Público
Público
Únete a nosotros

Podemos presenta un plan para un apagón nuclear en 2024

El grupo registra en el Congreso una Proposición No de Ley que será debatida el jueves y que plantea el cierre definitivo de las centrales españoles sin esperar a que cumplan los 40 años de vida.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El diputado de Podemos, Juantxo López de Uralde, durante la presentación de la PLN en el Congreso. EFE

MADRID. -El grupo parlamentario de Podemos - En Comú Podem – En Marea ha registrado en el Congreso este martes, coincidiendo con el 30 aniversario del accidente de Chernóbil, una Proposición No de Ley para establecer un calendario de cierre de las centrales nucleares en España. La proposición será debatida en la Comisión de Industria del Parlamento el próximo jueves, cuatro días antes de que venza el plazo para la disolución de las Cortes y la convocatoria inmediata de nuevas elecciones si para entonces sigue sin haber acuerdo entre los partidos.

El texto, que ha sido registrado por el diputado Juantxo López de Uralde, contempla el cierre progresivo de los reactores una vez vayan agotándose las licencias de explotación vigentes para cada una de las centrales aún en activo, sin necesidad de esperar a los 40 años de vida útil para las que inicialmente fueron diseñadas. Podemos propone la no reapertura de Garoña, cuya licencia está ahora pendiente de renovación por parte del Consejo de Seguridad Nuclear; el cierre de Almaraz I, Almaraz II y Vandellós II en 2020; Ascó I, Confrentes y Ascó II en 2021 y finalmente Trillo en 2024.

“La energía nuclear no es limpia, no es segura y no es barata, como nos han querido decir. Si queremos un horizonte 100% renovable no cabe duda de que hay que plantear el apagón nuclear, acompañado de un plan de transición energética, sustituyendo las centrales por energías limpias y renovables”, ha dicho López de Uralde en el Congreso.

El apoyo que pudiera recibir la propuesta de Podemos por parte de los otros grupos parlamentarios es aún inconcreto. Pedro Sánchez también incluyó en su programa de Gobierno un calendario de cierre para las centrales, pero cuando estas cumplieran los 40 años de vida, y no al expirar sus licencias, como propone la PNL y que supondría un adelanto de diez años. La postura de Ciudadanos es ambigua. Aunque todos los grupos, a excepción del PP, han firmado en contra de la reapertura de Garoña, el partido de Albert Rivera no se moja sobre la conveniencia o no del futuro de la energía nuclear.

“Habrá que ver cuál es la disposición de los diferentes partidos con la propuesta y ponerse de acuerdo con las fechas”, ha dicho Uralde. "Es el momento de plantearlo, la mayoría de la ciudadanía apoyan programas electorales que no contemplan la ampliación de los permisos a las centrales nucleares", ha añadido Raquel Montón, responsable de la campaña de nucleares de Greenpeace.

Actualmente no existe ninguna normativa que estipule cuánto tiempo puede estar funcionando una central. Aunque ha habido iniciativas anteriores que intentaron fijar por ley un calendario de clausura, finalmente nunca se llevaron a cabo y ningún gobierno se ha comprometido hasta ahora con un apagón definitivo. La Ley de Sostenibilidad Económica del PSOE estableció un límite de 40 años, pero más tarde eliminó este punto en un pacto con CiU.

La industria (Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa son las únicas propietarias de las centrales españolas) ha manifestado al Gobierno su interés por alargar la vida de estas instalaciones hasta los 60 años, una iniciativa por la que sólo el Partido Popular se ha mostrado abiertamente a favor.

Más noticias en Política y Sociedad