Público
Público

Sánchez... o pongamos que hablo de Madrid

Gobernar en la Comunidad un cuarto de siglo después y entrar en el gobierno municipal es la obsesión y el gran reto que se ha planteado el líder del PSOE, que espera que su partido vuelva a ser el más votado tanto en las europeas como en las municipales. Hay temor a la desmovilización y a una dispersión del voto logrado en las pasadas elecciones generales. 

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda a unos simpatizantes durante su visita este miércoles al barrio madrileño de Usera. - EFE

“Madrid, Madrid, Madrid”, no sólo es la letra de un famoso chotis, es el objetivo político que repite y se ha marcado el Comité Electoral del PSOE para las elecciones de este domingo. Y es que volver a gobernar la Comunidad Autónoma tras casi un cuarto de siglo en manos del PP y entrar a formar parte del Gobierno del Ayuntamiento -ninguna encuesta da a Pepu Hernández por encima de Manuela Carmena- es el gran reto que se han fijado lo socialistas y, especialmente, su secretario general, Pedro Sánchez.

Al líder socialista siempre le ha irritado el poder del PP en la Comunidad Autónoma madrileña y, como él mismo dice en sus actos, no ha conocido otra cosa que derrotas socialistas desde que se afilió al PSOE en 1993 en la madrileña agrupación de Tetuán.

Sánchez quiere “rematar la faena”, como ha repetido decenas de veces estos días, con una derrota del PP en la Comunidad de Madrid que, además, le supondría una doble satisfacción por verla encarnada en dos personas a las que tiene gran aprecio: Pepu Hernández y Ángel Gabilondo.

Más allá de Madrid, las expectativas de este domingo para el PSOE pasan por mantener sus actuales gobiernos: Extremadura, Castilla-La Mancha, Baleares, Asturias y Aragón. En principio, en todos estos territorios se da casi por hecho que el PSOE será el partido más votado, pero tampoco se descarta algún susto y que pueden darse la suma de las llamadas “tres derechas” en alguno de ellos.

En el resto de Comunidades fuentes socialistas dicen que está todo muy abierto y tampoco ven imposible conseguir ser primera fuerza, aunque con menos posibilidades de formar gobierno. En Castilla y León, feudo tradicional del PP desde hace más de treinta años, se dan las mejores circunstancias para poder gobernar. Y se aspira también a formar parte del Gobierno en Canarias y Cantabria. Más difícil están las expectativas en Murcia, La Rioja y Navarra.

A nivel municipal, el PSOE da por hecho que aumentará sensiblemente el número de capitales de provincia y grandes ciudades que pueden tener alcalde socialista. Se mantendrá Sevilla, y hay posibilidades de recuperar Alcaldías en otras capitales provinciales andaluzas.

También se mantendrá Vigo, y hay grandes esperanzas depositadas en hacerse con las más importantes ciudades gallegas. Ese recuperación de Alcaldías se espera también en Extremadura –Cáceres y Badajoz las lleva varios años gobernado el PP–, en las dos Castillas y en Asturias.

A nivel global en estas elecciones, los socialistas dan por descontado que serán el partido con mayor número de votos en unos comicios que tienen ámbito estatal, con un resultado similar al que se obtuvo el 28 de abril.

 Y las mismas perspectivas tienen en cuanto a las elecciones europeas, donde aspiran a un triunfo claro de la candidatura que encabeza Josep Borrell.

Eso sí, todo ello, con mucha precaución. Se teme una menor movilización de su electorado tras el triunfo electoral en las elecciones generales, y una dispersión de su voto a otras opciones por entenderse que ya no se juega tanto en estos comicios.

Lo que también tienen claro en las filas socialistas es que el resultado de este domingo determinará los futuros acuerdos para la investidura de Pedro Sánchez y saber con qué fuerza puede negociar el líder socialista. Pero, como dijo el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una entrevista a Público, todo esto se deja para el lunes. Ese día, empezará otro partido.

Más noticias en Política y Sociedad