Público
Público

Rodríguez Galindo Muere el exgeneral de la Guardia Civil Rodríguez Galindo, condenado por los crímenes de los GAL

La Audiencia Nacional le condenó a 75 años de prisión por el secuestro y asesinato de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala.

El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. - EFE
El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. Ángel Díaz / EFE

El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, con un amplio historial en la lucha contra ETA y condenado por su implicación en crímenes de los GAL, ha fallecido por coronavirus, según han informado a Efe fuentes de su entorno en el instituto armado. Galindo tuvo que ser ingresado en la UCI al agravarse su estado tras contagiarse, junto a su mujer, de coronavirus hace unas semanas.

El exgeneral, de 82 años, se hizo popular cuando en 1980 se hizo cargo de la 513 Comandancia de la Guardia Civil, con sede en Intxaurrondo (San Sebastián). Durante los 15 años que pasó al frente de esta Comandancia fueron desarticulados unos 90 comandos de ETA y detenidos más de 800 terroristas, lo que le valió una prestigiosa reputación como experto en la lucha contra ETA y le llevó a ser nombrado general de la Benemérita en 1995.

La reapertura del caso Lasa Zabala, relativo al secuestro y asesinato de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, por guardias civiles de Intxaurrondo cuando Galindo era su máximo responsable, centró en él esta investigación judicial.

Tras ser llevado a juicio, el 26 de abril de 2000 la Audiencia Nacional le condenó a 71 años de prisión por el secuestro y asesinato de los presuntos etarras y el 9 de mayo ingresó en prisión.

Un año después, el Tribunal Supremo aumentó en cuatro años la pena de cárcel, y el 2 de abril de 2002 el que fuera el general más laureado en la lucha contra ETA perdió oficialmente su condición de miembro de la Guardia Civil. En septiembre de 2004, y tras serle varias veces denegada la concesión del tercer grado, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias permitió a Galindo que cumpliera su condena fuera de la cárcel dada la grave enfermedad cardiovascular que padecía y su avanzada edad.

La Dirección General resolvió sin embargo mantener el segundo grado de tratamiento al exgeneral, que el 1 de octubre abandonó la cárcel de Ocaña (Toledo) y ese mismo mes ingresó en una clínica de Zaragoza, aquejado de una crisis cardiaca.

En diciembre fue operado del corazón, y el 5 de enero de 2005 el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional José Luis Castro le concedió finalmente el tercer grado penitenciario.

Más noticias de Política y Sociedad