Público
Público

La nueva y la vieja política escenifican su desacuerdo sobre cómo reducir los gastos electorales

PP y PSOE quieren recortar con respecto a lo gastado en la campaña anterior. Podemos y Ciudadanos, sobre el techo límite impuesto en la ley. Los viejos no quieren un 'mailing' mancomunado; los nuevos, sí.

Integrantes de los partidos con representación parlamentaria se reunieron en el Congreso para intentar recortar el gasto de la campaña de las elecciones generales del 26 de junio, con el principal punto de discrepancia en el envío de propaganda electoral, el mayor gasto fijo para el Estado. EFE/Sergio Barrenechea

PAULA DÍAZ

MADRID.- El debate sobre cómo reducir gastos electorales en la repetición de los comicios del próximo 26 de junio sigue abierto. La reunión mantenida este jueves entre representantes de todas las formaciones ha terminado sin consenso. Todos quieren disminuir el coste público del proceso electoral pero cada uno, a su manera. 

Así, mientras PP y PSOE proponen hacer recortes con respecto a lo que cada formación invirtió en la campaña del pasado 20-D, Podemos y Ciudadanos quieren imponer un límite en el techo legal de gasto. Viejos y nuevos se enfrentan también por otra cuestión: el 'mailing'. Los primeros no quieren que haya un envío conjunto de las papeletas y, además, aducen que sería incluso ilegal; los segundos creen que sería un buen modo de ahorro y que los impedimentos técnicos pueden limarse. 

Así, aunque los organizadores de la reunión negociadora (UPN) comenzaron la valoración aplaudiendo el consenso (respecto al fondo de la cuestión: la reducción de gastos) pero reconociendo desavenencias, estas últimas fueron más que evidentes y sobre ellas seguirán debatiendo el próximo miércoles, cita del siguiente encuentro. 

Fernando Martínez-Maillo, del PP, inició su discurso con un 'o todos o ninguno', poniendo de manifiesto que los conservadores no están dispuestos a llevar a cabo ni sus propias propuestas si los demás no se comprometen a hacer lo mismo. Es decir, a reducir un 30% el presupuesto, del que el 20% procedería con la eliminación de toda las "cosas prescindibles" como la publicidad exterior (vallas, banderolas de ayuntamientos, farolas, marquesinas, etc.). "No hay acuerdo, pero sí una voluntad favorable sobre este punto", se apuntó el tanto. 

Pero no fue así con respecto al resto de propuestas. Presumiendo de que los conservadores ya habían reducido el 20-D su gasto electoral en un 20% con respecto a la anterior campaña (2011), de que el Gobierno rebajó el techo de gasto en un 15% y el coste del mailing del 0,22 al 0,18, Maillo rechazó tocar este último punto. "Es mejor mantener lo que hay en la ley: enviar las papeletas a casa para garantizar el derecho al voto secreto", argumentó. 

Y se mostró partidario de ahorrar otro 10%  -además del 20 de la publicidad exterior- en otros gastos como los que conllevan los mítines organizados en grandes pabellones. "Rajoy ya hace los mítines en la calle habitualmente", volvió a colgarse la medalla.  

Asimismo, Maillo abogó por que esa reducción del coste se haga sobre el coste de la campaña que cada uno invirtió el pasado 20 de diciembre y no sobre el techo límite fijado en la ley. "Así sólo ahorran los partidos grandes y no estamos aquí para hacer trampas", se quejó. 

En la misma línea se expresó también Óscar López, del PSOE, que puso de manifiesto que "para los partidos de ámbito nacional es mejor recortar sobre el coste real y no sobre un techo". Como el PP, el PSOE también propone reducir un 30% en relación con lo gastado la última vez y, tras apostillar que "el problema del gasto electoral no está en el A, sino en el B" (en una clara alusión a la financiación irregular del PP), coincidió con su principal opositor en la eliminación de "vallas, autobuses y banderolas".

Del mismo modo, los socialistas se oponen  a que exista un mailing conjunto de todas las formaciones. "El PP no quiere reducir gastos; nosotros sí, pero el PSOE defiende la participación y el derecho a voto y el mailing está garantizado por la ley", defendió también. 

Asuteridad vs. despilfarro

En la otra cara de la moneda se presentaron, en cambio, Podemos y Ciudadanos, partidarios del envío conjunto de papeletas en un mismo paquete y de fijar una reducción en el techo de gasto a 3millones de euros. 

"Los partidos viejos no se atreven a competir en igualdad de condiciones", lamentó Segundo González, de Podemos. "Reducir sobre lo que gastamos en las pasadas elecciones castiga a los que lo hemos hecho bien y predicamos con el ejemplo de una campaña austera", agregó.

"Si fijamos una reducción sobre lo gastado en las anteriores elecciones, los que han gastado dos o tres veces más que nosotros seguirán despilfarrando", manifestó también José Manuel Villegas, de Ciudadanos. 

Ambas formaciones están de acuerdo también respecto al mailing "mancomunado". "Eso ahorraría millones de euros a los contribuyentes y es posible: solo depende de la voluntad política de los partidos hacerlo o no", justificó Villegas. "El ahorro podría llegar hasta los 16 millones de euros, cuatro veces más que con la propuesta del PSOE", apostilló González. 

Este último, en cambio, sí ejemplificó otra cuestión en la que, en este caso, estarían del mismo lado PSOE y Podemos, pero no el resto de formaciones. "Queremos facilitar el voto rogado, que aquellas personas que viven en el extranjero y ya lo solicitaron el 20-D no tengan que volver a hacerlo para poder votar", explicó. Pero de esta y otras cuestiones seguirán debatiendo el próximo miércoles, a partir de las 11 de la mañana. 



Más noticias de Política y Sociedad