Público
Público
análisis

PP y Cs apoyan en Madrid un acuerdo contra el transfuguismo que podría influir en su decisión sobre Teresa Rodríguez

Lo que decidan ambas formaciones en la Mesa del Parlamento de Andalucía será decisivo y definirá el futuro del grupo Parlamentario de Adelante Andalucía

Juan Marín y Juanma Moreno en el Consejo de Gobierno de este martes
Juan Marín y Juanma Moreno en una foto de archivo. 

raúl bocanegra

El llamado Pacto Antitransfuguismo al que once partidos le dieron en Madrid este miércoles un espaldarazo, y que fue impulsado la primavera pasada por Ciudadanos, después de que la comisión de seguimiento llevara diez años sin reunirse, contiene muchos acuerdos. Uno de esos consensos podría acabar teniendo relevancia en Andalucía en fechas próximas.

PSOE, PP, Unidas Podemos, Ciudadanos, PSC, PNV, Izquierda Unida, BNG, Partido Aragonés Regionalista, Foro Asturias y Galicia en Común llegaron este miércoles a "un acuerdo por la estabilidad institucional y un firme compromiso de continuar combatiendo el transfuguismo en todas las esferas institucionales, como una forma de corrupción y una práctica antidemocrática que altera las mayorías expresadas por la ciudadanía en las urnas", según recoge un comunicado publicado en la web de La Moncloa.

Entre los puntos acordados por esos partidos, según Moncloa, está la incorporación en una adenda al pacto de "supuestos de deslealtad política que alientan fenómenos de transfuguismo, como usurpación de identidad de coaliciones y agrupaciones electorales". Esta es precisamente la acusación que Podemos e IU hacen en Andalucía a Teresa Rodríguez y sus afines y que ha motivado la petición de expulsión del grupo parlamentario presentada ante el Parlamento de Andalucía.

Así, el texto pactado por esos once partidos recoge que "se considerará tránsfuga asimismo la persona electa por una candidatura promovida por una coalición, si abandona, se separa de la disciplina o es expulsada del partido político coaligado que propuso su incorporación en la candidatura, aunque recale en otro partido o espacio de la coalición, sin el consentimiento o tolerancia del partido que originariamente lo propuso".

Esta redacción parece un traje a medida para Rodríguez y, según las fuentes consultadas, fue una propuesta consensuada entre IU, PSOE y Ciudadanos. La propia portavoz de Adelante en el Parlamento, Inma Nieto (IU), que fue quien presentó el escrito en el que se pedía la expulsión de Rodríguez y otros siete diputados más, hizo este miércoles en una reunión con el resto de portavoces parlamentarios en Sevilla una referencia a este pacto antitransfuguismo.

En la comisión no están representados solo esos once partidos, sino que hay otros, por lo que esa redacción no cuenta con el consenso de todas las formaciones que participan en las reuniones. Así, por ejemplo, Más País, Geroa Bai, Més per Mallorca, Compromís y Equo están en contra y otras, como ERC, no han entrado. Uno de los participantes en la reunión consideró que el consenso en el pacto ya no importaba y que todo estaba hecho a la medida de IU.

Una propuesta alternativa que fue rechazada por esos once partidos perseguía que será considerado tránsfuga aquel o aquella que abandone o sea expulsado de uno de los partidos de la coalición pero con un motivo: "pactar con otras fuerzas [y así] mantenga o cambie la mayoría gobernante o dificulte dicha mayoría". También quieren estas fuerzas distinguir entre tránsfuga y representante no adscrito, por ejemplo en el caso de ruptura de una coalición.

La decisión en Andalucía

La decisión de la expulsión de Rodríguez está en manos de la Mesa de la Cámara, que este miércoles recibió un informe jurídico en el que se defiende la tesis de que faltan mimbres para su expulsión. Sin embargo, ese informe no es vinculante en ningún caso y la decisión compete a los partidos representados en la Mesa, que son PSOE, con dos representantes; PP, otros dos; Ciudadanos, también dos, y Vox, uno –Adelante Andalucía tiene voz, pero no voto–.

Es decir, que una sintonía en la votación o bien entre PP y Ciudadanos, o bien entre PP y PSOE, o bien entre Ciudadanos y PSOE en aplicación de lo pactado por sus formaciones en Madrid acabaría con la expulsión de Rodríguez y otros siete diputados del grupo parlamentario y su paso a parlamentarios no adscritos, con la pérdida de derechos que ello conlleva.

Vox no está en el pacto antitransfuguismo. PP y Ciudadanos y PSOE, sí. El pacto no tiene consecuencia legal alguna, es simplemente un acuerdo entre partidos para estrechar el cerco al transfuguismo, pero la lógica invita a pensar que si PP y Ciudadanos lo han acordado es para aplicarlo.

Los socialistas en Andalucía están desde el principio en la línea de la expulsión de Rodríguez y los suyos, mientras que PP y Ciudadanos han ido cambiando el sentido de sus votos.

En la próxima Mesa de la Cámara se verá, en todo caso. Los representantes de PP, partido que comanda en Andalucía el presidente de la Junta, Juanma Moreno, y Ciudadanos, que dirige en la Comunidad el vicepresidente Juan Marín, así, una vez que el PSOE lo tiene claro, deberán elegir entre el informe de los juristas de la Cámara que ellos mismos pidieron o aplicar el acuerdo al que han llegado sus organizaciones en Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad