Público
Público

Elecciones 2019 Rivera se presenta ante Sánchez como "líder de la oposición" y asegura que "Casado ya tiene bastante con lo suyo"

El líder de Ciudadanos se reúne con el jefe del Ejecutivo en La Moncloa durante 50 minutos, la mitad de lo que duró el encuentro con el presidente del PP. 

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sanchez, en su encuentro en el Palacio de la Moncloa, tras las elecciones del 28-A. REUTERS/Susana Vera

Albert Rivera ha querido escenificar -ya desde la noche electoral- una oposición “firme” al gobierno. El acuerdo al que llegó con Sánchez en 2016 todavía lastra a Ciudadanos y es uno de los argumentos más recurrentes del líder del PP para arremeter contra Rivera. Éste ha querido desmarcarse y no es casual que la reunión mantenida este martes en la Moncloa haya durado la mitad (unos 50 minutos) que la de su homólogo en el PP, Pablo Casado. La estrategia de acordar -Ejecutiva mediante- un veto a Sánchez ha dado sus frutos, pues la formación ha pasado de 32 a 57 escaños, y, ahora, se erige como único líder de la oposición ante un PP “en decadencia”.

“Bastante tiene Casado con lo que tiene”, ha subrayado Rivera, que considera que la alusión velada que hizo este lunes el líder del PP para facilitar el gobierno de Sánchez mediante una abstención de Ciudadanos “habla por sí misma”. Rivera se ha comprometido a liderar una oposición “leal, sin mochilas, sin complejos, sin corrupción y con futuro”.

El presidente de Ciudadanos da por hecho el apoyo de Unidas Podemos, la formación de Pablo Iglesias, a la investidura de Sánchez. “No lo van a contar hasta después de las elecciones pero ya en los debates hablaban como si fueran un tándem ya hecho”, ha asegurado Rivera, que también ha recordado los territorios en los que gobiernan conjuntamente. “No hay que ser un lince para saber que van a formar gobierno, tienen 166 escaños y forma de sacar el Gobierno”.

En esta primera reunión, Rivera ha querido mostrar su perfil duro y le ha ofrecido a Sánchez sus 57 diputados y senadores para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Catalunya, una promesa que también formaba parte del programa del Partido Popular y que, sin embargo, Casado no le planteó. Además, ha inquirido a Sánchez en llegar a pactos sobre cuatro materias que, a su juicio, no “tienen ideología”: un pacto de Estado por la educación, otro contra la despoblación, un acuerdo para regular la inmigración irregular y, por último, un pacto de Estado sobre seguridad y lucha contra el terrorismo.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, entrar en el Palacio de la Moncloa, tras recibirle para continuar su ronda de contactos con los principales líderes políticos de cara a la investidura tras las elecciones del 28-A. EFE/Zipi

Desde el Gobierno informan que la reunión “ha sido fluida y cordial” y al igual que en el caso de Casado, resaltan que se ha producido con el propósito de “normalizar las relaciones institucionales y el diálogo político”. Ambos líderes han constatado la necesidad de mantener una comunicación permanente sobre Catalunya, definida por la Moncloa como “una cuestión clave”. Durante este breve encuentro no se ha debatido sobre posibles acuerdos postelectorales, “cuestión que compete a los grupos parlamentarios”, si bien destacan la negativa de Rivera a investir a Sánchez.

Este comunicado aporta una clave de cómo es la relación entre Rivera y Sánchez, debilitada durante la pasada legislatura a raíz de la moción de censura que presentaron los socialistas y que frustró las esperanzas del líder de Ciudadanos de sorpassar a un débil PP. Los líderes de ambos partidos han protagonizado una campaña cargada de reproches y, si bien en Moncloa escribían ayer que el encuentro con Casado había sido “afable”, esta vez no han empleado ese término.

El líder del partido naranja sale reforzado tras estas elecciones del 28-A y trata de disputar con Casado el liderazgo del centro derecha. En un desayuno informativo celebrado esta misma mañana ha afirmado que “el PP está obsesionado con Ciudadanos en vez de obsesionarse con que no llegue Podemos”, asegurando que no iba a “hablar mal de quién tiene que ser aliado”.

Más noticias en Política y Sociedad