/

¿Existe realmente la química del amor?

Si quieres saber más sobre las tres etapas del amor, la química y los populares flechazos, esos sobre cuya existencia todos hemos debatido, sigue leyendo.

¿Te has preguntado alguna vez si existe realmente la química del amor o ni siquiera te lo habías planteado? Se trata d un tema muy interesante, sobre todo, porque según lo que interpretemos como amor la respuesta puede ser de uno u otro tipo, aunque la química siempre está presente.

Si quieres saber más sobre las tres etapas del amor, la química y los populares flechazos, esos sobre cuya existencia todos hemos debatido, sigue leyendo. Tal vez esta sea la información que necesitas para poder alcanzar tus propias conclusiones sobre las relaciones amorosas en pareja.

Las etapas del amor

pareja y química del amor
Fuente: Pxhere

La química del amor existe indudablemente cuando hablamos de las primeras etapas, aunque en su última fase su importancia puede ser más relativa o, cuando menos, más presta a los debates y a las incertidumbres. Pero la química de nuestro cuerpo y los sentimientos siempre van unidos. De hecho, a todos nos ha pasado que hay gente que nos repele y que nos produce rechazo visceral aunque apenas la conozcamos. Pues con las afinidades sucede lo mismo, por eso suelen ser recíprocas, al menos, en mayor o menor medida.

Lo cierto es que puede definirse la química del amor como el conjunto de reacciones hormonales y neurológicas que se producen en nuestro cuerpo producidas por una persona en particular, que se desarrollan en torno a tres etapas: la atracción, el enamoramiento y el amor.

La atracción

atracción
Fuente: Pxhere

El pulso se acelera, se dilatan las pupilas y surge la atracción física. Se produce así la primera etapa del amor, una etapa en la que la química es inevitable e imprescindible, porque hablamos de que se ponen en funcionamiento nuestras hormonas sexuales y las feromonas.

Y es que el olor es muy importante en estos casos, ya que son esas feromonas las señales que enviamos al otro y que activan su pituitaria, la cual segrega hormonas que causan la atracción. Esta tiene un claro componente químico y físico ya que se produce hacia personas que tienen un sistema inmunitario diferente al nuestro, de manera que su olor nos guía. Se considera que nuestra biología manda aquí, pues los dos sistemas inmunitarios complementarios serán más fuertes para el caso de que la pareja tenga descendencia.

El enamoramiento

couple
Fuente: Pxhere

Si la atracción física no se queda ahí y va más allá, de manera que esas sensaciones que otra persona nos provoca siguen creciendo, alcanzaremos la segunda etapa del amor: el enamoramiento. Sin duda, se trata de la más atolondrada de todas ellas y no suele ser un buen momento para tomar decisiones importantes. La química del amor está aquí funcionando a toda máquina.

Nuestro cerebro segrega potentes compuestos químicos como serotonina, norepinefrina y feniletilamina, esa anfetamina que segrega nuestro cuerpo y que tiene la capacidad de aumentar nuestra energía y lucidez. Pero también otras como la conocida dopamina, que desinhibe la liberación de prolactina y provoca insomnio y euforia. Como resultado, sentimos mariposas en el estómago, dormimos menos sin que parezca afectarnos e incluso podemos perder el apetito. Con todo ese combinado explosivo, uno se siente en una nube y sueña con encuentros y viajes románticos.

Fin de la etapa de enamoramiento

Muchos son los que confunden el amor con la etapa de enamoramiento, aunque aquel va más allá. De hecho, no todos los enamoramientos, en los que el deseo y la ansiedad son una constante, terminan en la siguiente fase. Muchas son las relaciones que terminan cuando el enamoramiento acaba.

Se calcula que la fase de enamoramiento dura como mucho entre dos y tres años, cuando la atracción bioquímica disminuye. A menudo, cuando esta etapa finaliza sobreviene la ruptura, pero si no se produce porque los sentimientos siguen siendo fuertes y se ponen en marcha otros componentes químicos, se alcanza la tercera etapa, la del amor propiamente dicho.

El apego

pair
Fuente: Pxhere

Cuando llegamos a la fase del amor, la química sigue teniendo protagonismo, y la pasión se alterna ahora con la calma y la estabilidad, la seguridad y la confianza. De tal manera, producimos endorfinas, vasorpresinas y la famosa oxitocina, conocida como la hormona del amor. A medida que esta fase avanza y pasa el tiempo, a mayores de la química, adquieren gran importancia y protagonismo otros factores personales, como la afinidad, las experiencias compartidas, los gustos personales o el compromiso emocional.

Cuando se produce una ruptura, todas esas sustancias químicas dejan de producirse y la química del amor se disipa. Sin duda, lo más difícil es superar la ruptura en plena tercera etapa, cuando hay que afrontar el desapego. El cuerpo presenta un síndrome de abstinencia, pues la feniletilamina y la oxitocina caen en picado, se deja de sentir placer y se produce lo que muchos llaman mal de amores. Nuestro cuerpo pide su dosis de dopamina y de endorfinas, necesita la oxitocina para tranquilizarse y pide chocolate a raudales como sustitutivo para provocar la feniletilamina.


Así las cosas, recuerda que todo en esta vida tiene un principio y un final, y que de una forma u otra todo termina y todo vuelve a empezar. Y para el supuesto de que debas afrontar una ruptura, intenta hacerlo de forma saludable.



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.