Público
Público

Sesión de control Iglesias, al PP, que alarma sobre la 'okupación': "El problema de la vivienda es el precio del alquiler y la especulación"

Los conservadores aprovechan que la 'okupación' vuelve a estar en la agenda mediática. La diputada de la formación ultraderechista Vox Macarena Olona dedica todo su tiempo en tribuna a criticar al vicepresidente segundo, sin hacerle una sola pregunta: "Cuando les llamamos fascistas nos equivocamos, son una cosa más cutre"; son "la derecha de toda la vida que pretende tapar sus complejos con símbolos militares en las mascarillas", respondía Iglesias.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. - EFE
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. - EFE

ALejandro lópez de miguel / manuel sánchez

El PP ha vuelto a alertar estas últimas semanas sobre las okupaciones de viviendas, y este miércoles se ha servido de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados para hacer lo propio.

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ha espetado al número dos del Partido Popular, Teodoro García Egea, que el "problema" real de la vivienda en España no es la okupación, sino los precios, la especulación o las actuaciones de los fondos buitre -que en la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, han comprado importantes lotes de vivienda a precio de ganga, y luego algunas de estas ventas han sido anuladas por la Justicia-.

El PP aprovecha que ha vuelto a la agenda mediática y se sirve de sus posiciones de gobierno en Madrid y en la Comunidad para volver a alertar del riesgo de 'okupaciones'

"El problema de la vivienda en España no es la okupación, sino el precio de los alquileres, la especulación" y que "los fondos buitre son los principales caseros", decía Iglesias, esgrimiendo el artículo 47 de la Constitución (sobre el derecho a la vivienda). También ha leído fragmentos de declaraciones de dos jueces conservadores que relativizaban la realidad de la okupación, y concretaban algunos conceptos, y ha saludado la iniciativa para regular los alquileres recientemente aprobada por el Parlament de Catalunya, y elaborada por el Sindicato de Inquilinos.

De hecho, ya en la última sesión de control, el PP se sirvió de este espacio para alarmar sobre la okupación, como también está haciendo desde la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, que gobierna. Siempre, sin distinguir entre los delitos de allanamiento (cuando alguien reside en estas viviendas okupadas, la inmensa minoría de los casos y con opción de un desalojo rápido) y cuando se trata de delitos de usurpación (casas vacías, en su mayoría propiedad de bancos y fondos de inversión).

"Si viene a hablar de okupación estaría bien que leyera el Código Penal", espetaba Iglesias a Egea. La pregunta registrada - "¿Considera el Vicepresidente Segundo que la ola de okupaciones de viviendas en España supone un grave problema social?"- no ha venido avalada por cifras, y el secretario general del PP se ha servido de este espacio para verter todo tipo de acusaciones y reproches a Iglesias. 

"Si viene a hablar de 'okupación' estaría bien que leyera el Código Penal", espetaba Iglesias a Egea

Por su parte, la portavoz adjunta del partido ultraderechista Vox, Macarena Olona, aprovechaba su turno de palabra para hacer lo propio. Teóricamente iba a formular la pregunta: "¿Va a dimitir a la vista de los escándalos judiciales que le afectan a usted y su partido?". No obstante, Olona aprovechaba además para tildar de ser su "concubina judicial" a Dina Bousselham -a raíz del caso Dina- o para acusar a Unidas Podemos de haber "vulgarizado la democracia".  "Dimita, dimitir no es un nombre ruso", se respondía a si misma, agotando el tiempo en su primera intervención.

"Cuando les llamamos fascistas nos equivocamos", respondía Iglesias, asegurando que son "una cosa más cutre": "La derecha de toda la vida que pretende tapar sus complejos con símbolos militares en las mascarillas", apuntaba. Recordaba las críticas de militares a Santiago Abascal, líder de Vox, por haber lucido símbolos militares en la mascarilla pese a que evitó el servicio militar, y Olona sólo respondía "nos veremos en la siguiente sesión de control". "Como caballero retado, señoría, me toca elegir las armas. La palabra", zanjaba Iglesias. 

Más noticias de Política y Sociedad