Público
Público

Uxue Barkos: "En Navarra no estamos por el independentismo, hay otras prioridades"

La diputada y candidata de Geroa Bai a la presidencia de Navarra ve "inaceptable" la operación Mate contra los abogados de los presos de ETA y pide respeto para los abertzales 

La diputada y candidata de Geroa Bai a la presidencia de Navarra, Uxue Barkos, en la puerta del Congreso. JAIRO VARGAS

PAULA DÍAZ

MADRID.- Es periodista. "Pero los periodistas también hacen política", recuerda. Uxue Barkos (Pamplona, 1964) quería "probar" desde el otro lado. Y lo cuenta mientras hace un hueco en su agenda de diputada, en medio de una pelea burocrática en el Congreso en la que lidia por poder votar la reforma del Código Penal de forma telemática. 

Comunicadora nata, no deja pregunta sin explicación. Le gusta hablar largo y tendido, y se le nota. El "parlamentarismo", en el sentido más amplio de la palabra, es lo suyo. Y eso que cuando llegó a ese mundo, el de la política, en 2004, sólo estaba "de paso". Diez años, después, sigue diciendo que lo que le apasionan son los medios. Pero seguirá al frente de Geroa Bai, aunque ya no desde la Cámara baja, sino como candidata a la presidencia de Navarra. 

Dejará el Congreso para irse al Parlamento autonómico en un año en el que se prevé un giro importante en la Cámara baja, a tenor de las últimas encuestas. ¿No le da pena?

Sí parece que va a haber cambio, un vuelco, o al menos una ruptura de la mayoría absoluta que es tan sumamente negativa para la democracia y el parlamentarismo. Ha sido un regalo para mí vivir las dos legislaturas anteriores, pero el reto del cambio en Navarra, por la capacidad legislativa y normativa que tiene, con las responsabilidades a nivel hacendístico y fiscal, también me llena. Así que me voy contenta.

¿Se va cansada de estar en un Grupo Mixto, pequeño, que no ha tenido gran capacidad legislativa por culpa de las mayorías?

Hemos asistido a una serie de reformas en términos de libertades ciudadanas muy duras que han supuesto una involución. Y ha sido un rodillo a lo largo de toda la legislatura. Ojalá el PP hubiera sabido entender que quien tiene la responsabilidad de gobierno no gobierna sólo para los suyos, sino para todos.


Usted reivindica, por ello, la labor de control de los grupos pequeños...

Sí. Muchas veces hay gente que te para en la calle y te dice: 'Total, si no podéis hacer nada'. Y yo siempre respondo: '¿Y qué preferiría que saliera todo por unanimidad? ¿Que no diéramos por lo menos votos en contra y que se pudiera hacer sin un debate y un discurso en el que quedaran claras las posiciones contrarias a lo que se está aprobando en estos momentos?'

¿Cree que el rodillo del PP terminará pasándole factura?

Yo creo que esa es una de las cuestiones que van a estar encima de la mesa en las próximas elecciones, pero diría que aquello que más factura va a pasar al PP es no haber hecho un reparto equitativo del esfuerzo en esta crisis.

"UPN ha vivido políticamente durante años en el soniquete del miedo a los vascos"


Geroa Bai quiere encabezar el "cambio" en Navarra y usted, de momento, es la política mejor valorada en las encuestas. ¿Qué le parecen las declaraciones de Yolanda Barcina afirmando que en su comunidad, o gobierna UPN o gobierna Bildu?

UPN siempre tiene ese soniquete, y es en lo que ha vivido políticamente hablando durante tantos y tantos años: el miedo a los vascos y, sobre todo, a HB. Pero ese miedo que intenta inocular Barcina por ver si sus propios errores no pasan factura en las próximas elecciones, ya engaña a muy pocos. Una crisis como ésta deja también desnudo de aquel halo de supuestos grandes gestores que ha tenido Navarra y que ahora, cuando vienen mal dadas, se ha comprobado que Navarra no estaba ni tan bien preparada para una crisis. Tenemos grandes lastres económicos e institucionales.

Parece que hay mucho que arreglar y ustedes quieren hacerlo desde el nacionalismo, ¿no es así?

Es que UPN arrincona a lo que en las urnas se ha venido manteniendo como un tercio de la sociedad, que se dice pronto. Y no sólo a Bildu, sino al abertzalismo y el nacionalismo que nunca ha sido connivente con ETA como el de Geroa Bai. 

