Público
Público

Vox amenaza con retirar su apoyo a Moreno si no implanta una suerte de censura parental en Andalucía

El presidente andaluz le dice al portavoz de Vox: "Tenga usted la seguridad de que nosotros vamos a cumplir". Moreno (PP) añade: "Lo que firmamos y acordamos fue dotar de transparencia a nuestro sistema, de que los padres tengan la capacidad de saber que hacen sus hijos en esa actividad e incluso de autorizarla o no”

Nieto, Moreno y Hernández, este jueves. Europa Press
José Antonio Nieto, Juanma Moreno y Alejandro Hernández, en una imagen de archivo. –Europa Press.

El portavoz de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, amenazó este jueves en la sesión de control al presidente, Juanma Moreno (PP), con retirar su apoyo al Gobierno andaluz: si el Ejecutivo no implementa "de manera suficiente" el acuerdo firmado hace unas semanas por el consejero de Educación, Javier Imbroda (Ciudadanos), con el propio Hernández y que la ultraderecha entiende que se trata de la censura parental que persiguen imponer desde hace tiempo, Vox tumbará en la Cámara todas las propuestas que vengan desde el gabinete de Moreno. Con ello, acabaría con el respaldo que ha dado hasta ahora a PP y Ciudadanos y dejaría toda la legislatura en el aire.

"Me veo en la obligación de anunciarle que desde las 00.00 horas de esta noche, mi grupo dejará de apoyar con sus votos cualquier iniciativa que provenga de su Gobierno o de los partidos que lo sustentan en pleno y en comisiones. No cuente con Vox hasta que no se implemente de una forma que entendamos suficiente y satisfactoria un mecanismo para garantizar que los padres puedan evitar el adoctrinamiento sectario de sus hijos", dijo Hernández, según recogió Europa Press. Traducido: Moreno tiene quince días, hasta el próximo Pleno, para arreglar el asunto con los ultras que le han aupado al Gobierno y le han aprobado tres presupuestos.

Hace quince días, Imbroda cerró con Vox, a cambio de salvar la convalidación de un decreto-ley, un acuerdo para impulsar en el sistema educativo "el establecimiento de un sistema transparente de información a los padres a través del cual se impulse […] el derecho de los padres a decidir sobre la participación de sus hijos en actividades complementarias". Estas son aquellas actividades que se hacen en el centro para complementar la formación de un alumno. Por ejemplo, charlas de sexualidad, de hábitos saludables y celebración de efemérides.

El texto completo del acuerdo reza como sigue: "Con el objetivo de salvaguardar la libertad y la participación de los padres en la actividad educativa y sin menoscabo de las potestades del personal docente, la Consejería de Educación y Deporte, con el apoyo de […] Vox, se compromete a impulsar, antes de la finalización del presente periodo de sesiones, los cambios normativos necesarios para garantizar la igualdad de oportunidades en el sistema educativo que permita a las familias educar a sus hijos en libertad, sin imposiciones de ningún tipo, mediante el establecimiento de un sistema transparente de información a los padres a través del cual se impulse la implicación de las familias en la educación de sus hijos y el derecho de los padres a decidir sobre la participación de sus hijos en actividades complementarias, siempre con absoluto respeto a los preceptos consagrados en la Constitución Española".

El presidente garantizó, en su turno de intervención, a Hernández que cumplirá con lo pactado: "Tenga la seguridad de que nosotros vamos a cumplir, y yo siempre hago por cumplir cualquiera de los acuerdos que firmo". E interpretó de este modo el acuerdo de su consejero: "Lo que firmamos y acordamos fue dotar de transparencia a nuestro sistema, de que los padres tengan la capacidad de saber que hacen sus hijos en esa actividad e incluso de autorizarla o no. Eso es lo que hemos firmado".

La clave de la censura parental que persigue Vox es precisamente esa a la que se refirió Moreno: la autorización. De hecho, cuando se firmó el acuerdo entre Imbroda y Hernández, la consejería de Educación, de inmediato, difundió una aclaración en la que se decía que "se trataba exclusivamente de mejorar la información y la transparencia, no de implementar una autorización expresa".

Ser útiles

"Hemos obrado en todo momento con lealtad, les hemos dado confianza y nos han respondido faltándonos al respeto, deben reflexionar sobre eso, porque si no, nos quedará mas remedio que actuar como le hemos anunciado", le dijo Hernández al presidente. Además de darle garantías a la ultraderecha, Moreno también les invitó a reflexionar sobre las consecuencias de una decisión como la de retirar los apoyo parlamentarios: "Usted tendrá que decidir, si usted quiere hacer el juego a la izquierda de 40 años en Andalucía, lo puede hacer, está en su derecho, pero sepa usted que los ciudadanos responden y saben perfectamente lo que se hace y lo que no se hace".

El presidente instó a Vox a ser un "partido útil". La otra opción, alertó Moreno a Hernández, es "caer en el oportunismo, en la confrontación y podemos malograr el cambio político en Andalucía". "Y ya le digo yo que ello probablemente no vaya bien a Andalucía y al cambio, sino que le vendrá bien a estos señores", agregó el presidente, mientras señalaba a la bancada de los parlamentarios del PSOE.

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, le reprochó a Moreno minutos después, en su turno: "Pensé que se iba a plantar, que no iba a claudicar en la limitación de derechos. [Pero] le ha dicho a Vox: Nos pondremos de acuerdo. Se siente cómodo. Un pasito plante y un pasito atrás. Le han tomado la medida y le han dicho: Aquí mandamos nosotros. Y usted se pasa sesión de control tras sesión de control tratando de ocultar esa debilidad".

La dirigente de Podemos, Libertad Benítez, manifestó, en un tuit, que "Vox está demostrando que la educación no es neutra". "La ultraderecha detesta que los hijos de las trabajadoras se eduquen en libertad y tomen conciencia de las desigualdades que los atraviesan. Por eso boicotean la educación publica", agregó.

Más noticias de Política y Sociedad