Público
Público

Seis interrogantes, sin respuesta, que plantea la ruptura de IU con su federación madrileña

La desvinculación entre IU e IU-CM deja en aire cuestiones como el destino de los cargos públicos que militan en IU-CM, quién se quedará con las siglas o quién asumirá la millonaria deuda de la federación

El candidato de IU a la presidencia del gobierno, Alberto Garzón, conversa con el coordinador general de IU, Cayo Lara, durante la reunión de la presidencia Federal. EFE/ Javier Lizon

JAIRO VARGAS

MADRID.- La dirección e Izquierda Unida aprobó este domingo desvincularse de la que había sido hasta el domingo su federación en Madrid, IU-Comunidad de Madrid, tras una guerra interna que partió en dos la organización, un pésimo resultado electoral y su negativa reiterada a cumplir las resoluciones de IU federal.

A partir de hoy, una nueva estructura tutelada temporalmente por la dirección federal empieza a construirse. Sin embargo, quedan en el aire media docena de preguntas para las que no hay una respuesta clara por el momento.

¿Han sido expulsados los militantes de IU-CM?

Según el secretario federal de Organización, Adolfo Barrena, "no se ha expulsado a nadie". El documento que ha aprobado el Consejo Político Federal habla de desvinculación entre IU Federal e IU-CM que "se apoya en el legítimo reconocimiento de dos organizaciones soberanas", asegura Barrena, que recuerda que los militantes de IU-CM lo siguen siendo a día de hoy, por lo que IU ha perdido de facto alrededor de 5.000 afiliados, los que aportaba su federación madrileña.

¿Qué hay que hacer para militar en la nueva federación de IU-CM?

La dirección federal de IU se pondrá en contacto individualmente con los militantes de IU-CM para explicarles la situación actual. Tendrán un plazo máximo de tres meses para decidir voluntariamente si se afilian o no a la nueva estructura política auspiciada por la dirección federal. Podrán ser militantes de la nueva federación "toda aquella persona que lo desee y que acepte respetar los planteamientos, estatutos y código de IU". Deberán cursar "personal e individualmente" la solicitud de afiliación a la dirección federal de IU, que será quien la acepte o rechace, especifica el documento aprobado.

¿Afiliarse a la nueva federación implica el cese en IU-CM?

Es una de las partes más ambiguas de la operación. Adolfo Barrena no ha querido precisarlo aunque ha dado a entender que llegado el momento cada persona tendrá que elegir. Según el secretario de Organización, la decisión de pertenecer a la nueva estructura no implica la baja en IU-CM, al menos durante los tres primeros meses. Pasado ese tiempo aún no se conoce exactamente lo que ocurrirá. El documento aprobado recoge que "esta decisión no implica cambio alguno en las militancia de IU-CM", aunque según el artículo 35.5 de los estatutos federales de IU, " la integración de un partido u organización política de ámbito estatal en IU supone su reconocimiento como realidad política y organizativa de IU. En consecuencia, no podrá admitir que sus afiliados o afiliadas militen en otros partidos u organizaciones políticas no integradas en IU".

¿Qué ocurre con los cargos electos de IU-CM que no quieran militar en la nueva federación?

Actualmente hay más de cien concejales y cinco alcaldes elegidos por la candidatura IU-Los Verdes-Ganemos en las pasadas elecciones. Si alguno de ellos decidiera no inscribirse en la nueva federación estaría desvinculado de IU, por lo que incumpliría artículo 95.2 (Deberes del cargo público).A de los estatutos federales ["Mantener la lealtad y el compromiso con IU, en cuyas listas electorales ha sido elegido].

La ruptura con IU-CM también afectaría al grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, donde hay dos militantes de IU-CM, Ascensión de la Heras y Caridad García; y también al grupo de la Izquierda Plural en el Parlamento Europeo, donde Paloma López ejerce como eurodiputada. El apartado H del artículo anterior de los estatutos federales establecen que deben "mantener el cargo a disposición del órgano correspondiente de Izquierda Unida, mediante el compromiso público de dimisión en el cargo en el supuesto de ruptura con IU".

¿Quién se queda con las siglas?

La de las siglas será una de las batallas que, seguramente, acabe dirimiendo un tribunal. El documento que ha hecho oficial la ruptura establece que "consecuencia de esta desvinculación se reclama la propiedad de las siglas de IU para lo que se adoptarán las medidas oportunas", algo que ya se ha puesto en conocimiento de los servicios jurídicos de la organización.

IU-CM es un partido político registrado en el Ministerio del Interior, aunque una situación similar se produjo en 2011 en la federación de Euskadi. Ezker Batua (Izquierda Unida) se rompió y sus siglas fueron las utilizadas por el sector no reconocido por la dirección federal, que acogió como referente en Euskadi a Ezker Anitza, constituida por el sector opuesto a Javier Madrazo. IU recurrió a los tribunales y en marzo de 2014 la Audiencia Provincial de Vizcaya dio la propiedad de las siglas a IU, impidiendo a los partidarios de Madrazo utilizarlas por la confusión que podría generar en el electorado. IU opina que los precedentes legales le avalan en este caso, sin embargo, la sentencia no fue ratificada por el Tribunal Supremo ya que nunca se recurrió el fallo.

¿Quién responde ante la deuda de IU-CM?

Actualmente, IU-CM acumula una deuda con Hacienda y la Seguridad Social cercana a los dos millones de euros, mientras que acumula deudas privadas que, según fuentes federales, la eleva a un total cercano a los tres millones de euros. El batacazo electoral les ha dejado sin fuentes de financiación pública, sobre todo proveniente de los parlamentos autonómicos, por lo que el pago del montante resulta imposible. IU-CM ha llevado a cabo un ERE que afecta a todo su personal.

Lola Sánchez Tudela, secretaria de Finanzas y secretaria de la Presidencia de IU asegura que "la deuda generada por IU-CM es de IU-CM ya que tiene personalidad jurídica propia" mientras que "IU federal no ha tenido problemas con la Administración Pública". No obstante, afirma que no es seguro que IU vaya a desprenderse de esa deuda y también han puesto el caso en manos de su gabinete jurídico. Por su parte, el portavoz de IU-CM, Julián Sánchez Urrea asegura que la dirección federal, tal y como le ha asegurado el propio secretario de Organización de IU, es consciente de que es "responsable subsidiario" en caso de impago, por lo que también será un tribunal el que, seguramente, decida sobre este asunto.

Más noticias de Política y Sociedad