Público
Público

Cocinas fantasma Los vecinos del madrileño distrito de Arganzuela protestan contra la instalación de cocinas fantasma junto a un colegio

Delante del recinto donde estudian 900 niños se han instalado cuatro chimeneas para la salida de humos.

Varias personas participan en la manifestación contra la instalación de 'cocinas fantasma' en zonas residenciales y escolares del distrito madrileño de Arganzuela este sábado.
Varias personas participan en la manifestación contra la instalación de 'cocinas fantasma' en zonas residenciales y escolares del distrito madrileño de Arganzuela este sábado. EFE/ Víctor Lerena

Las familias del colegio Miguel de Unamuno y los vecinos de la calle Alejandro Ferrant del barrio de Arganzuela convocaron este sábado una protesta contra la proliferación de las cocinas fantasma y la instalación de una de ellas al lado de este centro educativo.

La plataforma de familias y vecinos ha publicado un manifiesto para convocar una movilización en contra de un proyecto que tendrá "un impacto inmediato y directo" en el entorno del colegio Miguel de Unamuno, así como "para todos los vecinos y vecinas de todo el barrio".

"Nos manifestamos para reclamar entornos escolares saludables, seguros y pacificados y pedir al Ayuntamiento que se paralice el otorgamiento de la licencia hasta que haya una regulación en profundidad de la materia y se apruebe una regulación en que, entre otras muchas cosas, este tipo de actividad industrial no pueda instalarse en un barrio residencial, ni al lado de un colegio", han apuntado.

Según han explicado en el comunicado, se pretende abrir una cocina industrial "pared con pared con el patio del colegio Miguel de Unamuno" que "contará con 12 cocinas industriales, cada una de ellas equipada con una cocina a gas de 4 fuegos, parrilla a gas, horno a gas, varias freidoras, mantenedor de fritos, cocedor de pasta, baño maría industrial, mesa fría, y electrodomésticos como el frigorífico, el congelador, el lavaplatos y el termo eléctrico; y estarán funcionando desde las 10 horas hasta las 23.30 horas ininterrumpidamente".

Las familias y vecinos consideran que ese nivel de producción industrial "no es apto para que linde" con el patio de juegos del colegio ni con el gimnasio del mismo, ni que se ubique en una manzana residencial.

La plataforma pide "paralizar el otorgamiento de la licencia hasta que haya una regulación en profundidad de la materia" así como "aprobar una regulación en que, entre otras muchas cosas, este tipo de actividad industrial no pueda instalarse al lado de un colegio ni en una zona residencial".

"El alcalde, José Luis Rodríguez Almeida, solo ha dicho vaguedades a futuro. Le pedimos la paralización de la concesión inmediata de esas cocinas y las modificaciones legislativas y normativas suficientes para que este problema deja de quitarle el suelo a miles de vecinos de Madrid", se ha quejado la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, que acudió a la marcha. 

Más noticias