Público
Público

Rebelión autonómica contra el objetivo de déficit impuesto por Montoro

La carta de Puigdemont a varios presidentes autonómicos para constituir un frente contra Hacienda encuentra eco. Ximo Puig atribuye el déficit a la amnistía fiscal y a la "reforma imprudente" del IRPF.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (i), junto al vicepresidente y conseller económico de la Generalitat, Oriol Junqueras (d). EFE/Javier Lizón

MADRID.- La desviación del déficit -un 1,66% del PIB, casi un punto de desviación sobre el objetivo fijado- ha obligado al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, a trazar un plan de corrección, que ha decidido centrar en las comunidades autónomas. Las principales medidas que propone Montoro a las comunidades son: ultimar planes económicos para utilizar los recursos adicionales -que llegan a los 10.000 millones-, firmar acuerdos de no disponibilidad de créditos y limitar el gasto.

Desde el Ministerio de Hacienda, entre el miércoles por la noche y el jueves por la mañana, se envió una carta a 12 gobiernos regionales informando del plan para corregir la desviación del déficit. Las comunidades han mostrado su rechazo al plan de corrección de Montoro.

La rebelión autonómica para hacer frente al plan del ministro de Hacienda para corregir el déficit, arranca con los contactos que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha tenido con los presidentes de otras cinco autonomías.

Puigdemont ha llamado a los presidentes de Baleares, Comunitat Valenciana, Aragón, Extremadura y Andalucía para expresar que Catalunya "estará al lado" de estas comunidades que "sufrirán" nuevos recortes. El president de la Generalitat ha calificado de "inaceptable" la petición de congelación de gasto del ministro de Hacienda.

"Catalunya estará al lado de estas comunidades que sufrirán los recortes con los que amenaza Montoro", asegura Puigdemont. "Todas las medidas de recuperación están en riesgo y esto tiene un nombre, que es el de Montoro, pero en realidad es un sistema al que representa esta persona que pone en riesgo la potencialidad del crecimiento de las empresas y el logro de los derechos laborales", añade.

"El problema grave es en la Seguridad Social"

En la línea de Puigdemont se ha expresado el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien ha asegurado que después de 18 meses sin que el Ministerio de Hacienda "hiciera nada", "ahora, de golpe y porrazo, aparece esto, con un Gobierno en funciones y a tres semanas de la evaluación de la estabilidad de España ante Europa".

Para Fernández Vara, Montoro "está colocando el foco en las comunidades autónomas, por lo que no enfoca en otro" sitio. Donde hay un "problema grave es en la Seguridad Social, donde estamos pagando las pagas extraordinarias de los pensionistas con los fondos de reserva y no con los ingresos corrientes". añade.

El presidente extremeño ha querido dejar claro el mensaje que lanza a Montoro, con referencia a su plan: "Eso no lo vamos a hacer haciendo soportar a la gente más recortes".

"Ni un recorte más" en Andalucía

En Andalucía, el rechazo al plan de corrección de déficit de Montoro tampoco se ha hecho esperar. Según informa la Cadena Ser, tras una llamada de Mariano Rajoy a Susana Díaz, la presidenta andaluza le ha reconocido al presidente del Gobierno en funciones que no hará "ni un recorte más".

La Junta andaluza mantiene así su negativa a restar 600 millones de su presupuesto porque considera que las comunidades soportan el peso de los servicios sociales y que no tienen por qué cargar con asuntos que corresponden al Estado. 

Solución conjunta al problema del déficit

Por otra parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido al igual que Puigdemont, la necesidad de que se convoque una conferencia de presidentes autonómicos para buscar una solución conjunta al problema del déficit, y ha instado a autoconvocarla si no lo hace el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A su juicio, el problema de déficit que sufre este país "es de todos" y "no tiene ningún sentido que una administración -en referencia al Gobierno central- sea la que decida, porque no es el planteamiento ni lógico ni constitucional".

"La desviación del déficit de las administraciones públicas españolas no se puede residenciar" en las autonomías.

El president de la Generalitat Valenciana "está dispuesto a asumir la parte correspondiente para finalmente cumplir el objetivo de déficit, pero con nuevas circunstancias y con nuevos acuerdos respeto a la distribución del déficit". Aun así, ha recalcado que "la desviación del déficit de las administraciones públicas españolas no se puede residenciar" en las autonomías. Para Puig, ese desvío hay que "residenciarlo en decisiones políticas, como una reforma fiscal absolutamente imprudente", la desviación en la Seguridad Social o "todo lo relacionado con la amnistía fiscal".

"Tenemos un problema que es el déficit y hay que abordarlo de manera sensata y colectiva y asumiendo que hay que dar una respuesta que no puede pasar por la satanización de las comunidades autónomas", remarca Puig.

El último en pronunicarse respecto a las intenciones de Montoro sobre la corrección del déficit ha sido el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, quien ha asegurado que las comunidades autónomas "en general" han cumplido con el objetivo de déficit y, por tanto, "no pueden pagar la irresponsabilidad de las cuentas del Ministerio de Hacienda".

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "hizo unas cuentas irresponsables, ocultó y maquilló los objetivos del déficit para llegar a las elecciones generales del 20 de diciembre guardándose en un cajón las tijeras", ha señalado Errejón.

Errejón coincide con Fernández Vara en denunciar "que las comunidades autónomas son las grandes sostenedoras del gasto social y del mantenimiento de los servicios públicos". Por ello, ha señalado al ministro de Hacienda que las comunidades autónomas "no pueden pagar las facturas escondidas del Gobierno central y del PP, a las comunidades autónomas no se les puede tratar como Merkel trata a España".

Más noticias en Política y Sociedad