Público
Público

El Pacma denuncia al alcalde de Fuenlabrada por irregularidades en encierros

La formación ha demandado al socialista Javier Ayala por varias anomalías, entre ellas el maltrato a los animales durante las Fiestas Patronales, señalándolo como máximo responsable.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Protesta contra la tauromaquia. (Efe)

El Partido Animalista (Pacma) ha presentado una denuncia ante la Consejería de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid contra el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, por "graves irregularidades" cometidas durante los encierros celebrados en la localidad en las Fiestas Patronales.

Desde el Pacma aseguran en un comunicado que, según han podido comprobar en imágenes grabadas por medios locales y difundidas en redes sociales, durante el primer encierro de las Fiestas, celebrado el pasado 15 de septiembre, se produjo "un maltrato de las reses", además de la "presencia de niños" en el recorrido vallado.

Respecto de los maltratos, desde la formación afirman que "se utilizaron varas eléctricas contra los animales extenuados, deshidratados y/o lesionados" y "se ensogó a uno de los toros", cuando "la normativa autonómica determina que está expresamente prohibido "herir, pinchar, golpear, sujetar o atar a las reses".

Además, desde el Pacma insisten en que, tal y como se establece en el Decreto 112/1996, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Madrid, "las reses irán siempre acompañadas por cabestros", cosa que en algunos momentos del encierro "no ocurrió", dicen.

Sobre la presencia de menores en el recorrido del encierro, alegan que en las imágenes difundidas se observa a niños dentro del recorrido vallado del encierro "en el intervalo tras el paso de un toro y hasta la salida del siguiente", cuando "la normativa autonómica establece la edad mínima de 16 años para participar".

Además, también se refieren en la denuncia a diversos fallos de seguridad en el vallado, ya que la normativa determina que "deben estar habilitadas puertas que permitan sacar las reses que puedan resultar dañadas por accidente", y en el caso del encierro de Fuenlabrada no las había.

Por estos motivos, la denuncia de Pacma hace responsable de las irregularidades al presidente del Festejo y al presidente de la Comisión organizadora del encierro, así como al director de lidia, al director técnico del encierro y a los colaboradores voluntarios, que "debían haber suspendido el encierro".

En este caso, según Pacma, la Presidencia del Festejo correspondería al alcalde del municipio, Javier Ayala, ya que según el artículo 17 del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Madrid, esta "corresponderá al alcalde de la localidad en que se celebren".

Además, añaden que "en el caso de los encierros, el alcalde unirá, a su condición de presidente del espectáculo, la de presidente de la Comisión Organizadora del encierro", por lo que "no cabe duda de que el alcalde de Fuenlabrada es el máximo responsable de las irregularidades cometidas durante el encierro".

Desde el Ayuntamiento de Fuenlabrada han respondido en un comunicado que "se ha cumplido escrupulosamente con lo dispuesto en el reglamento de festejos taurinos populares de la Comunidad de Madrid" y que "solamente hay que reseñar retrasos en el transcurso del encierro que tuvo lugar el día 15".

"Aquel día, fue necesario un esfuerzo mayor para que uno de los animales acabase el recorrido. Hubo que sacar hasta en 5 ocasiones a los cabestros que acompañan a los toros y los dobladores debieron emplearse a fondo", ha reconocido el Consistorio, que decidió "como medida última" usar la maroma para sacar al animal del recorrido.

Desde el Consistorio insisten en que esto se hizo precisamente "con el objetivo de evitarle con ello un mayor sufrimiento" al animal, algo que dicen está "previsto" en el artículo, 33.2 del reglamento de festejos taurinos populares de la Comunidad de Madrid.

En relación al vallado y a la presencia de menores en el recorrido, añaden que "se cumplió de manera escrupulosa la normativa vigente, ya que de lo contrario no se permite la celebración del encierro", además de recalcar que "es rotundamente falso que se haya permitido la presencia de menores en el recorrido".

Más noticias en Política y Sociedad