Público
Público
Paco Ferrándiz, asesor de Memoria Democrática

"Se va a hacer todo lo posible y cuanto antes por resolver las exhumaciones que se han pedido en el Valle de los Caídos"

Cuando se cumple un año de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, Paco Ferrándiz, actual asesor de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, explica a 'Público' las líneas maestras del futuro Valle de los Caídos, un lugar que mantendrá la Cruz y donde "probablemente" no estarán los monjes benedictinos. El objetivo: explicar a las nuevas generaciones qué fue el franquismo.

El asesor de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática Paco Ferrándiz.- JAIME GARCÍA MORATO
El asesor de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática Paco Ferrándiz.- JAIME GARCÍA MORATO

ALEJANDRO TORRÚS

Paco Ferrándiz (Oviedo, 1963) es uno de los mayores expertos en políticas de Memoria del panorama nacional e internacional. Es antropólogo, ha trabajado durante años en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y en la actualidad forma parte del equipo de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática. De hecho, ya en 2011, fue uno de los expertos que elaboró el informe para el futuro del Valle de los Caídos que encargó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero poco antes de convocar las elecciones generales de 2011.

Ahora, cuando se cumple un año de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos y desde su nueva responsabilidad, Ferrándiz trata de explicar a Público las líneas maestras del futuro Valle de los Caídos, un monumento que mantendrá la Cruz, donde "probablemente" no estarán los monjes benedictinos y que tiene que servir para explicar a las nuevas generaciones qué fue el franquismo.  

Ha pasado un año desde la exhumación del dictador de su mausoleo. Transcurrido un tiempo prudencial, ¿qué valoración hace de la salida de Franco del Valle de los Caídos?

La salida de Franco del mausoleo ha sido realmente importante en términos de consolidación del sistema democrático en España. Estuve en la Comisión de Expertos para el futuro del Valle de los Caídos del año 2011 que fue la que recomendó esta exhumación y, por tanto, para mí fue una satisfacción personal. Es evidente que durante unos meses largos hubo una gran polémica nacional e internacional sobre qué hacer con el cuerpo del dictador. Sin embargo, me llamó la atención que una vez exhumado el dictador rápidamente se comenzó a hablar de otros temas de actualidad. Esto significa que todo el escándalo que iba a generar la exhumación no era real. Tenía más que ver con la forma en la que funcionan los medios y la bulimia informativa en la que vivimos. Un año después se ve que hay una gran tranquilidad con este tema aunque pueda haber sectores de la población muy minoritarios que estén descontentos. Pero ya está consolidado que Franco no está en el Valle de los Caídos y no hay ningún problema. 

Exhumar a Franco no fue el final de un proceso sino, al contrario, el inicio de un proceso de resignificación del Valle de los Caídos. ¿Cómo debe continuar ahora esta resignificación?

El Valle de los Caídos está siendo resignificado constantemente desde hace prácticamente 15 años, cuando el movimiento memorialista se encontró, abriendo fosas comunes en diferentes puntos de España, con que se habían llevado cuerpos al Valle de los Caídos sin conocimiento de familiares. Ese fue el momento clave en el cual el movimiento memorialista puso al Valle de los Caídos en su radar como un lugar donde también había republicanos que exhumar. Ese debate llegó a los medios, a la sociedad y llevó a la propia Ley de Memoria y a la Comisión de Expertos. Es decir, todo eso fueron momentos de resignificación social del Monumento. Los monumentos están vivos y en proceso constante de resignificación permanente. Incluso se podría decir que desde que Franco lo concibió en 1940 hasta que se inauguró en el ‘59 ya había cambiado de significado varias veces.

"Los benedictinos han tenido todas las oportunidades del mundo para adaptarse al sistema democrático, pero han elegido aliarse con la extrema derecha"

Lo que ahora pretendemos es dar un impulso a esa resignificación dentro de lo que puede ser un paradigma de Memoria Democrática. Hay muchos elementos que tocar. El Valle de los Caídos es un lugar de enorme complejidad, tiene muchas aristas, es muy poliédrico y, por lo tanto, se van a tomar una serie de medidas para transformar el lugar de una manera bastante profunda y en eso estamos trabajando.

¿Cuáles serían estas medidas y en qué consiste este nuevo paradigma?

