Público
Público

Gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos extienden la coalición de Gobierno al Congreso

Los grupos parlamentarios pactan una comisión permanente de seguimiento del programa de Gobierno en la Cámara Baja, un procedimiento de resolución de discrepancias y una estrategia de comunicación conjunta. 

Dirigentes del PSOE y de Unidas Podemos en la firma del protocolo de actuación parlamentaria en el Congreso./ Podemos

beatriz asuar

El PSOE y Unidas Podemos han firmado un protocolo de coordinación para la actividad parlamentaria en el Congreso y acordar las normas del Gobierno conjunto. Un acuerdo con el que quieren garantizar la "estabilidad" de la coalición y que supone la creación de una comisión permanente de seguimiento del programa de Gobierno, un procedimiento de resolución de discrepancias y una estrategia de comunicación conjunta. Los miembros de cada grupo, además, se comprometen a tener la "máximo discreción" con las negociaciones y los acuerdos.

En el documento pactado entre los dos grupos se acuerda crear una "comisión permanente del seguimiento del acuerdo" en los primeros 30 días desde la formación del Gobierno. El objetivo es "revisar el funcionamiento de la coalición y el cumplimiento de los objetivos propuestos" así como "coordinar la acción entre ambos socios". 

Esta comisión permanente estará formada por dos representantes de la Presidencia del Gobierno, dos de la Vicepresidencia Primera, dos de la Vicepresidencia Segunda, un representante de la Secretaría de Estado de Comunicación, un representante del área de comunicación de la Vicepresidencia Segunda y un representante de cada grupo parlamentario. 

También se formará otra comisión de seguimiento parlamentario, centrada en dar apoyo desde el Congreso a la coalición. En esta comisión los partidos deberán explicar las iniciativas parlamentarias que presenten y que puedan afectar al acuerdo de Gobierno y, para que estas finalmente sean presentadas, ambos grupos tendrán que llegar a un acuerdo y "posición conjunta de voto". 

Sobre la estrategia de comunicación conjunta, los dirigentes de cada formación se comprometen a coordinar, consensuar y concertar "las líneas generales de la agenda de comunicación". Siguiendo este protocolo, los ministerios deben informar a la Secretaría de Estado de Comunicación y a los gabinetes de comunicación de cada partido de "los principales anuncios y compromisos que se vayan a realizar".

Además, acuerdan que los ministros "evitarán opinar o dar publicidad a proyectos de otros ministerios antes de ser refrendados por el Consejo de Ministros".

Respecto a las discrepancias, se acuerda que las que afectan a la coalición se resuelvan en la 'Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo" mientras que las diferencias políticas en la Comisión de Seguimiento Parlamentario. Asimismo, si se da el caso de una reestructuración del Gobierno, se mantendrá el número de áreas gestionadas por cada partido. Si hay una "alteración sustancial", se tendrá que volver a abordar el acuerdo inicial de la coalición.

El procedimiento de resolución de discrepancias también asume que "en casos excepcionales" se acordará en la Comisión Permanente el "alcance" y la "publicidad" que los partidos puedan dar en el grupo y en los medios de comunicación. 

En la negociación y en la firma de este acuerdo han trabajado varios dirigentes de cada partido: Adriana Lastra y Rafael Simancas por parte del PSOE e Irene Montero, Ione Belarra y Jaume Asens por parte de Unidas Podemos.