuesta de PP, Ciudadanos y Vox por la estabilidad es la gran decisión estratégica. Si el PP logra que funcione su entendimiento con estas fuerzas y logra evitar escándalos serios y se cumplen las previsiones y las vacunas permiten que se recupere la hostelería y el turismo y, con ello, los ingresos que conlleva para empresas y trabajadores, el mensaje que lanzará a la sociedad andaluza, después de 37 años de Gobiernos socialistas, será, en términos políticos, sólido.

En este momento, a Moreno, un presidente inesperado, la vida le sonríe. La oposición, el PSOE y los partidos a su izquierda, anda perdida en cuitas y ajustes internos.

Más noticias