Público
Público
Únete a nosotros

Sánchez guarda silencio y convoca a su Ejecutiva este viernes para decidir sobre la moción de censura a Rajoy

Los socialistas guardaron todo el día silencio, y se limitaron a calificar de “inaceptables” las respuestas dadas por el PP y el Gobierno tras la sentencia del “caso Gürtel”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE celebrada hoy en la sede de Ferraz. EFE/Rodrigo Jiménez

Tras más de cinco horas en su despacho, reunido con algunos dirigentes de la dirección federal y hablando con otros por vía telefónica, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, decidió convocar una reunión extraordinaria de la Ejecutiva Federal para este viernes en la que se tomará la decisión sobre si presentar o no una moción de censura tras la sentencia del caso Gürtel.

En la convocatoria extraordinaria figura como único punto del orden del día: “Análisis de la situación política”, pero a nadie se le escapa que tras el escueto enunciado se esconde una de las decisiones más difíciles que va a tener que tomar Pedro Sánchez desde que llegó a la Secretaría General del PSOE, optar o no por la moción de censura contra Mariano Rajoy, como le piden Unidos Podemos y PDECat.

El líder socialista siempre se ha negado a dar el paso porque las cuentas no cuadran salvo que contara con los votos independentistas que, además de tener un alto coste interno en su propio partido, es una posibilidad que Sánchez nunca ha querido contemplar.

Sin embargo, la gravedad de la sentencia y el antecedente de haber dado el paso en la Asamblea de Madrid de presentar una moción de censura para destituir a Cristina Cifuentes por una cuestión mucho menor (aunque aquí no se necesitaba el voto de los independentistas), han cambiado el escenario.

La otra opción, limitarse a la crítica política y mantener languideciendo la legislatura, también se antoja como poca respuesta ante la nueva situación.

Además, ya el PSOE ya ha comunicado en fuentes de la dirección del partido que les parece “inaceptables” las respuestas dada por el PP y el Gobierno, y denuncian que el caso Gürtel, “implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP”. Hasta el momento, es su única reacción.

Lo que sí está tratando Sánchez es que la respuesta cuente con unanimidad interna en el PSOE o una amplísima mayoría, porque los riesgos de división siguen latentes en el partido y más en una cuestión como esta.

En el partido hay división de opiniones y, aunque a la mayoría le sigue sin gustar la moción de censura con el apoyo de los independentistas, algunos dirigentes consideran que algo más hay que hacer que limitarse a una crítica al Gobierno o a Ciudadanos si el partido de Rivera continúa sosteniendo a Rajoy en La Moncloa.

Más noticias en Política y Sociedad