Público
Público

La repetición de curso deberá estar justificada y otras claves del fin del año escolar

La evaluación "siempre ha estado en manos de los equipos docentes", que son "quienes conocen los rasgos de cada alumno". "Son ellos quienes van a decidir", asegura la ministra de Educación Isabel Celáa.

Un docente habla por su teléfono móvil en un aula desierta en un colegio público de Madrid.. - EFE
Un docente habla por su teléfono móvil en un aula desierta en un colegio público de Madrid.. - EFE

raúl bocanegra

La ministra de Educación, Isabel Celaá, compareció este miércoles para explicar los aspectos fundamentales del documento que el Gobierno trabaja con las Comunidades Autónomas en el que quedarán plasmadas las directrices fundamentales sobre qué hacer con el curso escolar.

"El sistema educativo se enfrenta ante un reto sin precedentes", dijo Celáa y para afrontarlo recetó, por un lado, "coordinación y dialogo con las CCAA": "Tienen sus competencias intactas. Somos un Estado Autonómico". Y por otro, lo mismo, "coordinación y diálogo" con la comunidad educativa "para ir todos a la vez".

La idea fundamental que trasladó Educación es que la suspensión de las clases presenciales no perjudique a nadie y por ello, recalcó la ministra, "el tercer trimestre tendrá un valor de diagnóstico y formativo". Además, "la promoción de curso será la norma general, como siempre lo ha sido" y "la repetición de curso deberá estar justificada".

En paralelo, aseguró Celáa, se adaptará el currículo del curso 20-21 para que ningún elemento esencial, integral de la educación que no haya podido trabajarse en este tiempo, se quede en el tintero. "Es decir", resumió, "este tercer trimestre tendrá un valor de medidas de refuerzo y además habremos de trabajar en el curso que viene".

Estas son las otras claves fundamentales de lo expresado por la ministra y su equipo.

Aprobado general, una medida injusta

Celaá compareció acompañada del Secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, y de la secretaria general de Formación Profesional, Clara Sanz. Los tres dejaron claro que las medidas negociadas con las Comunidades no recogen en ningún caso un aprobado general, una opción que consideran "injusta".

"El curso continúa y el aprobado general sería una medida injusta. Hay alumnos que se esfuerzan porque quieren desarrollar destrezas. Este acuerdo no concibe esa medida. No hay aprobado general. Establecemos medidas de evaluación: El tercer trimestre tendría que ser computado de manera positiva, no podría ser computado de manera negativa", dijo la ministra.

"Ello nos permite continuar de manera equilibrada desarrollando conocimientos en nuestros alumnos. Acompañarles en un momento en que necesitan ayuda emocional", resumió Celáa.

Repetición de curso y evaluación

En realidad, en espíritu, todo seguirá igual. Será, como hasta ahora, el docente, el profesor o profesora, quien decidirá sobre cada alumno en función de su actividad y deberán tener en cuenta que el tercer trimestre, el afectado por la Covid-19, tendrá un valor formativo y de diagnóstico. "Siempre ha estado en manos de los equipos docentes quienes conocen los rasgos de cada alumno. Son ellos quienes van a decidir", dijo Celáa

"Hay un principio clave en esto. Las personas que mejor conocen al alumnado son sus docentes. Tienen que tener la confianza de padres y madres porque lo que están haciendo es serio, capacitado y responsable", dijo el secretario de Estado Tiana.

"Hablamos de evaluación comprensiva global continua e integral, no hablamos de suspensos o aprobados. Todo lo que no pueda ser trabajado en este curso será en el siguiente", agregó Tiana.

"Nada impide que pueda haber actividades de evaluación que permitan que el alumno que no ha recibido notas satisfactorias pueda hacerlo en el tercer trimestre", dijo Celáa. "La idea es que la promoción sea general y la excepción sea la repetición", agregó.