Según las encuestas, el cambio llegará. Y con Podemos, a quien el navarrómetro colocó como fuerza más votada....

A mí me cuesta creer esas cifras del navarrómetro. No las de Podemos, ¿eh?, sino todo el conjunto. Ahora UPN y PP suman 23 escaños y según el navarrómetro pasaría Podemos a tener casi 20 escaños y otra decena Bildu. No me salen las cuentas, salvo revolución sociológica que no se ha producido. La crisis quita muchas telarañas de los ojos, pero tanto como para cambiar una sociedad tan profundamente de un día para otro... 

La diputada y candidata de Geroa Bai a la presidencia de Navarra, Uxue Barkos, en el Congreso. JAIRO VARGAS

Desde Geroa Bai promueven el nacionalismo radical e incluyente. ¿Cómo se define ese concepto?

Sí, defendemos el nacionalismo ciudadano. No todo el nacionalismo es lo mismo. Yo no me centraría en mantener batallas decimonónicas en torno la construcción de un Estado. Yo creo que es necesaria la soberanía fiscal, la soberanía social. 

No centra su discurso en la territorialidad. ¿Se asemeja su idea de nacionalismo al catalán?

Sí. Porque en Catalunya existen nacionalistas independentistas, nacionalistas estatutarios —esa parte intermedia que busca un nuevo pacto con el Estado— y nacionalistas españoles. Por lo tanto, hablamos de cómo convivir. En Geroa Bai, siendo nacionalistas vascos, abertzales, hay quien es independentista y hay quien no lo es, pero convivimos bien. Lo que no hay es antinacionalistas.

Pero sí apuestan por la unión de territorios vascos con Navarra...

El grueso de Geroa Bai sí, pero reivindicamos, sobre todo, la posición de Navarra como sujeto político, que es una cuestión que no se va a defender en Madrid, pero tampoco se va a defender fuera de Navarra. Yo sí aspiro a una reivindicación de territorios forales, pero aspiro en la medida en que me gustaría que gane esa mayoría en Navarra. Nosotros vamos a trabajar por ello, no engañamos a nadie, pero será la voluntad libre de la ciudadanía navarra.

¿Si usted gana, hará como Oriol Junqueras, que ha manifestado que si su partido (ERC) gana el 27 de septiembre, "empezará la independencia", o no es ese el propósito de Geroa Bai?

Entiendo que cuando Junqueras dice eso, está ligando su programa y el voto que reciba en esas elecciones a un proceso independentista y, por tanto, entiendo que es la defensa de unas elecciones legislativas con vocación plebiscitaria. No es ese el punto en el que estamos en Navarra, de ninguna manera. Yo creo que en estos momentos tenemos otros retos, tampoco contrarios al trabajo por el independentismo, ¿eh?. Pero la sociedad en Navarra tiene otras prioridades como la elección en libertad, restaurar la convivencia, y sólo así se puede encarar el proceso que sea: el del independentismo y el contrario. 

Geroa Bai nació, en parte, con asociaciones de ciudadanos... ¿Les ha copiado Podemos?

Sí. El nacimiento de Nafarroa Bai fue el de cuatro partidos pero también se buscaron candidatos independientes, personas que no estábamos afiliadas. Y así empezó el germen de una colaboración política que algunos parecen descubrir ahora. Me hace mucha gracia, porque es más viejo que la tos. En Geroa Bai trabajamos desde heguirrunes locales, de abajo arriba... En fin, yo a veces digo: '¡Coño! ¡Algunos creen haber descubierto la pólvora!' Que está muy bien, ¿eh? Los ciudadanos hacemos política también. Lo que está claro es que hace falta el orden de una organización política, una estructura, pero refrescada con quien viene de la calle. En Geroa Bai, tenemos una forma de organizarnos difícil, muy difícil, pero muy apasionante.

Muchas veces se liga pluralismo a desgobierno, sobre todo, después de que las encuestas, con la entrada de Podemos y otras formaciones en el Parlamento, desechen la idea de una mayoría absoluta...

El otro día leí que el FMI estaba preocupado por la irrupción de Podemos. Y pensé: 'Oiga, ¿y por el agotamiento del modelo económico no se preocupa el FMI?' A mí no me preocupa que preocupe Podemos. Me preocupa profundamente que se utilicen señuelos para despistar de cuáles son los verdaderos problemas.


Entiendo entonces que, de optar al Gobierno, pactaría con cualquier agrupación: Podemos, Bildu, PSN...