De entrada, lo fundamental, es que el Anteproyecto de Ley de Memoria Democrática deroga el Real Decreto que constituyó la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, que es de 1957. Es un decreto franquista que está vigente. El convenio con los monjes benedictinos es del año 58 y, por lo tanto, los requisitos de los benedictinos para permanecer en el Valle de los Caídos fueron establecidos en ese convenio. Entonces, el hecho de cambiar el marco jurídico del Monumento ya es una resignificación ya muy importante. El real decreto que establezca el nuevo régimen jurídico del Valle cambiará el estatus del monumento.

No obstante, el principal elemento para resignificar el Valle es introducir un componente claramente pedagógico. He ido muchas veces al Valle de los Caídos con investigadores o expertos en estudios de memoria, muchas veces extranjeros, les sorprende mucho ver el Monumento y, sobre todo, la continuidad del statu quo del monumento en un régimen democrático y siempre me preguntan que qué se puede hacer con este monumento.

Hago mía la pregunta, ¿qué se puede hacer? 

Uno de los elementos fundamentales es repensar el Valle de los Caídos dentro de un paradigma transnacional. Vamos a desterritoriarizarlo y para ello estamos pensando en otros modelos de transformación de lugares complejos de Memoria muy importantes en otras partes del mundo. Pero el Valle de los Caídos no es equivalente a nada. No se parece a nada. No es comparable con ningún otro lugar de este planeta. Pero sí hay lugares de enorme complejidad, incluso más complejos, como pueden ser los campos de exterminio nazis, o lugares donde han caído bombas atómicas, como por ejemplo el Parque de la Paz de Hiroshima, donde se ha generado recursos pedagógicos sofisticados que pueden reutilizarse en el Valle.

Nos interesa muchísimo comunicar qué es el Valle de los Caídos a las nuevas generaciones. No hay que olvidar que el Valle de los Caídos es el monumento más significativo del nacional-catolicismo en España. Tenemos la oportunidad de poder pensarlo como un libro de piedra a través del cual se puede descifrar y conocer la complejidad del régimen franquista, que tampoco fue homogéneo y cómo se plasmó arquitectónica y artísticamente en esta gran obra del franquismo. Queremos deconstruirlo para poder leerlo al revés, leerlo a la inversa, descrifrar el régimen político que lo construyó y la ideología dictatorial que subyace a él. 

¿Qué significa leerlo a la inversa?

Poder conocer su historia arquitectónica, artística y, por supuesto, también su historia política  y económica, como por ejemplo qué tipo de recursos utilizaron. Me refiero al empleo de mano de obra forzada, las condiciones de vida que tenía esta mano de obra, etcétera. Todo esto son proyectos de investigación que tenemos que poner en marcha y que va a permitirnos obtener información sobre el Valle.

"No se trata de imponer un nuevo relato sobre el Valle de los Caídos. Se trata de abrir el relato, aportar información y que los ciudadanos libremente puedan interpretar el Monumento"

No se trata de imponer un nuevo relato sobre el Valle de los Caídos. Se trata de abrir el relato, aportar información y que los ciudadanos libremente puedan interpretar el Monumento como consideren oportuno. En ese lugar han pasado muchas cosas relevantes en la Historia de España y ahora mismo no hay información de nada de esto. Hay una especie de secretismo sobre el lugar, donde predomina un componente religioso y el paradigma nacional-católico.
Básicamente, queremos proponer un programa pedagógico muy orientado a las nuevas generaciones, que tienen que interpretar libremente el Monumento mientras nosotros les ofrecemos las herramientas para hacerlo.

Vayamos a lo práctico. Sabemos que el Anteproyecto recoge la extinción de la Fundación de la Santa Cruz y, por tanto, del convenio con los benedictinos. Pero, ¿esto supone la marcha de los benedictinos del Valle?

Es evidente que si se extingue el Real Decreto del 57 también decae el convenio con los benedictinos. Los benedictinos han tenido todas las oportunidades del mundo para adaptarse al sistema democrático, pero han elegido aliarse con la extrema derecha. Eso no es culpa mía ni de nadie. Han sido ellos los que han tomado esa decisión. Siempre que han considerado que el Valle estaba en peligro, como cuando el Gobierno de Zapatero cerró temporalmente el acceso por problemas con La Piedad ubicada sobre la entrada de la Basílica, lo que hicieron fue hacer misas de campaña con Intereconomía.

Ahora, en este proceso de exhumación de Franco, se han negado a acatar las decisiones del poder político o incluso han causado problemas a la Iglesia. Se han intentado aferrar a la custodia de los restos de un dictador. Son decisiones que han tomado ellos y que, obviamente, tiene consecuencias. Hay gente que piensa que el proceso de exhumación de Franco ha sido una vergüenza porque hubo muchas trabas a ejecutar un mandato que venía del Congreso, yo también lo creo, pero también pienso que el proceso ha sido muy pedagógico porque también nos ha permitido ver la potencia que tiene todavía en España los residuos del franquismo para torpedear o cortocircuitar este tipo de iniciativas que son claramente democráticas.

