Público
Público

Los Presupuestos de "emergencia y reconstrucción", la prioridad tras vencer al coronavirus

Tras el anuncio del "escudo económico y social" aprobado por el Gobierno para hacer frente al coronavirus, Sánchez aseguró que intentará pactar las nuevas cuentas públicas con todas las fuerzas políticas. El presidente no explicitó a qué ejercicio presupuestario se refería, pero todo apunta a que serán las Cuentas para 2021. No consta que ningún partido haya reaccionado al llamamiento.

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en Consejo de Ministros. EFE/EPA/JM Cuadrado Jiménez

Manuel Sánchez / Alejandro L. de miguel

El Gobierno aprobó este martes un "escudo económico y social" contra el coronavirus, que supone un "esfuerzo enorme y decidido", que el jefe del Ejecutivo tildó de ser "la mayor movilización económica y social de recursos de nuestra democracia".

Pedro Sánchez afirmó que esta "colosal" movilización de recursos, para "no dejar a nadie atrás", va a requerir de unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de "emergencia" y "reconstrucción". Y esta es la prioridad máxima del Ejecutivo tras haber aprobado el plan de choque.

El Gobierno ha pasado de afirmar que las cuentas públicas para 2020 son "más importantes que nunca", a reclamar el apoyo de todas las fuerzas políticas para los nuevos Presupuestos, sin aclarar si su intención es aprobarlos para 2020 o para 2021. 

Lo único que parece claro, en base a las palabras de Sánchez, es que la previsión es volver a abordar este asunto una vez controlada la expansión del virus, y esto puede llevar varias semanas, quizás meses.

"El Gobierno tiene interés y voluntad de presentar unos Presupuestos de reconstrucción social y económica que impliquen haber vencido definitivamente al virus, y situarnos mirando hacia el futuro olvidando esta pandemia y recuperar el vigor económico y social", clamó el jefe del Ejecutivo el martes.

Sánchez admitió las dificultades de hacer un Presupuesto con todas las previsiones económicas alteradas

 Y, si hace un par de semanas Público avanzó que el Gobierno temía tener que revisar el cuadro macroeconómico ya aprobado en el Congreso de los Diputados por el impacto económico, laboral, social y político del virus, ahora Sánchez ya deja ver que los Presupuestos dependerán de unas previsiones imposibles hoy por hoy. "Esos Presupuestos hay que hacerlos con las previsiones económicas que ahora no tiene ningún organismo, porque es muy difícil evaluar el impacto de la crisis", afirmó.

La oposición no recoge el guante

Por otra parte, hasta ahora ninguna de las grandes fuerzas con representación parlamentaria ha recogido el guante lanzado por el presidente. La semana pasada, Ciudadanos se ofreció a apoyar unas nuevas cuentas, y su líder, Inés Arrimadas, volvió a tender la mano en una entrevista en ABC, el domingo.

El requisito de Ciudadanos era que las nuevas cuentas incluyeran un fondo de contigencia de 10.000 millones para paliar esta crisis, además de una "moratoria generalizada de impuestos". El primero está más que superado, el segundo parece imposible. Por otro lado, el PP ya rechazó firmar un "cheque en blanco" para unos presupuestos "extra sociales", el escenario de la semana pasada.

El líder de los conservadores, Pablo Casado, ha combinado durante estos días sus críticas al Ejecutivo con sus constantes promesas de lealtad y apoyo. Hasta la fecha, y pese al cambio de escenario, no consta que el PP esté dispuesto a girar 180 grados en lo que a los Presupuestos se refiere.

Por si fuera poco, el pasado viernes, fuentes del grupo parlamentario de Unidas Podemos consideraban "ciencia ficción" la posibilidad de que Ciudadanos apoyase unas cuentas extrasociales, saliendo de la "lógica austeritaria".

ERC, por su parte, hizo llegar que prefería negociar ya los Presupuestos de 2021 a partir de septiembre, no garantizando en ningún momento su apoyo. No obstante, si Ciudadanos mantiene su ofrecimiento, no serían necesarios los votos del partido republicano.

No obstante, vista la volatilidad del escenario, las claves de hace días pueden haber caducado. En los últimos días, tras tensas reuniones, PSOE y Unidas Podemos han superado muchas diferencias para acordar estas medidas, pero aún faltan medidas por aprobar. Y la situación sigue cambiando.

Más noticias