No estamos cerrados a nada, no. Primero tendrá que hablar la ciudadanía, decir cuál es la composición del Parlamento navarro y qué responsabilidad pone en cada una de las partes. Si decide que UPN y PSN sigan manteniendo el régimen, lo habrá dicho. Si decide cambio, decidirá quiénes, con quién y en qué medida. 

¿Y con UPN?

Con UPN, no. Eso no quiere decir que no podamos sentarnos a hablar. En política siempre hay que sentarse a hablar, por descontado. E incluso a llegar acuerdos puntuales a la hora de defender el interés legítimo de la sociedad. Ahora, el objeto de estas elecciones es el cambio radical. Y eso pasa por oxigenar las principales instituciones de Navarra de quien las ha maldirigido.

"Estamos empezando a ver que se utiliza la ley en busca de resultados mediáticos que sosieguen el malestar de algunos sectores del conservadurismo español"


Usted se define como abertzale y en alguna entrevista ha lamentado la asociación abertzale/nacionalista con el terrorismo.

En Navarra, y no sólo, se ha jugado a eso: a mantener una posición hiriente con nacionalistas vascos que jamás han sido conniventes, de ninguna manera, con la violencia; a identificar una cosa con otra para agitar señuelos y fantasmas.

¿A usted le ha pasado?

Sí, sí. Me ha pasado estando en ETB, siendo periodista y es asqueroso. Recuerdo compañeros, en directo, en una manifa de un signo y de otro, ser increpados hasta unos niveles que no os podéis imaginar. Lo que se ha pasado en la comunidad autónoma vasca y en Navarra ha sido infame. Por supuesto no lo estoy poniendo ni mucho menos a la altura de quien ha sufrido el zarpazo directo del terrorismo. Pero yo jamás he permitido, ni he sido connivente, ni jamás he mirado para otro lado. En ese sentido, me molesta. Me termino enfadando mucho.

¿Sigue pasando ahora, una vez superado el fin de ETA?


Se ha relajado un poco por dos cuestiones: ya no sufrimos el terror de las acciones de este tipo. Y ojo, que hablo de violencia de cualquier tipo. Porque en la historia más reciente de la comunidad vasca y navarra, la violencia ha estado en muchos lados. La que terminó por colear, evidentemente, ha sido la de ETA. Pero quiero recordar que en Navarra hemos tenido víctimas de la violencia de ETA, víctimas de la violencia del GAL, víctimas de la violencia policial, ha habido casos de muertos después de haber pasado por el cuartel de la Guardia Civil –Mikel Zabalza-. ¿Hay que hurgar en la herida? No. Pero hay que mirar con una enorme serenidad lo que ha ocurrido y reconocer a todas esas víctimas.

¿Se sigue utilizando como arma arrojadiza este tema?

"En la historia vasca y navarra, la violencia ha estado en muchos lados, aunque la terminó por colear fue la de ETA. ¿Hay que urgar en la herida? No, pero sí reconocer a todas las víctimas"


Se intenta, pero ETA ya no mata y eso se ha dejado notar mucho en la sociedad. 

¿Cómo ha recibido las últimas noticias sobre la operación Mate, la encarcelación de Santi Potros…? ¿Se puede hacer una lectura política de estas últimas sentencias?

La detención de abogados que debían haber defendido a varios dirigentes de HB en el caso Saura, no lo digo yo, lo dice el Consejo Nacional de Abogacía, que ha puesto encima de la mesa lo inaceptable de la operación tal cual ha sido. La Justicia debe actuar, faltaría más, pero es inaceptable este modo de actuar porque estamos empezando a ver que se utiliza la ley en busca de resultados mediáticos que sosieguen el malestar de algunos sectores del conservadurismo español.

¿Habla de la manifestación de la AVT en protesta por la "traición" del PP?

He sido fina, ¿verdad? Se está forzando al máximo y el caso más evidente son estas detenciones que han salido sin fianza en cuatro días. Quiero recordar que algunos de los capítulos que supuestamente más están costando en popularidad con el entorno de las víctimas de ETA al Gobierno de Rajoy no es sino cumplir con directivas europeas, o con lo que dictan tribunales como el de Derechos Humanos. ¿De verdad se puede aceptar que se nos diga que es una cobardía por parte del Gobierno cumplir con la ley?. ¿Estamos locos o qué?.  Quizá nos falta un momento de pedagogía y quizá, nos falta no haber sabido cuidar a cada una de las partes en el terrorismo en lo que hay que cuidarlas. Y no utilizarlas.

Más noticias