Público
Público

PP-Cs El Ayuntamiento de Zaragoza rescinde una contrata y se la da a una empresa que trabajó para el PP

El Gobierno PP-Cs rescinde el contrato de la cabalgata de Reyes que llevaban meses preparando una veintena de compañías y convoca un nuevo concurso, que gana una empresa que facturó aportaciones al programa de los conservadores y organizó un acto de precampaña.

Publicidad
Media: 4.14
Votos: 7

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), y la vicealcaldesa Sara Fernández (C’s), en una rueda de prensa. AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

“Se tiene que trasladar el mundo de los cuentos de esa noche mágica de princesas y príncipes”, dijo hace unos días la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández (Cs), en referencia a la cabalgata de Reyes del próximo enero y a la rescisión y readjudicación de la contrata que ha llevado a cabo su concejalía. La polémica, sea por voluntad o por casualidad, evoca a otro personaje de cuento como aquellas “ranas” a las que las palabras de Esperanza Aguirre dieron una dimensión totémica entre los conservadores: la contrata ha sido finalmente adjudicada, aunque por un departamento que gestiona la propia Fernández, a una empresa que trabajó en el programa del alcalde, Jorge Azcón (PP), y que organizó al menos un acto de su precampaña.

Concretamente, y según indica la documentación a la que ha tenido acceso Público, la empresa adjudicataria, Hacedor de Proyectos, elaboró en febrero de este año la “estructura” de “cinco proyectos de acción cultural para Jorge Azcón como candidato a la alcaldía de Zaragoza” y se encargó de la producción de un show coocking con gente del mundo de la cultura local que se celebró el día 19 de ese mes y en el que participaron el alcaldable de los conservadores y el presidente provincial del PP, Javier Campoy.

Los trabajos le fueron facturados al PP de Zaragoza esa misma semana por un total de 1.514,92 euros, IVA incluido, que los conservadores pagaron poco después.

El responsable de la empresa, Toño Monzón, que negó cualquier irregularidad, también había colaborado hace unos años en un proyecto financiado por el Gobierno de Aragón con David Lozano, gerente de Zaragoza Cultural, la empresa municipal que gestiona la contrata.

Fuentes de la alcaldía zaragozana declinaron efectuar ningún tipo de manifestación, aunque negaron que hubiera habido irregularidades en la tramitación de la contrata. Desde el PP zaragozano se limitaron a anotar que “fue un acto más, organizado en este caso para dar a conocer el proyecto cultural del partido”.

Una revisión a toda velocidad

La polémica gestión de la contrata arranca el 7 de junio de este año, cuando el concejal de Cultura de ZeC (Zaragoza en Común), Fernando Rivarés, formaliza con K de Kalle Teatro de Animación, una asociación cultural que engloba a una veintena de compañías y artistas locales, el contrato para la dirección técnica de la cabalgata por un importe de 22.190 euros.

Un informe del área de Cultura señalaba entonces esta opción como “la más idónea” para preparar la cabalgata por su “gran experiencia en la organización de eventos teatrales de gran formato de calle”. “La compleja organización de esta actividad hace imprescindible la contratación”, añadía, por la complejidad que conllevaba “la brevedad de los plazos de ejecución” y la “cantidad de artistas movilizados”.

Más de cuatro meses después, el 17 de octubre, la Intervención municipal emite otro informe en el que indica que ese contrato debe considerarse “nulo de pleno derecho” por haber sido formalizado cuando Rivarés estaba en funciones (faltaban ocho días para la investidura de Azcón) y afectar a “políticas públicas de carácter estratégico”, lo que “excedía el ámbito de la administración ordinaria”.

Los criterios municipales

En esa misma fecha exponen sus proyectos ante un tribunal de Zaragoza Cultural K de Calle, Hacedor de Proyectos y una tercera compañía que había sido invitada por el ayuntamiento para la nueva licitación el 11 de octubre, el viernes de los pilares, para defenderla el jueves siguiente.

“Han tenido muy poco tiempo para preparar el proyecto” de la cabalgata “a diferencia de las otras dos propuestas”, señala el informe del responsable de la Unidad de Planificación, Gestión Cultural y Cooperación, que recomienda “continuar” con la opción de K de Calle pese “a la voluntad del nuevo equipo de gobierno de cambiar el modelo y la dirección artística y técnica” del acto.

El dictamen destaca tres aspectos de la propuesta que resultó vencedora: su menor precio, de 182.000 euros, y el hecho de tratarse de “un proyecto solvente” como ventajas y, como hándicap, que se trate de “una cabalgata que ya se ha realizado” y con la que “se va a repetir la cabalgata que ya se les encargó hace unos años”.

Por el contrario, la jefe de Programación de Zaragoza Cultural señala esta última oferta como “la más completa”; entre otros aspectos, más allá del elenco y la fuerza visual, por “la utilización y el reciclaje de elementos que ya existen en las naves municipales, con una carga de trabajo mínima para las brigadas municipales”.

La Unidad Técnica de Producción, por su parte, se inclina también por Hacedor por suponer “un proyecto llave en mano más económico” y pese a tratarse de “una cabalgata continuista por haberse llevado a cabo en los años 2013, 2014 y 2015”.

La opción elegida, la de Hacedor, incluye por 182.870 euros (IVA incluido) “el compromiso de incorporar elementos renovadores que la distancien de la cabalgata original en la que inspira”, según recoge el informe definitivo, que también hace referencia a su menor presupuesto.

“Nadie me ha regalado un contrato en veinte años”

Toño Monzón, responsable de Hacedor de Proyectos, negó a Público que la adjudicación hubiera incluido ninguna irregularidad. “Tengo una empresa que trabaja para más de setenta ayuntamientos de todos los colores, y si hemos ganado el concurso es porque hemos presentado el mejor proyecto”, dijo.

Sobre su relación con el actual alcalde, cuyo coalición con Cs gobierna bajo la supervisión de Vox, y su colaboración en la precampaña anotó que el PP “es un cliente más” y que Azcón “no decide quién hace la cabalgata, eso quedó en manos de catorce técnicos” de Zaragoza Cultural. Y, en cuanto a su colaboración con el gerente de esa empresa municipal, anotó que “él recibió un encargo del Gobierno de Aragón sobre lectura y me propuso que nosotros hiciéramos la producción. En este mundo todos colaboramos con todos”.

Por último, Monzón recalcó que “habíamos trabajado cinco años en la cabalgata de Zaragoza” antes de la pasada legislatura y que “en veinte años de profesión nunca he ganado un concurso por conocer a alguien o porque me lo hayan regalado”. “No tengo vinculación política con nadie”, añadió.

Más noticias en Política y Sociedad