Público
Público

Vox zarandea al Gobierno de PP y Cs en Andalucía

El consejero Bendodo y el vicepresidente Marín tratan de calmar las aguas con su socio parlamentario, que anuncia un "tiempo nuevo", mucho "más exigente" en su relación con el Ejecutivo que preside Moreno (PP)

Nieto, Moreno y Hernández, este jueves. Europa Press
José Antonio Nieto, Juanma Moreno y Alejandro Hernández. Europa Press

raúl bocanegra

Una semana después de que afirmase en Canal Sur que Vox había apostado por la "estabilidad" en Andalucía y apuntalase con ello al presidente Juanma Moreno, Alejandro Hernández aseguró este lunes en el mismo medio que su partido se dispone ahora que ha terminado la emergencia sanitaria a abrir un "tiempo nuevo", mucho "más exigente", en su relación con el Gobierno que conforman PP y Ciudadanos.

El domingo, Vox, un partido al que Moreno necesita para sacar adelante o para rechazar cualquier cosa de relevancia, sacó un comunicado en el que decía palabra arriba, palabra abajo, lo mismo que dijo este lunes su portavoz Hernández: "No vamos a poner nosotros más empeño en la estabilidad del Gobierno andaluz del que pone Cs".

"Deben asumir que es imposible decir una cosa en Madrid y la contraria en Andalucía. Vox no va a entrar en ese juego ni va a contribuir a la confusión de los andaluces y del resto de españoles", se puede leer en el comunicado del partido de ultraderecha, en el que además de contra Ciudadanos también cargaba contra el PP.

"Si ya se emuló el Aló presidente del cargante Sánchez con unas alocuciones dominicales de Juanma Moreno Bonilla en las que cada vez se nos daba menos información para emplear esos tiempos de máxima exposición mediática sobre todo en un discurso de propaganda autocomplaciente, vemos también ahora cómo se insiste en una técnica, la del decreto-ley que se pretende imponer bajo la excusa de las razones de urgencia", sostuvo Hernández.

La fórmula utilizada por el Gobierno andaluz durante la emergencia de legislar de forma extraordinaria mediante decretos-leyes –hasta 17 ha elaborado Moreno– en los que PP y Ciudadanos han colado reformas que nada tenían que ver con la emergencia, como la de los usos del suelo protegido, ha recibido las críticas de Hernández. Vox, hasta ahora había votado a favor de todos ello, pero, a partir de ahora, el partido, según Hernández, mirará con más detenimiento los decretos que plantee la Junta y si hay aspectos que no les gustan, no los apoyarán.

"No vamos a permitir que contenidos y programas con importantes modificaciones normativas de calidad se amalgamen desordenadamente y sin criterio estructural ni jurídico vía decreto", dijo. "No es una advertencia ni un órdago, sino que si algo no nos gusta, lo manifestamos", remachó.

Estabilidad

El zarandeo de Vox fue respondido este lunes tanto por el consejero de la presidencia, Elías Bendodo, mano derecha de Moreno, como por el vicepresidente Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía. Tanto uno como otro llamaron a calmar las aguas y fueron, cada uno a su modo, muy contundentes en la defensa de sus acuerdos con Vox.

"Que no se preocupen en absoluto y tengan total tranquilidad de que se van a ir cumpliendo. Si de algo ha dado muestras este gobierno de PP y de Cs es que siempre cumplimos nuestros compromisos", dijo Marín.

"Como en cualquier pacto a varias bandas, hay que mantenerlo vigente y efectivamente cualquier aspereza hay que limarla", dijo Bendodo. El cambio en Andalucía "después de 37 años de gobiernos socialistas se fundamentó en tres pilares: el apoyo parlamentario de PP, Ciudadanos y Vox; y la fortaleza de esos pilares es más fuerte hoy si cabe que hace un año y medio cuando se constituyó el Gobierno", agregó el consejero de la Presidencia.

"Andalucía funciona, está dando una imagen al conjunto de España y a nivel internacional de seriedad, solvencia y estabilidad y eso es gracias a la estabilidad parlamentaria; hemos aprobado los presupuestos en tiempo y forma y se están haciendo las cosas razonablemente bien", remachó Bendodo.

Hasta ahora, lo cierto es que, con la excepción de episodios y desencuentros entre socios como el llamado pin parental en la escuela, que Ciudadanos se negó a aplicar y alguna votación reciente en el Parlamento, como la de la semana pasada en la que Vox decidió votar con la izquierda una moción del PSOE que recogía una paga extra para sanitarios, el partido de Santiago Abascal ha mostrado lealtad a los pactos firmados primero con el PP y luego con Ciudadanos también.

La hora de la verdad del "nuevo tiempo" abierto por Vox llegará el próximo otoño, cuando el Gobierno andaluz debe presentar unos nuevos presupuestos. Para aprobarlos deberá contar una vez más con el partido de ultraderecha, porque todas las demás puertas parecen hoy cerradas, habida cuenta de los desencuentros de PP y Cs con PSOE y Adelante Andalucía, formaciones que se fueron de la llamada comisión de la recuperación, después de que PP y Cs, le cedieran la presidencia de la misma a Vox.

Más noticias de Política y Sociedad