Público
Público

Confinamiento domiciliario Casado esquiva el debate sobre el confinamiento por las diferencias entre Ayuso y el resto de barones

Mientras Juanma Moreno Bonilla, Alfonso Fernández Mañueco y Fernando López Miras defienden la posibilidad de confinar sus territorios, Isabel Díaz Ayuso lo descarta por completo y asegura que esos "confinamientos severos" están "arruinando" a muchas familias y se ha demostrado en otras comunidades que "luego no funciona".

La presidenta Isabel Díaz Ayuso junto a Emiliano García- Page, Alberto Nuñez Feijóo y Fernando López Miras, antes del comienzo de la Conferencia de Presidentes en el mes de julio.
La presidenta Isabel Díaz Ayuso junto a Emiliano García- Page, Alberto Nuñez Feijóo y Fernando López Miras, antes del comienzo de la Conferencia de Presidentes en el mes de julio. EFE

marta monforte

El Partido Popular que preside Pablo Casado está dividido. Por un lado, algunos barones populares como el andaluz Juanma Moreno, el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco y el murciano Fernando López Miras piden al Gobierno central que de facultades a las autonomías para decretar un posible confinamiento domiciliario para hacer frente al virus. Un escenario que no contempla el actual decreto del estado de alarma, vigente hasta el mes de mayo. "Es una opción necesaria", planteó el presidente de Murcia. "El Gobierno lo debería ir pensando", sugirió el presidente de la Junta de Andalucía.

Por otro, el Gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por Isabel Díaz Ayuso lo descarta por completo y asegura que esos "confinamientos severos" están "arruinando" a muchas familias y se ha demostrado "en otras comunidades que luego no funciona". "Es lo fácil, cerrar por cerrar", aseguró el pasado sábado. Mientras otros Gobiernos autonómicos han tomado medidas severas, Madrid se ha limitado a adelantar el toque de queda a las 23.00 horas y el cierre de bares a las 22.00 horas. También ha mantenido las restricciones por zonas básicas de salud, pero no ha cerrado los accesos a la región.

Otro presidente autonómico del PP, el gallego Alberto Nuñez Feijóo, ha descartado "por el momento" el confinamiento del territorio que gobierna, pero ha apoyado a los barones que lo están pidiendo: "Si un presidente autonómico está pidiendo un confinamiento será porque lo necesita".

Ante tal disyuntiva, Pablo Casado ha decidido esquivar el debate. "De nada sirve enfrentar comunidades autónomas para aplicar restricciones horarias. El Gobierno es como el perro del hortelano: ni gobierna ni deja gobernar. Ni consigue frenar el virus ni deja que otros tomen medidas para intentar frenarlo", ha señalado este lunes el líder del PP en una conferencia en el Círculo Económico de Catalunya. Público ha preguntado al entorno del presidente del PP si apoya un confinamiento duro, pero no ha obtenido respuesta alguna. Tampoco sobre sobre si el PP votaría a favor de la modificación del decreto.

Lo cierto es que el PP ha ido cambiando su discurso sobre la necesidad de un estado de alarma. En el mes de mayo, Casado decidió dejar de apoyar las prórrogas en el Congreso, que a partir de entonces salieron adelante con una exigua mayoría. Este lunes el líder de la oposición ha justificado su decisión, muy criticada por el Ejecutivo. "Hasta los 40.000 fallecidos el PP votó a favor, tres veces, de la prórroga del estado de alarma. Y en la cuarta nos abstuvimos diciendo: nos abstenemos sabiendo que sale seguro, y tiene 15 días para hacer una modificación legal de dos artículos. No hizo caso".

Ahora Casado reclama un "marco de actuación nacional" urgente que deje "un margen a las comunidades autónomas y entes locales dependiendo de la incidencia de coronavirus que tengan". El líder popular y el resto de cargos de la dirección nacional aseguran en cada intervención pública que Pedro Sánchez "está desaparecido" y se "parapeta" en las comunidades autónomas.

El Gobierno descarta el confinamiento domiciliario

El Gobierno descarta aplicar un confinamiento domiciliario a nivel estatal. "Con este paquete de medidas conseguimos derrotar la segunda ola y estoy convencido de que derrotaremos la tercera", ha asegurado este lunes el ministro de Sanidad, Salvador Illa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también ha confirmado a los dirigentes del partido que no habrá confinamiento domiciliario como lo hubo en marzo, y que la pandemia se combatirá con las actuales medidas que hay en vigor.

El tema surgió a raíz de las críticas del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, por la actitud del Gobierno de Castilla y León de adelantar unilateralmente el toque de queda, y Sánchez ratificó el posicionamiento de Salvador Illa, en el sentido de que se puede facilitar el endurecimiento de las restricciones siempre conforme al decreto del estado de alarma, pero no se volverá a un confinamiento domiciliario total.

Hay expertos que también piden esta medida generalizada para todo el país. Sin embargo, varios epidemiólogos consultados por Público lo descartan: señalan que pese a la gravedad de la situación, las comunidades aún tienen margen para tomar medidas más estrictas y ajustables para cada situación.

El Ejecutivo recurre ante el Supremo la decisión de CyLeón

El Ejecutivo solicitó a la Abogacía General del Estado que interpusiera un recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo contra el acuerdo 2/2021, de 15 de enero, tras la decisión de la Junta de Castilla y León de adelantar el toque de queda en todo el territorio a las 20 horas. 

El Gobierno considera que la regulación contenida en el acuerdo vulnera el Real Decreto 926/2000, que solo posibilitó  que las autoridades competentes delegadas pudieran determinar en su ámbito territorial "que la hora de comienzo de la limitación prevista sea entre las 22.00 horas y las 00.00 horas y la hora de finalización de dicha limitación sea entre las 5.00 y las 7.00 horas".

Más noticias de Política y Sociedad