Público
Público

La Policía desaloja la sede de UGT en Madrid después de que el sindicato condenara su ocupación

Tras  un primer comunicado de La Ingobernable en la noche del sábado denunciando que la Policía retenía a sus activistas y otro a continuación de UGT exigiendo el desalojo, finalmente este se ha producido en la mañana del domingo.

07/05/2022 Los activistas despliegan pancartas en pleno proceso de ocupación de la histórica sede de UGT
Los activistas despliegan pancartas en pleno proceso de ocupación de la histórica sede de UGT. Guillermo Martínez

La Policía Nacional ha desalojado a primera hora de este domingo la histórica sede de UGT en Madrid, situada en el número 88 de la calle de Hortaleza. Menos de 24 horas ha durado ocupado este edificio, en el que permanecían unos 200 activistas de diferentes colectivos. 

Todo comenzó en la noche del sábado. Entonces, la Oficina de Derechos Humanos La Ingobernable emitió un comunicado en su cuenta de Twitter. Denunciaban entonces que la Policía tenía retenidas a sus activistas desde hace 9 horas sin acceso a agua, comida ni baño. "La Policía nos ha confirmado que no tiene orden de desalojo", asegura Silvia S., del colectivo, en dicho escrito. Además, aseguran que no se deja acceder a la prensa al recinto.

Una media hora después, era UGT quien emitía desde sus redes sociales un comunicado exigiendo "el desalojo inmediato de su sede". Asegura el sindicato que "sufre la ocupación por parte de un grupo de ultraizquierda radical, que no tiene en cuenta los intereses de las personas trabajadoras de este país, ocupando los edificios de los sindicatos de clase". Añade además que este hecho "actúa directamente en contra de los trabajadores y trabajadoras de este país, perjudicando a nuestra organización".

Del mismo modo, afirma que "UGT y su dirección tiene la potestad de decidir la gestión de su patrimonio como considere oportuno", pues el edificio, alega, pertenece "en su totalidad al sindicato y a sido pagado y costeado con el sacrificio de millones de persones trabajadoras a través de sus cuotas".

Horas más tarde, cuando ya pasaban de las 7.30 de la mañana del domingo, La Ingobernable anunciaba que "UGT se ha negado a cualquier tipo de diálogo" para, a continuación, informar de que habían llegado "los antidisturbios en masa" para el desalojo.

Ya a las 8.30 horas llegó el anuncio del colectivo de que el desalojo se había hecho efectivo: "Nuestras compas han sido identificadas pero sin detenciones, todo el apoyo ha conseguido que no haya violencia policial". 

"Esta parcela estaba calificada como de uso social y sindical, pero UGT y el Ayuntamiento la han recalificado para poder construir un hotel. Es otro pelotazo urbanístico en el centro de la ciudad que expulsa a los vecinos de su barrio", declaraba Fernando Díaz, uno de los portavoces de los colectivos convocantes de la acción en el edificio que tuvo lugar este sábado.

Más noticias