Público
Público

El PSOE andaluz arremete contra Moreno tras la confesión de Bárcenas y el PP replica con los ERE y la Faffe

La implicación de Arenas en los sobresueldos en B causa una bronca política en Andalucía

El senador y presidente de honor del PP-Andalucia, Javier Arenas (c-i), saluda al líder del PP-A, Juanma Moreno, en el Parlamento andaluz que acoge el debate de investidura. EFE/José Manuel Vidal
El senador y presidente de honor del PP-Andalucia, Javier Arenas (c-i), saluda al líder del PP-A, Juanma Moreno, en el Parlamento andaluz que acoge el debate de investidura. Imagen de archivo. –EFE/José Manuel Vidal.

La confesión ante la Fiscalía Anticorrupción de Luis Bárcenas, exgerente y extesorero del PP, en la que implicaba a Javier Arenas –factótum del partido en Andalucía durante décadas– en el cobro de sobresueldos en B, fuera presuntamente del control de la Hacienda Pública, ha provocado una bronca política de alto voltaje y gruesos adjetivos en Andalucía.

Por un lado, el PSOE disparó al presidente con dureza y el diputado Carmelo Gómez manifestó que Juanma Moreno, "debería dar explicaciones a los andaluces y andaluzas" y "aclarar" si "recibió más de 600.000 euros en sobresueldos" de la caja B del PP, como han señalado algunos medios de comunicación. Luego, agregó que el actual presidente de la Junta "estaba allí y era colaborador directo de Bárcenas" cuando se produjo "el mayor escándalo de corrupción que ha tenido este país".

Por otro lado, el coordinador de IU, Toni Valero, también le pidió cuentas a Moreno. "Llama mucho la atención" que Moreno "esté callado", cuando "era miembro de la dirección nacional" del partido y "se cobraban esos sobres en negro fraudulentos". Así, Valero reclamó explicaciones, que se pida perdón y se reconozca el daño causado". Sobre todo, porque "Moreno puso como senador autonómico a Arenas, que está en la lista de los que han cobrado estos sobresueldos fraudulentos". "No merecemos el silencio de Moreno", agregó Valero.

El PP replica

El PP replicó a los socialistas, a su vez, apuntando a Susana Díaz, a quien el vicesecretario del PP andaluz, Toni Martín, tachó de "cadáver político". Solo le queda "mentir y difamar", agregó.

Martín, además, cargó contra el diputado Gómez. "Ella manda a un segunda fila, que estuvo a sueldo de Juan Lanzas [implicado en el caso de los ERE], para que diga lo que ella no se atreve a decir". "Estas supuestas lecciones que nos quieren dar desde el PSOE" las hace alguien "que estuvo imputado cinco años por un caso de corrupción y que no fue condenado básicamente porque prescribió la causa". "Un señor que estuvo imputado, como otros 22 compañeros suyos, es el que sacan ahora para dar lecciones", finalizó Martín, según recoge Europa Press. 

La causa contra Gómez fue archivada por el TSJA, por un lado, por prescripción del presunto delito, y por otro, porque no se hallaron "indicios suficientes" para abrir una investigación penal en su contra, ya que "tan sólo” se presentaba en la exposición razonada elevada por la juez María Núñez Bolaños "una hipótesis excesivamente abierta y carente de elementos de corroboración".

Además, la diputada Ana Vanessa García, portavoz del PP en la comisión parlamentaria de la Faffe, afirmó que existía un "pacto de silencio dirigido por Susana Díaz para esconder la corrupción socialista en la Faffe". "Quieren que los andaluces se olviden que el PSOE en la Junta montó un chiringuito para colocar a socialistas que cobraban sin trabajar, donde se dilapidó el dinero de todos los andaluces en prostíbulos, fiestas; en todo, menos en formar y conseguir puestos de trabajo para los parados andaluces que es para lo que fue creada", manifestó.

Más noticias