Público
Público

El presidente Sánchez abre el melón sobre la inviolabilidad del rey y recula

Moncloa dice ahora que las palabras del jefe del Ejecutivo son sólo una "reflexión", mientras el número tres del PSOE asegura que "no hay ninguna propuesta" para reformar la Constitución en ese sentido. Sánchez dice que "tenemos un jefe del Estado contemporáneo" y da a entender que estaría a favor de que esta modificación constitucional fuese tramitada

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Pedro Sánchez con el rey Felipe VI el día de su toma de posesión como presidente del Gobierno, en el Palacio de la Zarzuela. REUTERS/Pool/Emilio Naranjo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto sobre la mesa el debate sobre la supresión de la inviolabilidad del rey prevista en la Constitución, una propuesta que, desde el Palacio de la Moncloa y desde el PSOE, han calificado de una mera "reflexión".

En una entrevista con motivo del 40 aniversario de la Constitución, Sánchez ha declarado que "sin duda alguna" la inviolabilidad del rey que recoge el artículo 56 de la Constitución se ha quedado vieja y ha declarado que está convencido de que el propio Felipe VI sería favorable a que se eliminara esa prerrogativa en una eventual reforma constitucional.

Fuentes de Presidencia del Gobierno señalan que se han producido "distintas interpretaciones" de las palabras del Pedro Sánchez, y aseguran que "no hay ninguna propuesta de reformar la Constitución en ese aspecto".

Estas fuentes señalan también que, en sus declaraciones, el propio jefe del Ejecutivo subraya que esa modificación de la Constitución sería por la vía que se conoce como "reforma agravada", que supone unos trámites y unas condiciones largas y complicadas, lo que "la impide abordarla en estos momentos".

La reforma agravada de la Constitución requiere los siguientes pasos: primero, la reforma debe ser aprobada por el Congreso y el Senado con una mayoría de dos tercios; luego, deben disolverse las Cortes y celebrar elecciones; las nuevas cámaras tienen que ratificar la reforma por mayoría simple; posteriormente, se debe concretar el texto de la modificación constitucional, que tiene que ser aprobado por una mayoría de dos tercios de cada cámara; finalmente, la reforma aprobada por las Cortes debe ser sometida a ratificación en referéndum.

Sánchez, en una entrevista en Telecinco, confirmó estos extremos al asegurar que él personalmente es partidario de que se limite la inviolabilidad del Rey recogida en la Constitución, pero que esta reforma no se incluirá en real decreto que suprime los aforamientos al ser una reforma agravada que necesita otras mayorías.

El presidente del Gobierno dio a entender que el Rey Felipe VI estaría a favor de dicha reforma, y elogió la figura el monarca, de quien dijo que "tenemos un jefe del Estado contemporáneo que defiende la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático o la diversidad territorial de España".

Solo existe una "opinión"

En parecidos términos se ha expresado el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quien ha asegurado que "no hay ninguna propuesta" del Gobierno para revisar la inviolabilidad del rey y que solo existe una "opinión" expresada por el presidente del Ejecutivo.

"La posición oficial es que no hay ninguna propuesta de revisión" ha subrayado el número tres del Partido Socialista.  "Lo demás son opiniones, obviamente, incluso del propio presidente del Gobierno y de quien haga falta", ha añadido, pero ha insistido en que "lo que cuenta" es que la posición del Gobierno es que "no hay ninguna propuesta dirigida a esa cuestión".

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, ha rechazado el planteamiento de Pedro Sánchez a favor de suprimir la inviolabilidad del rey. Tras recalcar que el Gobierno socialista "se equivoca" si cree que ése es el "problema de España", ha afeado al jefe del Ejecutivo que "intente contentar a los independentistas en pleno desafío contra la unidad de España".

Más noticias en Política y Sociedad