Público
Público

Deporte coronavirus El Gobierno permitirá salir a hacer deporte y los paseos a partir del 2 de mayo si la evolución es positiva

Durante una comparecencia en La Moncloa, Sánchez ha señalado que la desescalada será "gradual" y "asimétrica", dependiendo de cada territorio y que será "pilotada por el Gobierno".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa. REUTERS/Sergio Perez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa. REUTERS/Sergio Perez

agencias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que a partir del 2 de mayo se podrá salir para hacer deporte de forma individual y a dar paseos si "la evolución de la epidemia es favorable", una decisión que tomará el Ministerio de Sanidad en los próximos días si, como parecen indicar los datos de contagiados, se ha conseguido doblegar la curva de infectados.

Durante una comparecencia en La Moncloa, Sánchez ha señalado que la desescalada será "gradual" y "asimétrica", dependiendo de la evolución de la situación en cada territorio.

Además, ha subrayado que deberá estar coordinada con las mismas reglas y que "estará pilotada por el Gobierno". "La máxima será una: entramos juntos y vamos a salir juntos como país". "Esta segunda etapa de transición está tan plagada de riesgos y peligros como la primera. No disponemos de un manual infalible", resaltó el presidente, que ha insistido en que habrá que mantener medidas de seguridad e higinena "hasta que haya una vacuna" contra el coronavirus si se quiere evitar un nuevo repunte de la covid-19-

Hacia la "nueva normalidad"

Así, Sánchez ha anunciado que el martes el Consejo de Ministros aprobará el plan de desconfinamiento del país para su aplicación a partir del mes de mayo, un plan que se aplicará de manera asimétrica en el conjunto del país y a distintas velocidades pero que decidirá y coordinará el Ejecutivo.

Sánchez ha explicado que todos los territorios no avanzarán a la misma velocidad "pero sí con las mismas reglas" porque el virus "no atiende a lindes administrativas". El proceso de desescalada se regirá por unos indicadores que se tendrán que cumplir, ha añadido, y que serán "accesibles al público", para que los ciudadanos conozcan "los criterios objetivos" que se van a ir aplicando.

Ha señalado que este plan de transición hacia la "nueva normalidad" estará basado en el criterio de los expertos en base a factores y criterio objetivos.

"No vamos a recuperar de golpe toda la actividad y la movilidad, sino por etapas", ha señalado el jefe del Ejecutivo, quien además ha especificado que esta transición se realizará a diferente velocidad en función del territorio.

La "máxima coordinación" para ello, ha dicho, dependerá de un cuadro de mandos guiado por "marcadores de orden cuantitativo y cualitativo que serán accesibles al público para que desde cualquier parte se puedan conocer los criterios objetivos que fundamentan las decisiones hacia esa nueva normalidad".

Consecuencias económicas "terribles y tremendas"

Por otra parte, Sánchez ha indicado que las consecuencias económicas derivadas de la covid-19 van a ser "terribles y tremendas" tanto en España como en Europa, pero ha eludido concretar cuáles son las nuevas previsiones macroeconómicas del Gobierno.

Según el presidente, España enviará a Bruselas sus previsiones "cuando corresponde" —los países de la UE deben enviar antes del 30 de abril sus previsiones macroeconómicas y sus planes presupuestarios—, y añadió que existe mucha dificultad para cuantificar el impacto, como lo demuestran las estimaciones de algunos organismos nacionales e internacionales.

En este sentido, recordó que hay previsiones que plantean una caída del PIB que va desde un descenso de la economía del 5% hasta una caída del 10%. "Es decir, estamos hablando de previsiones que estiman con horquillas del doble", reiteró.

"Lo que está claro es que las consecuencias van a ser terribles, tremendas, lo van a ser en Europa y en el mundo", aseguró Sánchez, tras confiar en que la crisis económica dure poco y, para ello, aseguró que es "importante" plantear bien la desescalada.

Para Sánchez, las consecuencias económicas van a ser "muy importantes" por el "parón de la actividad", pero subrayó que la "máxima" del Gobierno es "no dejar a nadie atrás". "Hemos estado poniendo en marcha medidas sociales y económicas para tratar de mantener vivo el tejido productivo, los empleos creados y la protección social de los damnificados", afirmó.

Reapertura de negocios

En cuanto a la reapertura de establecimientos dentro del plan de desescalada que el Gobierno aprobará el martes, el jefe del Ejecutivo afirmó que el orden de apertura de los mismos dependerá de "criterios objetivables", como el número de contagios, el grado de ocupación de UCIs o el fortalecimiento de la sanidad y de la atención primaria en cada territorio.

"No podemos permitirnos que se ponga en riesgo de nuevo el sistema nacional de salud, permitiremos abrir unos u otros establecimientos en función de parámetros que a veces resultan obvios, pero que hay que poner encima de la mesa, por ejemplo qué implica la apertura para la movilidad", reiteró.

En este sentido, dijo que hay países de la UE que han dado una "respuesta lineal" y han puesto fechas de apertura a distintos negocios. "En España no lo vamos a hacer, lo que vamos a hacer es definir una serie de indicadores objetivables y públicos en base a los cuales los distintos territorios vayan transitando hacia la nueva normalidad", añadió.

Esta la filosofía, abundó Sánchez, que eludió responder sobre qué negocios se abrirán antes. "La filosofía es otra, saber qué capacidades tenemos para según avancemos hacia la nueva normalidad, no pongamos en riesgo lo conseguido hasta ahora y garanticemos las capacidades sanitarias que tenemos", reiteró.

Más noticias