Público
Público

Covid-19 La tercera ola recrudece el enfrentamiento político que ha marcado la pandemia

El Gobierno ha pedido a las comunidades para que amplíen las limitaciones apurando el actual estado de alarma y varios Ejecutivos autonómicos urgen a aprobar nuevas herramientas legales para adoptar medidas más contundentes.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Comunidad de Madrid / Europa Press / archivo

Las discrepancias sobre las medidas de restricción continúan en esta tercera ola, pues mientras el Gobierno ha reiterado su llamamiento a las comunidades para que amplíen las limitaciones apurando el actual estado de alarma, varios Ejecutivos autonómicos, como el de Castilla-La Mancha y el de Galicia, urgen a aprobar nuevas herramientas legales que les permitan adoptar medidas más contundentes, así como Madrid anuncia que suaviza desde el viernes las restricciones en las terrazas.

Page carga contra Ayuso por presumir de no ser restrictiva

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha adelantado que, si la tercera ola "no se domina", exigirá "medidas rotundas nacionales", ya que considera que "tampoco sirve de mucho" que algunas comunidades se esfuercen "mucho con medidas restrictivas", mientras en otras regiones "presumen de ser menos restrictivos", refiriéndose a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Page señaló que hay más de 100.000 personas que se han ido a Castilla-La Mancha desde otras autonomías, como Madrid, "en una especie de fuga sanitaria, de emigración sanitaria". Palabras similares a las que pronunció el pasado mes de septiembre de 2020, cuando dijo que Madrid "es una bomba radioactiva vírica".

La mandataria del Partido Popular ha contestado al presidente socialista afirmando que no cree que los 100.000 madrileños que viven en su región sean "apestados" sino que son españoles que viven ahí y le ha recordado que "el movimiento entre provincias es lo normal".

Ayuso quiere relajar las medidas pese a que los casos suben

Además, Page ha sugerido poner "un tope, una fecha" para tomar la decisión de adoptar estas medidas más restrictivas y así evitar que, "cuando se abra la barrera, nos volvamos todos a complicar la vida". Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha anunciado que ampliará desde el próximo viernes de cuatro a seis el límite de clientes que puede haber en las mesas de las terrazas de bares y restaurantes, así como convertirá en obligatorio el uso de mascarillas en el interior de estos establecimientos, excepto para comer y beber.

Así se lo ha comunicado la presidenta madrileña a representantes del sector de hostelería, con los que se ha comprometido a retrasar, "en cuanto se pueda y los datos de incidencia mejoren", el toque de queda a las doce de la noche. Ayuso ha comunicado a los hosteleros que dará más concreción a esta norma para hacer "todo lo que está en nuestras manos para mantener abierta la hostelería, a pesar de los pulsos políticos que nos llegan desde todas las instituciones".

Críticas a Ayuso desde su propio partido

Pero las críticas a la presidenta madrileña no llegan solo desde los gobiernos autonómicos en manos del PSOE, también desde su propio partido. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha manifestado que "no se sentiría responsable" si tuviese que aplicar en Galicia las medidas contra la pandemia aprobadas en la Comunidad de Madrid, donde la hostelería continúa abierta. "Por tanto, he optado por otra (decisión)", ha apostillado. El mandatario apuesta por la aplicación de medidas restrictivas y ha reiterado su petición al Gobierno para poder confinar ayuntamientos con una incidencia acumulada "muy alta" y en poder ampliar el toque de queda a las 20:00 horas e incluso a las 18:00 horas.

En una entrevista en Telecinco, Núñez Feijóo ha explicado que estas medidas, junto con otras que también planteó el pasado a viernes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, servirían para "evitar la expansión del virus, para evitar dañar la economía y, sobre todo, salvar vidas". "Es muy difícil gestionar una pandemia y no tener las herramientas suficientes, según el criterio de quien la gestiona, en este caso los presidentes autonómicos", ha señalado.

Barones del PP piden al Gobierno medidas para decretar un posible confinamiento domiciliario

En la misma línea al presidente de la Xunta se han pronunciado el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, el jefe del Ejecutivo autonómico de Castilla y Léon, Alfonso Fernández Mañueco, y el presidente de Murcia, Fernando López Miras. A diferencia de Ayuso, estos líderes del PP reclaman al Gobierno central medidas para que las autonomías puedan decretar un posible confinamiento domiciliario para hacer frente al virus. "El Gobierno lo debería ir pensando", señaló Moreno. "Es una opción necesaria", afirmó López Miras. 

Por otra parte, el portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha respondido a Feijóo. Añade que son palabras "adecuadas al hecho de que obviamente es presidente de Galicia y que el escenario que hay en Galicia no es el mismo". Allí, ha alegado el también alcalde de Madrid, la situación es "muy distinta" desde "muchos puntos de vista", como su densidad de población.

Vox critica tanto a Feijóo como a Ayuso

Desde Vox consideran que ninguna de las autonomías es un buen ejemplo de gestión de la pandemia. El portavoz de la formación de extrema derecha en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha puesto como ejemplo de la "ineficiencia" del estado de las autonomías las diferentes medidas adoptadas por Alberto Núñez Feijóo y por Isabel Díaz Ayuso, en Galicia y en la Comunidad de Madrid respectivamente para contener la propagación del coronavirus, aún perteneciendo al mismo partido político.

Pablo Casado no se pronuncia sobre las diferencias en su partido y critica a Pedro Sánchez

El que no se ha pronunciado sobre la diferencia de criterios de los distintos presidentes autonómicos del Partido Popular ha sido Pablo Casado. El líder de la oposición sí ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de "quitarse de en medio" y "ocultarse" ante la tercera ola del coronavirus con una "desidia" que, a su juicio, "no es responsable". Además, ha subrayado que no se están tomando medidas para no perjudicar la campaña electoral catalana a pesar de que, según ha recalcado, en España "hay ya una hecatombe social y sanitaria que debería dejar los colores políticos al margen".

"En la segunda ola con 500 casos por 100.000 habitantes en Madrid decretaron el estado de alarma y ahora con 900 casos están diciendo que no hay que preocuparse. En España las cosas no han ido bien y hace falta un poco más de humildad y de eficacia a la hora de tomar medidas, también con la campaña de vacunación, que está siendo fallida", ha declarado en una entrevista en la cadena SER.

Al ser preguntado si es partidario del confinamiento domiciliario en este momento ante la alta tasa de contagios, Casado ha explicado el cierre total tiene "un punto intermedio" en el área sanitaria, "tanto para confinar como para evitar movilidad entre los distritos de la propia ciudad". A su entender, ésta es una fórmula que da un margen a las autonomías. Dicho esto, ha echado en cara a Sánchez que no tomara su mano cuando le ofreció un pacto para poder regular un marco para pandemias y que el Congreso rechazara este verano el plan jurídico que presentó el Grupo Popular como alternativa al estado de alarma.

Más noticias de Política y Sociedad