Público
Público

Sánchez será candidato del PSOE sin primarias y Díaz no pondrá palos en las ruedas

El líder del PSOE se lo juega a una carta: o logra ser presidente del Gobierno, o su mandato acabará en el próximo Congreso

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el Congreso./ EFE

MADRID.- Pedro Sánchez logrará este martes un sueño que, a él mismo, le parecía una quimera hace años y medio: ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno. Al mediodía, o un poco después por cuestiones de plazo, la dirección del partido hará un comunicado proclamándole cabeza de cartel de los socialistas a las próximas elecciones generales.

El PSOE ha iniciado un proceso de elecciones primarias y abiertas a la ciudadanía para elegir su candidato. Ha sido el primer partido en hacerlo a nivel nacional, pero el requisito era que hubiera más de uno, y no se ha dado el caso.

Todas las hipótesis con Susana Díaz no han fructificado, ni siquiera una operación dirigida por la poderosa dirigente del PSOE-A con un tapado. Es más, según fuentes consultadas, Díaz ya no pondrá más palos en las ruedas para que Sánchez afronte su reto… hasta después de noviembre.

Sólo el socialista Sergio Cebolla, de Sevilla, ha intentado el reto de presentarse sin ningún tipo de apoyo de las federaciones socialistas, ni siquiera la andaluza. No tendrá hoy los avales suficientes.

Pero no todo será tan fácil para el candidato. Si bien es cierto que el PSOE cerrará filas con Sánchez hasta las elecciones, no lo es menos que el líder socialista se lo juega a una carta: o es presiente del Gobierno, o no seguirá al frente del partido en el Congreso posterior a los comicios, apenas unos meses después. Todo el PSOE lo tiene claro. Se la juega al todo o nada.

Sánchez tiene una cosa en común con Zapatero, aunque no se lleven bien, que se cree con todo convencimiento su victoria electoral y que será el presidente del Gobierno de España. Y si se multiplicó el 24-M, echará el resto en las generales. No habrá quién le siga, ni quien dé más besos.

Tener paz interna en el PSOE le da a Sánchez un gran respiro, y él mismo sabe que ha dado un paso importante en sus aspiraciones. Ahora, es su oportunidad, su única oportunidad. En Ferraz, según fuentes de la dirección, están seguros de su victoria electoral, incluso por encima del PP, y que Sánchez estará en La Moncloa. Pero queda mucho partido por jugar.

No obstante, el PSOE funciona como siempre, y hasta los más críticos con Sánchez admiten que “ahora hay que apostar a ganar y, si pierde, ya habrá tiempo de rendirle cuentas". "Nos viene un Congreso a la vuelta de la esquina”, insisten. Concretamente, en febrero de 2016.

Sánchez, de momento, logró ser secretario general y, este martes, candidato a la Presidencia del Gobierno por el PSOE. Ahora, necesita sacar un “as” para ser presidente del Gobierno.

Más noticias en Política y Sociedad