La ministra rompió una lanza por la profesionalidad del profesorado y apostó por la evaluación continua integral del alumno. "Es a lo que queremos que lleguen los profesionales". Así, explicó: "La evaluación será continua y acentuará su carácter diagnóstico y formativo. Hemos de valorar los avances realizados y los déficits que hayan producido en cada uno de los alumnos con objeto de programar medidas de recuperación".

Tiana añadió la siguiente idea: "La práctica de la repetición es muy arraigada en España y muy rara en los países de nuestro entorno. Hay otras maneras de recuperar que no sea repetir el curso".

El curso continúa y termina en junio

Se mantiene la duración del curso escolar. "El curso continúa. Ni acaba ahora ni se alargará más allá de junio, excepción hecha de las pruebas para la EVAU. En verano se practicarán actividades de refuerzo combinadas con actividades lúdicas", dijo Celáa.

Durante este tiempo, "se adaptará la actividad lectiva a las circunstancias, con especial atención a estudiantes con dificultad de acceso. Hemos sustituido la actividad educativa presencial por una a distancia que necesita de distintas herramientas para llegar a todos".

Además, "se flexibiliza el currículo y las programaciones didácticas", teniendo en cuenta los aprendizajes y competencias imprescindibles, cuidando de no sobrecargar. "Se aprovechará el tercer trimestre para el repaso y refuerzo con actividades interdisciplinares y debidamente tutorizadas", agregó la ministra.

Formación Profesional

Habrá medidas excepcionales, detalló la secretaria general de FP, Clara Sanz. En primer lugar, habrá una flexibilización de las prácticas, porque condicionan la titulación. "Esta medida afecta a alumnos de segundos cursos. A más de 300.000 estudiantes que debían empezar ahora las prácticas".

Para aliviar la situación, se reducirá la duración de las prácticas de 400 horas al "mínimo posible de 220". Además, dijo Sanz, "hemos permitido sustituirla por un proyecto que simule el entorno profesional".

Los estudiantes del sector sociosanotario que hayan accedido a un contrato de los que ha promovido Sanidad para afrontar la crisis, quedarán exentos de cursar las prácticas, en el caso de estudiantes de último curso.

Además, se flexibiliza la evaluación para que el profesorado decida "en la absoluta confianza de su profesionalidad, bien a partir de la primera y segunda evaluación". Además, al igual que para las enseñanzas primaria y secundaria, "la repetición será de carácter excepcional y se planificará el curso 20-21 teniendo en cuenta estos factores", remachó Sanz.

En el caso de la FP a distancia, que se tiene que acudir a hacer un examen presencial, si la situación lo permitiera, se podría sustituir una prueba telemática o bien utilizar los datos que tenga cada profesor. Para el acceso a la FP de personas que no cumplen con los requisitos académicos "esas pruebas se retrasarán y se harán cuando se pueda".

La EVAU

El pasado 25 de marzo se resolvió este tema, con la decisión de hacer la prueba en las primeras semanas de julio. La ministra agregó hoy lo siguiente al respecto: "No es una prueba más fácil. Es una prueba que incorpora mayor opcionalidad por ser equitativa, en relación a que hay alumnos no han podido cubrir toda la materia. Es un modelo de prueba acordado con todas las CCAA. Perseguimos el plan A y si vemos que no podemos realizar esa prueba presencial, arbitraremos otra fórmula. Todos estamos sometidos a la evolución de la pandemia".

La brecha digital (social)

Al respecto de la llamada brecha digital, la falta de acceso a las nuevas tecnologías, la ministra argumentó lo siguiente: "Todas las CCAA y el Ministerio somos conscientes de que hay alumnos que no tienen conexión por brecha social y digital. Todos sabemos que hay circunstancias excepcionales y en esas circunstancias excepcionales, tenemos que salvaguardar lo esencial".

"En estas circunstancias, lo equitativo, lo justo es que la promoción sea la norma general y que la repetición sea la excepción. Todas las CCAA somos conscientes de que hay alumnos que no están conectados", remachó la ministra.

Más noticias de Política y Sociedad