Público
Público

El PSC pide un "nuevo pacto de Estado para Catalunya" para solucionar el conflicto

Los socialistas catalanes finalizan su congreso presentándose como una alternativa de gobierno al independentismo. El ministro Ábalos pide a ERC no dejar escapar "la oportunidad" para una resolución por la vía del diálogo.

El líder del PSC, Miquel Iceta y sus compañeros de formación cantan 'La internacional'.- EFE

Semana intensa en la familia socialista en Catalunya, que estos días ha acaparado la atención de los medios de comunicación, que esperaban una posición oficial del PSC sobre la inmersión lingüística o la cuestión nacional. Con el lema 'Justicia social, feminismo, ecología', los socialistas catalanes han concluido hoy su 14º congreso, en el que se ha elegido la nueva ejecutiva, liderada nuevamente por Miquel Iceta. El congreso ha acogido a 1.069 delegados, más de 483 observadores y 217 invitados, entre los que representantes de otros partidos como el PDeCAT o Podemos o el presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), Fernando Sánchez Costa.

"Ya sé que soy muy dado a ello, pero intentaré no alargarme", ha bromeado Iceta al subir al escenario en el acto político que ha servido para cerrar el cónclave. El primer secretario del PSC ha comenzado su discurso reivindicando los orígenes del partido y los "cimientos muy sólidos" que le han permitido sobrevivir a la "tormenta" y convertirse en "una alternativa a la actual desbarajuste". En su discurso, Iceta ha propuesto un "cambio de rumbo" que "nos lleve lejos del escenario de confrontación y declive" y de "la política de la queja y el victimismo" que ha atribuido al independentismo. El objetivo de los socialistas, ha asegurado, es hacer de "Catalunya un país ganador", situándola "en primera línea en el progreso de España".

El político socialista ha cargado una vez más contra el soberanismo y ha reclamado "cambiar de prioridades, de gobierno y de presidente". Los independentistas, ha insistido, "han puesto en riesgo la unidad civil y la convivencia entre los catalanes" y "han fracasado en sus objetivos". "Jugando a la confrontación se ha perdido una herramienta básica, que es la cooperación con el resto de pueblos de España", ha lamentado al añadir que "hay que dejar la confrontación y apostar por la cooperación".

Una coalición amplia para un nuevo pacto de estado

"Hemos sido capaces de superar la crisis y convertirnos en el segundo partido de Catalunya", ha sacado pecho el líder socialista antes de presentar la hoja de ruta de los socialistas, basada en cinco puntos: "Impulsar una Catalunya unida que reconozca su pluralidad", garantizar el progreso económico y la creación de puestos de trabajo dignos y estables, asegurar la justicia social, fomentar un desarrollo económico y territorial sostenible que tenga en cuenta la emergencia climática y promover la igualdad de género.

Para alcanzar estos objetivos, ha extendido "la mano a la izquierda y el centro" para construir "una amplia coalición" para cerrar "un pacto de estado para Catalunya". Este debería concluir con "un autogobierno más sólido, una mejor financiación para Catalunya y una España federal en la que Catalunya se sienta no sólo cómoda, sino protagonista". Una Catalunya "donde la legalidad sea respetada y, si conviene, a través de las mayorías y procesos necesarios, pueda ser reformada".

Iceta también ha tenido críticas para la derecha que, "de manera interesada, como sólo la derecha sabe hacerlo, está diciendo que el PSC ya no es constitucional". "De la Constitución hay quien no conoce más que el artículo 155, bien, van mejorando", ha ironizado, "pero también hay otros artículos", como el que han servido para impulsar "el nivel de autogobierno más alto de Catalunya". Si la Constitución debe reformarse, ha concluído, es "para hacerla mejor, no para volver a la España de una y no cincuenta y una que decían algunos".

"En Catalunya hay conflicto”

No menos esperada ha sido la intervención de José Luis Ábalos, miembro del equipo negociador del PSOE con ERC. Se ha felicitado por la organización del congreso, que ha transmitido una "una imagen necesaria" para poner "cordura, nosotros decimos cordura" a la situación. El ministro de Fomento en funciones ha descrito las negociaciones como "un momento crucial, podría decir que interesante, pero llevamos tantos momentos interesantes que podríamos decir que nos apetece algo menos atrevido".

Para Ábalos ahora mismo está en juego "la gobernabilidad de España". "Hay que entenderse con la izquierda", ha declarado a la hora de criticar el "cinismo" de la derecha, a la que ha acusado de falta de responsabilidad de estado. "No queda más que lo que nos dejan", ha explicado, "a la derecha no le importa la gobernabilidad, es como si dijeran: ya que no he ganado las elecciones, me vengo". A diferencia de una derecha "acomplejada por una ultraderecha y que se ha quedado sin discurso", los socialistas se han entendido "con aquellos con los que teníamos nuestras reservas". "Igual de malos son aquellos que quieren romper España que aquellos que quieren asfixiarla", ha remachó.

Finalmente, ha reconocido que hay un conflicto en Catalunya. "De conflicto, hay, vaya sí lo hay", ha comentado. Con todo, se ha mostrado optimista con las negociaciones: "Es una oportunidad para aquellos que piensan que los conflictos se solucionan por la vía del diálogo", un diálogo, ha terminado, que "si no se aprovecha también se perderá".

Polémica lingüística

Antes de la clausura, la diputada y desde el congreso viceprimera secretaria, Eva Granados, ha defendido la nueva política lingüística que plantea el partido, uno de los temas que más titulares y críticas ha dado estos días. Aunque finalmente, la ponencia política hace una mención explícita a la inmersión lingüística en catalán, Granados ha defendido el trilingüismo en las escuelas para poner fin a las "deficiencias en el aprendizaje de lenguas". El PSC se plantea ahora "que se aprenda el inglés como se aprende en Suecia" y ha señalado, no sin polémica, que "Catalunya tiene dos lenguas de comunicación y las sentimos como propias e identificamos la riqueza lingüística en positivo".