Público
Público

Vox El extraño caso del diputado ultra Serrano y el misterioso Alcorta

Un portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía asegura que la persona a quien su jefe de filas, el exjuez Francisco Serrano, acusa de haber escrito el texto que lo ha llevado al ostracismo, no pertenece al grupo parlamentario.

Publicidad
Media: 3.58
Votos: 12

El líder de Vox, Francisco Serrano, en su escaño en el Parlamento andaluz. EFE/José Manuel Vidal

En el comunicado que Francisco Serrano, dos veces candidato de Vox a la presidencia de la Junta de Andalucía, hizo llegar a la Agencia Europa Press -y que se podía consultar íntegro en su Facebook- en el que anunciaba que se quitaba de en medio de la vida política hasta después del verano, el exmagistrado afirmaba también que sus comentarios sobre La Manada los había escrito "un nuevo colaborador”, llamado Sebastián Alcorta, quien “ya no lo es”. Ese mismo Alcorta -también en su cuenta de Facebook- confirmaba poco después que, efectivamente, había sido él el autor del texto que ha llevado al ostracismo político -de momento- a Serrano.

Sebastián Alcorta tiene una actividad pública muy escueta en Facebook -aparece, según ha hecho público Serrano, también como editor de su cuenta, que él administra- en la que se limita a tratar de engrandecer la figura de Serrano y comunicar sus obsesiones antifeministas, además de arremeter contra la izquierda y dar publicidad a las iniciativas de Vox en Andalucía. Sebastián Alcorta no tiene personalidad en Twitter y no aparece por ninguna otra parte. No hay rastro de él en la red, más allá de la cuenta de Facebook. Una fotomontaje con el personaje de dibujos animados Homer Simpson como protagonista ilustra su perfil.

Según manifestó a Público un portavoz de Vox, nadie llamado Alcorta pertenece al grupo parlamentario de Vox y nadie cree conocerlo.

Serrano, en primera instancia, en su primera reacción después del lío que se formó tras la publicación de sus palabras, asumió que sus comentarios eran “a título personal” y no la posición de Vox, y reivindicó su “derecho a poder criticar y manifestar la expresión de su pensamiento, aun cuando no comulgue con la dictadura de lo políticamente correcto”. Solo después, Serrano, dijo que otra persona había escrito el texto.

Lo que dice Serrano

Esto es lo que afirma Serrano: “En relación a la publicación en mi página de Facebook donde se hizo una vergonzosa apología de la prostitución y otras gruesas expresiones, a estas alturas creo que es evidente para todos quienes me conocen, que en absoluto son expresiones mías porque no responden a mi estilo de escribir, de pensar, ni de hablar en público, ni tampoco en privado”.

Serrano añadió, en previsión de que se cuestionara quién es Alcorta e, incluso, su existencia real, lo siguiente: “Ese sector de la prensa que ha proferido contra mí, una batería de insultos y descalificativos jamás visto en España y que no merezco en absoluto, seguramente dirá que todo esto es un montaje, para así persistir en la mentira y la manipulación contra mi persona”.

Serrano añade: “Asumo eso sí, la responsabilidad de que, en un día en el que estaba de descanso, al igual que mi colaborador de confianza, no controláramos como administradores de la página, que se llegara a editar esa publicación. Incluyo además del referido mensaje del editor colaborador, que ya no lo es, un pantallazo de los roles de la página en su momento, y todo ello para despejar cualquier duda con esta controversia, que por mi parte llega a su fin definitivamente”.

Luego, añadió un pantallazo de una publicación de Alcorta que presentó de esta manera: “Pues bien, por expreso deseo del colaborador en cuestión y bajo su autorización, incluyo aquí un pantallazo de su mensaje de disculpa, [que] se hace público por su expreso deseo, quedando así acreditado que no he sido yo quien ha escrito esas expresiones, aunque era ya más que evidente para los más allegados”.

El pantallazo es un texto en el que el tal Alcorta escribe un mensaje a un destinatario desconocido, del que se oculta el nombre, en el que se echa la culpa de haber escrito el post en nombre de Serrano, se ofrece a aclararlo todo, y afirma estar arrepentido: “Ojalá pudiera volver el tiempo atrás y enmendar esta monumental cagada”. “Pensé que esos comentarios ayudarían a impulsar la publicación, y lo único que he logrado es que todo el mundo se ensañe con Serrano por cosas que él no ha escrito”. El tal Alcorta afirma también: “Me vienen a mí ataques de ansiedad y taquicardias. Estoy muy mal. Me voy al médico ahora a que me recete algo”.

La última entrada en el Facebook de Alcorta es una respuesta a la amenaza de despido de Serrano que emitió el miércoles pasado el portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández, en la que este había afirmado que "Evidentemente, no es satisfactoria una explicación en la que se dice que se han dejado las publicaciones en redes sociales en manos de un inconsciente, lo que es algo que denota una grave irresponsabilidad".  

“No, señor Alejandro Hernández, no soy ningún inconsciente ni tampoco llevaba las redes de Serrano, porque las lleva él mismo en persona”, escribe el tal Alcorta. “Además he llevado otras páginas de VOX como la de mi distrito por ejemplo. Ahora ya no llevo ninguna y no es cierto lo que Ud dice. Vergüenza debería darle lanzar esas declaraciones contra Serrano, lo va a lamentar mucho ya verá”.

Más noticias en Política y Sociedad