Público
Público

PP de Móstoles El PP de Móstoles lleva a juicio a un activista  tras un rifirrafe en el que les recriminó ser un "partido corrupto"

La presidenta de los conservadores de Móstoles denuncia a Moisés Blanco por delitos de coacción y amenazas. El activista sostiene que se trata de un "juicio político" y asegura que mantendrá lo dicho aquella noche: "Son unos ladrones y un partido neofranquista, que no entiende de unos mínimos de decencia democrática ni de libertades".

Publicidad
Media: 2
Votos: 6

Mirina Cortés, dirigente del PP de Móstoles / PP Móstoles

Moisés Blanco irá a juicio este jueves tras recriminar a dirigentes del PP en Móstoles que pertenecen a un "partido corrupto", "criminal" y "heredado del franquismo". Mirina Cortés, líder del PP en la ciudad madrileña, y otros cinco miembros de los conservadores le han denunciado por coacción y amenazas. Unos delitos que Blanco niega, sosteniendo que él y el resto del grupo con el que se encontraba esa noche ejercieron "un derecho fundamental de cualquier ciudadano como es el de poder criticar a los representantes públicos".

Los hechos se remontan al pasado 12 de septiembre de 2017 sobre las once de la noche. "Un grupo de vecinos tuvimos que escuchar, en una conversación privada de miembros del PP, comentarios en los que se referían a nosotros como 'chusma' y 'calaña barriobajera", relata el denunciado. La respuesta del grupo fue señalarles como "miembros de un partido convertido en una organización criminal mafiosa que se dedica al robo, al saqueo de lo que es del pueblo para el enriquecimiento y lucro de sus propios intereses privados y un partido heredero del franquismo", explica a Público el activista y militante te Izquierda Castellana. 

Por parte del PP, en la denuncia a la que ha tenido acceso Público, Cortés y el resto de dirigentes aseguran que recibieron "insultos" y "acusaciones" que repetían "sin cesar la violencia verbal" y "claras muestras de odio". Los conservadores hacen referencia como prueba a un vídeo al que también ha podido acceder este medio. En él no hay ninguna muestra de violencia y el denunciado les recrimina que "roben" y "usen coches de lujo" mientras hay "gente que pasa de hambre". "¿La gente qué pasa hambre no son ciudadanos de este país?", insiste Blanco. El vídeo no dura ni un minuto ya que la dirigente del PP dejó de grabar al llegar la Policía Nacional, a la que llamó la concejal Mercedes Parilla. 

Concentración convocada ante el juicio de Moisés Blanco, denunciado por el PP

Siguiendo este relato, Blanco asegura que "lo único que se les dijo es que su partido es corrupto", alegando que es un hecho que "todo el mundo sabe, demostrado por la justicia y difundido por los medios de comunicación". 

Vecinos de Móstoles han convocado una concentración durante el juicio, que será este jueves a las 11.30 en los juzgados de la ciudad madrileña. Al igual que el abogado de Blanco, Erlantz Ibarrondo, denuncian que este caso es "un juicio político en toda la regla". "No es un caso aislado porque cada vez hay menos libertad de expresión, como vemos en la persecución a tuiteros, raperos, a quienes llevan un color indeseable para el Régimen o a quienes critican a esta Monarquía. Lo único que quieren es que les votemos cada cuatro años y el resto del tiempo permanezcamos callados", aseguran. 

Por ello mismo, Blanco sostiene que en la defensa mantendrán lo dicho aquella noche: "Son un partido neofranquista, que no entiende de unos mínimos de decencia democrática ni de libertades ciudadanas y, además, son unos ladrones que roban a manos llenas en detrimento de las clases populares, a las que empobrecen".

Los relatos de los dirigentes del PP y del denunciado no se contradicen sólo en las formas en las que se produjo el hecho denunciado. También en cómo empezó: mientras que Blanco explica que fueron los conservadores los que comenzaron los comentarios despectivos, estos alegan en la denuncia que fueron ellos los que empezaron a "increparles" y que al escuchar los "improperios" de "fascistas, ladrones y corruptos", se acercaron al grupo. Un momento que no está grabado por ninguna de las partes.

Más noticias en Política y Sociedad