Público
Público

Pablo Iglesias consigue que Ciudadanos defienda a los exiliados republicanos

La líder del partido naranja crítica las declaraciones de Iglesias, en las que asegura que Puigdemont es un "exiliado", y asegura que son "un insulto para todos los españoles que se vieron obligados a abandonar su país por defender la libertad". Hace solo cuatro meses Ciudadanos votó a favor de 'borrar' de Madrid los nombres de Largo Caballero e Indalecio Prieto. 

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su entrevista en 'Salvados'
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su entrevista en 'Salvados'. La Sexta

ALEJANDRO TORRÚS

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, defendió este domingo en redes sociales la memoria de los miles de españoles que tuvieron que exiliarse de España por culpa de la dictadura franquista. La presidenta de la formación naranja escribió un tuit en el que se mostraba muy crítica con las declaraciones de Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, que en una entrevista con Salvados había señalado que el expresident de Catalunya Carles Puigdemont era un "exiliado". Así, Iglesias también aceptó la comparación del expresident con la de los miles de exiliados por la dictadura franquista. 

La respuesta de Arrimadas fue contundente: "Estas palabras de Pablo Iglesias son un insulto para todos los españoles que se vieron obligados a abandonar su país por defender la libertad. Comparar a un prófugo de la justicia de una democracia con exiliados de la dictadura es una indignidad", escribió Arrimadas. A estas críticas sumaron voces de otros partidos, como la del socialista Jaume Collboni, primer teniente de alcalde en Barcelona. Otras voces, como la del president en funciones de la Generalitat, Pere Aragonés, se han mostrado su apoyo a la postura de Iglesias. 

La postura de Ciudadanos, no obstante, llama especialmente la atención por ser contradictoria con la posición del partido naranja en debates recientes sobre Memoria Democrática. Hace apenas cuatro meses el partido naranja votó en el Ayuntamiento de Madrid a favor de borrar de Madrid las calles y estatuas dedicadas a dos exministros socialistas de la II República que se vieron obligados a exiliarse tras el fallido golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y la Guerra Civil. Se trataba de los casos de Francisco Largo Caballero, que además vivió en primera persona el infierno de los campos de concentración nazis, y de Indalecio Prieto

El partido naranja unió sus votos entonces a PP y Vox, partido que presentó la proposición y que defendió desde la tribuna de oradores que los exministros, protagonistas de la primera experiencia democrática española, eran unos "criminales" cuyos nombres estaban "manchados de sangre". La formación naranja asumió el relato histórico realizado por el partido de extrema derecha y su portavoz dijo que "la ley es igual para todos, los criminales de un lado y de otro". 

La decisión de las tres derechas fue duramente criticada por un amplio y variado abanico de expertos e historiadores. Sin embargo, la postura de Ciudadanos no varió. La única reacción fue el anuncio de Begoña Villacís de que su partido no apoyaría a partir de ese momento ninguna medida en materia de Memoria ni de "unos ni de otros"

El partido naranja se asentaba así en la equidistancia respecto a las víctimas del franquismo. Una equidistancia en la que ya se habían instalado cuando se abstuvieron en la votación del decreto que permitió exhumar a Franco del Valle de los Caídos o cuando, en el Senado, optaron por la abstención en una moción que planteaba la condena de la dictadura franquista, la prohibición de las fundaciones que exaltaran la dictadura o la reforma de la Ley de Memoria Histórica. 

Sin embargo, las palabras de Pablo Iglesias han provocado un nuevo giro en el discurso de Ciudadanos respecto a la Memoria Democrática. ¿Defenderán ahora también la memoria de Largo Caballero e Indalecio Prieto, dos de los "españoles que se vieron obligados a abandonar su país por defender la libertad"?

Explicaciones de Podemos

La revuelta generada por las declaraciones de Iglesias, no obstante, ha obligado a la portavoz del partido, Isa Serra, a dar explicaciones. Según ha señalado Serra, cuando Pablo Iglesias se refirió a Carles Puigdemont como un "exiliado" no estaba equiparando la situación del expresidente de la Generalitat de Catalunya con la de los exiliados republicanos perseguidos por la dictadura franquista.

Serra ha explicado que la definición de "exiliado" con la que Iglesias se refirió a Puigdemont no ha sido establecida por el líder de Podemos, sino por la Real Academia Española de la Lengua (RAE): "Hasta la RAE dice que un político que ha salido del país por defender planteamientos políticos es un exiliado", ha defendido Serra.

Arrimadas: "Hemos votado en función de los informes"

La líder de Ciudadanos ha ofrecido este lunes una rueda de prensa en la que la periodista de Público Marta Monforte ha preguntado si el tuit de Arrimadas defendiendo la memoria de los exiliados republicanos suponía un nuevo cambio en la política de Memoria de Ciudadanos y exigiría defender también a Largo Caballero e Indalecio Prieto.

En este sentido, Arrimadas ha señalado que su partido siempre ha votado "claramente en función del cumplimiento de los informes y del comité de expertos". "vemos que tanto por un extremo como por otro este tema se quiere utilizar para enfrentar y para desviar de las cuestiones de verdad importantes, mi compañera Villacis ya dijo que no iban a perder ni un momento mas en cambiar nombres de calles. Ni en un sentido de un extremo ni en un sentido del otro", ha concluido Arrimadas. 

Más noticias de Política y Sociedad