Entiendo por su respuesta que los benedictinos saldrán del Valle de los Caídos.

Lo más probable es que sí, revistas cristianas progresistas como Vida Nueva ya lo plantean abiertamente en su portada, aunque es una decisión que ha de madurarse

¿Seguirá habiendo una basílica donde se oficiarán ceremonias religiosa aunque "probablemente" no estén los monjes benedictinos?

Es una decisión que no está tomada. Depende de las relaciones del Estado con la Iglesia católica y está muy por encima de lo que yo pueda pensar. Son decisiones políticas que están a otro nivel. Pero no hay una decisión tomada en este asunto. Lo que sí hay es una apuesta muy clara por utilizar el Monumento para hacer pedagogía democrática y ubicarlo dentro de un paradigma de Memoria Democrática. Estamos ante un proceso largo que también pretende abrir un debate amplio en la sociedad española. Creemos que repensar el Monumento nos tiene que ayudar a repensarnos como país. El lugar nos ofrece esta oportunidad. ¿Hasta dónde llegarán las decisiones? ¿Serán más o menos radicales? Eso dependerá de otros muchos factores.

Nada más aprobarse el Anteproyecto de Ley de Memoria Democrática varios medios de comunicación señalaron que el Gobierno pretendía derribar la Cruz del Valle de los Caídos. El Anteproyecto, en cambio, no menciona este asunto. ¿Quiere el equipo que conforma la Secretaría de Estado de Memoria Democrática derribar la Cruz?

"Creemos que repensar el Valle de los Caídos nos tiene que ayudar a repensarnos como país"

Es curioso porque muchas veces ponen en boca de los responsables de este proceso cosas que no se han dicho. Hay gente de izquierdas a la que le gustaría que esa Cruz desapareciera, pero a los que estoy escuchando difundir esta información es a periodistas y, sobre todo, a personas de extrema derecha. He visto en las últimas semanas a personas de Vox muy significadas prácticamente apuntando a la Cruz como la última trinchera de la defensa de la reserva espiritual de Occidente, que era como definía Franco a España. Entonces, creo que los que están poniendo en peligro a la Cruz es la propia extrema derecha por encima de otras consideraciones.

¿No hay planes para derribar la Cruz?

En este momento no hay ningún plan para eso.

Usted conoce a la ‘Asociación pro exhumación de republicanos en el Valle de los Caídos’, que lleva ya más de 10 años reclamando recuperar los restos de sus familiares de las criptas del Monumento. ¿Qué va a pasar con estos republicanos?

Te agradezco mucho la pregunta porque es un tema que pedagógicamente hay que desarrollar con mucha profundidad. Fíjate, desde el año 2000 hasta la actualidad, se han exhumado a 9.700 cuerpos con todas las polémicas, controversias y demás. En el Valle de los Caídos hay registrados 33.847 cuerpos que fueron trasladados desde cementerios militares, civiles, privados, fosas comunes de republicanos veinte años después de la guerra… El movimiento de cuerpos que hubo hacia el Valle de los Caídos triplica lo que se ha podido exhumar en los últimos 20 años. Esta cifra permite entender la escala de lo que generó el Valle de los Caídos.

"Se va a reconocer el derecho de exhumación de las más de 50 personas que han pedido recuperar los cuerpos"

Dicho esto, cuando muchos familiares tras realizarse excavaciones en fosas comunes tuvieron conocimiento de que los suyos habían sido exhumados sin su conocimiento y traslados al Valle de los Caídos sin su permiso pues se sintieron muy incómodos y molestos y pidieron la exhumación de los cuerpos del Valle de los Caídos. Tienen todo el derecho a hacerlo y esa reclamación se va atender. Se va a reconocer el derecho de exhumación de las más de 50 personas que han pedido recuperar los cuerpos.

Quiero aclarar que los más de 50 cuerpos que se reclaman no son todos de republicanos. Hay personas que por un motivo u otro lucharon con el bando nacional y cuyos descendientes también han solicitado recuperar el cuerpo. Esto es muy importante. Se hará un operativo forense para intentar ver hasta qué punto se pueden localizar e identificar estos cuerpos o no. Las criptas son muy complejas. Pero se va a hacer lo máximo que las técnicas y protocolos científicos existentes nos permiten. 

