Público
Público

Movilidad y covid-19 Barcelona y València eliminarán carriles de coches para dar más espacio a peatones y bicis

Un nuevo plan espera mejorar la movilidad en la ciudad y evitar la contaminación que había antes del confinamiento, manteniendo la movilidad sostenible y segura

Una persona camina por el Paseo de Gràcia de Barcelona una de las zonas donde se cortará el tráfico para dar espacio a los peatones. Europa Press / David Zorrakino
Una persona camina por el Paseo de Gràcia de Barcelona una de las zonas donde se cortará el tráfico para dar espacio a los peatones. Europa Press / David Zorrakino

Público

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau, ha presentado este sábado lo que ha llamado la "nueva movilidad" de la capital catalana tras el desconfinamiento, con cambios "urgentes e inmediatas" para poder "adaptar" la ciudad al inicio de la recuperación de la movilidad.

Barcelona se prepara para intentará fomentar los desplazamientos a pie, en bicicleta y transporte público. Ada Colau ha indicado que es una "anticipación al escenario de desconfinamiento, para no volver a la contaminación de antes pero manteniendo la movilidad sostenible y segura".

Con un presupuesto de 4,4 millones de euros el plan pretende crear 21 kilomentros de carril bici, 17 intervenciones en los carriles de autobuses para mejorar su servicio y 12 kilómetros las aceras. Según se ha explicado desde el Ayuntamiento, el principal objetivo es "garantizar la seguridad y la salud pública de la ciudadania durante sus desplazamientos". 

El confinamiento no ha permitido al Ayuntamiento poder concretar cuándo empezarán las obras, pero han sí se ha dejado claro que el cambio de movilidad "llegará para quedarse". Antes de la pandemia los desplazamientos en Barcelona eran de un 26% en vehículo privado y un 37,3% en transporte público, por lo que se espera llegar al 40,8% en el transporte público, un 35,3% de desplazamientos andando, 19,9% en vehículos privados y el 4% en bicicleta. 

Más espacio para los peatones

Dos de las calles con más tráfico, la Gran Via y la Diagonal serán unas de las afectadas por este plan, ya que se cerrarán sus carriles laterales para destinarlos a los peatones. En concreto, la Gran Via cerrará el tránsito de coches en la parte sur, entre la Plaza de Espanya y la de Tetuán, además su carril lateral norte será para autobuses y los centrales seguirán siendo para coches. En cuanto a la Diagonal se cerrará también su carril sur, entre Francesc Macià y el Passeig de Gràcia, el lateral norte entre Passeig de Gràcia y la calle Marina.

El plan también reestructurará las calles Consell de Cent, Rocafort, Girona y la Via Laietana. En esta última, se ampliarán aceras en los dos lados para que sean de 4,15 metros. Y en las tres primeras vías se reducirá el espacio para los coches a un solo carril de 30 km/h., dejando cuatro metros las aceras.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha destacado la "necesidad de que la salud tenga espacio en la agenda urbana", y la edil de Movilidad, Rosa Alarcón, aseguró que la ciudad "se prepara para no pasar de una crisis de salud a otra ambiental".

Un plan "insuficiente"

A pesar de la gran cantidad de cambios urbanísticos, el plan ha sido criticado por colectivos como Eixample Respira y también por expertos urbanísticos, que han tachado el plan como "insuficiente". El arquitecto David Bravo lamentó que no son las medidas necesarias "para reducir la contaminación del aire o acústica".

A lo que el Ayuntamiento ha asegurado que para antes de verano se prevén acciones que no son inmediatas pero si a corto plazo. Han planteado la aceleración de la campaña de disciplina de motos para "facilitar" los desplazamientos a pie. Además, con el fin del estado de alarma se aplicarán tarifas de aparcamiento, para poder fomentar el transporte público

València también dará más espacio a los peatones

Desde València también se han comenzado a dar pasos para reconfigurar la movilidad urbana en la capital del Turia en favor de los peatones. Así lo ha anunciado la concejala de Desarrollo Urbano Sandra Gómez, que ha explicado algunos de los cambios que se producirán en determinadas calles valencianas. 

En concreto, en el eje Pérez Galdós-Giorgeta y la plaza de San Agustín, según ha informado el Levante-EMV. En el primer caso, se eliminará un carril en cada sentido y el carril bus pasará a ser también utilizado como una vía de uso para los ciclistas. Para ello se instalará de forma provisional macetero y otros elementos de mobiliario urbano provisionales, con lo que la reconfiguración de la calle estaría lista para el 2 de mayo. A su vez, en San Agustín se eliminará una dársena que permitirá ganar un gran espacio peatonal.

Nueva movilidad en toda España

No es solo Barcelona en la que se ha estado planteado una nueva movilidad. Organizaciones vecinales y ecologistas reclaman que se potencie la movilidad a pie y en bicicleta en toda España, para evitar que el miedo al contagio se convierta en un aumento del uso del coche. 

El temor a las aglomeraciones en el transporte público podría desembocar en un incremento del uso del coche si no se ponen medidas antes de la reapertura de las ciudades

Alfonso Sanz, geógrado y urbanista, ha asegurado que el temor a las aglomeraciones en el transporte público podría desembocar en un incremento del uso del coche si no se ponen medidas antes de la reapertura de las ciudades. Este es el motivo por el que varias organizaciones han reclamado a las autoridades españolas nuevos planes como el de Barcelona. La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y la Asociación A Pie ya han pedido que la capital empiece a reestructurar las calles "para garantizar el distanciamiento y la seguridad vial", de modo que caminar sea una alternativa real al transporte abarrotado, en lugar del vehículo privado.

Más noticias de Política y Sociedad