Público
Público
LA DICTADURA FRANQUISTA

Primer juicio de los Franco contra la prensa por informar de la fortuna del dictador

Se abre la veda judicial para que los nietos de Franco puedan ir contra los periodistas que informen sobre el origen de la fortuna del dictador. Existe un precedente, en 1996, cuando Francis Franco perdió la demanda contra un semanario por desvelar sus negocios. El primer juicio, por lo civil, se celebrará el próximo 18 de marzo, pero también está activada la vía penal.

Cinco de los nietos de Francisco Franco portan su féretro tras la exhumación del dictador, el pasado 24 de octubre de 2019.
Cinco nietos del dictador portan su féretro tras su exhumación, el pasado 24 de octubre de 2019. -Pool/EUROPA PRESS

El próximo 18 de marzo está prevista la celebración de un juicio histórico en el juzgado de primera instancia 43 de Madrid: los nietos de Francisco Franco contra varios periodistas españoles que informaron sobre el origen de la fortuna del dictador en un programa de televisión en julio de 2018. Los descendientes de Franco piden una indemnización conjunta y solidaria de 50.000 euros y la destrucción del programa, por considerar que en él se vertieron afirmaciones que suponían una intromisión en el honor, a la intimidad, a la propia imagen personal y familiar.

El programa en cuestión es En el punto de mira, de Cuatro, perteneciente de Mediaset, que también está demandada. Los intervinientes en aquel espacio donde se trató la herencia y la fortuna de Franco son los dos directores del programa, Juan Serrano y Lorena Correa; tres reporteros -Pablo de Miguel, Juan Carlos González y Carla Sanz; los periodistas de investigación Mariano Sánchez Soler y Javier Otero Bada; Carlos Babío, exconcejal de la localidad gallega de  Sada, donde se ubica el Pazo de Meirás ; y el tertuliano Jimmy Giménez Arnau, que estuvo casado con una nieta de Franco.

Según consta en la demanda de los siete nietos del dictador, las afirmaciones realizadas en el programa les ha supuesto "una situación de hostilidad, incitando a la discriminación, el odio o la violencia" que desde su emisión habrían venido sufriendo. Sin embargo, Mariano Sánchez Soler, uno de los periodistas demandados, afirma que "se limitó a dar datos procedentes de una rigurosa investigación periodística", dice a Público. "Mi participación en aquel programa no duró más de un minutos y medio y únicamente me referí a los datos que he podido comprobar en mis investigaciones, plasmadas en mis libros".

Sánchez Soler es autor del conocido libro La Familia Franco S.A. donde explica  los negocios y los privilegios de la saga del dictador. Además, hace un mes publicó una nueva obra: Los ricos de Franco, una investigación sobre los grandes magnates de la dictadura y sus conexiones actuales. "Dije,entre otras cosas, en el programa que la hija de Franco hacía constantes viajes a Suiza pero que nunca se ha investigado el posible patrimonio que la familia Franco pudiera tener allí", cuenta Sánchez Soler. También se refirió a "los regalos que dos veces por semana, en audiencia, recibió Franco durante cuatro décadas; sus posesiones en el extranjero; la aparición de sus familiares en los Papeles de Panamá o en la amnistía fiscal de Montoro. Todo demostrable", subraya el periodista y escritor.

La vía penal sigue adelante

Antes de esta demanda civil por el Derecho al Honor, los nietos de Franco interpusieron, en julio de 2019, dos querellas por calumnias e injurias contra este programa de Cuatro y sus participantes y contra el programa de La Sexta Equipo de Investigación. Ambas fueron archivadas. "Los jueces de instrucción entendieron que los nietos de Franco no estaban legitimados para interponerlas porque la persona presuntamente ofendida está fallecida", explica el abogado Enrique Botella, defensor de Mariano Sánchez Soler. Este letrado pone el ejemplo de la querella contra Javier Ortega Smith por un delito de odio contra las Trece Rosas para explicar que en estos casos, cuando las personas están fallecidas, se extingue, según la doctrina del Tribunal Constitucional, la acción penal en los casos de injurias y calumnias. 

Sin embargo, los Franco recurrieron en apelación el archivo pero solo en el caso de la querella contra Cuatro. La sorpresa llegó el pasado mes de agosto, cuando la Audiencia Provincial de Madrid les dio la razón y ordenó al juzgado de instrucción 39 de Madrid la reapertura de la causa. Así que son dos vías las que tienen abiertas las nietos del dictador para ir contra la prensa que informe sobre el régimen franquista. "Es una vergüenza. Cómo es posible esta desmemoria", clama Sánchez Soler. Su abogado explica que aún no le han dado, desde el juzgado, el traslado de las actuaciones "por lo que desconozco la motivación de la Audiencia de Madrid para ordenar que la querella se investigue, pero mi cliente tuvo que declarar el pasado 3 de diciembre. Las dos vías, penal y civil, a la vez son incompatibles, así que ya veremos lo que pasa", sostiene Enrique Botella.

Es la primera vez que los nietos de Franco, agrupados como la familia Martínez Bordiu-Franco, emprenden acciones legales contra la prensa. Pero el mayor de ellos, Francis Franco, ya lo hizo en 1996 contra la revista Tiempo por una reportaje firmado también por Mariano Sánchez Soler. Era una demanda por vulneración del Honor y la perdió el primogénito de Carmen Franco. Pedía 10 millones de pesetas (60.000 euros de indemnización) por las informaciones vertidas en un reportaje sobre sus "turbios" negocios en la finca de Valdefuentes (Madrid), que supuso el gran pelotazo urbanístico en democracia para esta familia.

El juez desestimó las pretensiones del nieto de Franco porque se impuso el Derecho a la Información y además, subrayó, que era una información contrastada, según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Público. El pasado mes de marzo los nietos del dictador interpusieron una demanda en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo contra el Gobierno español por la exhumación del dictador. Parece que la veda judicial se abre para los Franco.


Más noticias de Política y Sociedad