Es muy importante que no generemos falsas expectativas. Que se intente llegar a estos cuerpos no significa que se vaya a conseguir. Todos sabemos que se enterraron en cajas de madera. El deterioro es importante y varios informes han señalado que algunas zonas de los 28 niveles de enterramiento que hay están en malas condiciones y hay otros lugares que parecen más asequible. Pero hay que entrar y una vez los forenses estén dentro tendrán que decidir si es viable o no es viable.

La vicepresidenta Carmen Calvo dijo el martes en el Senado que "una de las primeras cuestiones" que hará el Ejecutivo"será reconocer el derecho a las familias que tienen víctimas en el Valle de los Caídos a recuperar a sus familiares". La pregunta que se hacen los familiares con los que he podido hablar es por qué no se hace ya o por qué no se ha hecho ya. No entienden por qué seguir esperando.

Tenemos que hacerlo con seguridad jurídica. Nosotros estamos en permanente contacto con las familias. Hemos trabajado junto a ellos y conocemos sus reclamaciones perfectamente. Se va a hacer lo antes posible. La experiencia de la exhumación de Franco nos permite saber que no va a ser sencillo desde el punto de vista jurídico y queremos hacerlo con la mayor de las garantías. Y la fecha es imposible de concretar porque depende de muchos factores y hay que movilizar a distintas administraciones para hacerlo. Pero yo les pido a los familiares que estén tranquilos.

Hemos hablado de 33.847 personas enterradas pero hay voces expertas que señalan que son muchos más ya que el proceso se hizo de manera ‘poco profesional’. ¿Se van a impulsar investigaciones para saber el número exacto y la identidad de todas las personas allí enterradas?

Antes he dicho de que vamos a impulsar proyectos de investigación sobre el Valle y uno de los fundamentales es analizar todo el proceso de transferencia de cuerpos al Valle de los Caídos que comenzó en el año 59. Tenemos que analizar estos procesos y hay una documentación muy prolija. Al Valle de los Caídos los cuerpos ya llegaron en cajas y lo que hay que tratar de averiguar es cómo se hicieron las exhumaciones que dieron lugar a las cifras del Valle. Hay cuerpos que entraron de distinta manera. Hay familias que lucharon por el bando nacional y que decidieron libremente que los suyos estuvieran en el Valle. Otras familias también del bando nacional rechazaron que los suyos estuvieran en el Valle porque los querían en un cementerio cercano. 

"De los 33.847 muertos hay en el Valle, 12.000 todavía figuran como  desconocidos"

Eso abre la hipótesis, porque es una hipótesis, de que cuando las autoridades franquistas comenzaron a recibir 'noes' decidieron ir a por las fosas republicanas. Pero eso es una hipótesis. Necesitamos muchas investigaciones sobre este asunto. Fue un procedimiento a gran escala de movimientos de cadáveres de la guerra que está todavía sin estudiar. Hay que ir a los archivos y hacer una investigación de muchos años.

Eso nos va a permitir tener más datos porque de los 33.847 muertos hay por encima de 12.000 que están como desconocidos. Hay que tratar de averiguar la identidad de estos desconocidos. Pero es una tarea ardua y complicada porque hay que ir a las fosas de origen, tratar de averiguar quién estaba enterrado allí, analizar la documentación histórica, pero, por supuesto, lo que queremos es conocer los nombres de los desconocidos y eso es un objetivo.

Por eso digo que este proyecto es a largo plazo porque no se puede acometer esta investigación en uno o dos años. Son tesis doctorales que tienen que ser trabajadas durante mucho tiempo y después ser contrastadas. Se están poniendo las piedras angulares de este proceso de resignificación pero es un proceso a largo plazo.

A nivel personal, ¿qué lleva a un investigador de reconocido prestigioso internacionalmente, con puesto asegurado en el CSIC a involucrarse en la Secretaría de Estado para la Memoria Democrática?

Es una pregunta que yo también me hago cada mañana (ríe). Es indudable que estaría mucho más cómodo en mi institución publicando artículos, dando conferencias, generando debate académico… Pero es una responsabilidad cívica. Yo soy funcionario público y me parece que es una responsabilidad personal el tratar que este asunto se haga de la mejor manera posible, de la manera más fundamentada, sin caer en lugares comunes y generando un laboratorio de ideas que dé lugar a un proyecto que sea reconocido y útil a nivel nacional e internacional.

Más noticias de Política y Sociedad