Público
Público

Se abre una nueva boca en el volcán de La Palma en la ladera sureste

La nueva boca "ha comenzado a emitir cenizas y piroclastos", explica Involcan. La lava afecta a 732 hectáreas y sepulta a 1.817 edificaciones. La morfología del cono sigue cambiando y la columna de cenizas y gases alcanza los 4.000 metros.

Volcán de La Palma este viernes 15 de octubre de 2021.
Volcán de La Palma este viernes 15 de octubre de 2021. SERGIO PEREZ / REUTERS

Se abre una nueva boca del volcán de La Palma en la ladera sureste, según informa este viernes el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). La nueva boca "ha comenzado a emitir cenizas y piroclastos", explican en las redes sociales. 

El director técnico provisional del Pevolca, Rubén Fernández, ha señalado en declaraciones a Televisión Canaria que se trata de un "proceso normal" dentro del "complejo proceso eruptivo", por lo que ha mandado un mensaje de tranquilidad a la población.

El volcán se mantiene en fase efusiva, "lo que origina más lava y menos piroclastos y cenizas", según informa este viernes el Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca).

Se han registrado desbordamientos puntuales de magma en el centro emisor, en todo caso de corto recorrido, lo que ha provocado que la colada más activa siga avanzando, si bien no se prevén más evacuaciones de población. El total de evacuados asciende a 7.000 personas, de las cuales hay 321 albergadas en un hotel Fuencaliente.

Esta mayor aportación de magma, que en la pasada madrugada alcanzó velocidades de hasta 250 metros por hora, se ha visto reflejada en el incremento de la superficie afectada: 732 hectáreas, 52 más que en las últimas 24 horas, según la medición del sistema de satélites Copernicus realizada este viernes a mediodía.

También ha aumentado de forma notable el número de edificaciones destruidas, hasta las 1.817, 269 más que en el anterior recuento, además de otras 92 en riesgo o parcialmente dañadas. Las coladas han sepultado 56,4 kilómetros de carreteras y afectado parcialmente a otros tres kilómetros.

Aumenta el número de edificaciones destruidas a 1.817

El comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) ha constatado que hay aporte de lava en todas las coladas, incluso en las que días atrás se consideraban prácticamente detenidas.

Las más activas son las situadas al norte de la colada primigenia y los expertos calculan que acaben confluyendo y se dirijan hacia el mar y no se sigan adentrando en el barrio de La Laguna, completamente evacuado.

Según informa el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), este frente de colada ha superado por el sur la montaña de La Laguna y avanza entre plataneras con un espesor de unos siete metros.

Preocupa un tercer "dedo" desgajado de esa colada más activa, que se dirige hacia el barrio de La Laguna, aunque los expertos confían en que no acabe afectando a esta localidad.

La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, ha apuntado que a diferencia de días anteriores, cuando consideraban que el resto de coladas estaban "prácticamente detenidas", las últimas imágenes térmicas han permitido comprobar que hay aporte lávico en todas ellas.

No se trata de "una gran aportación" de material, pero sí existe "un caudal que las alimenta lentamente", por lo que "no es descartable" que estas otras coladas experimenten una evolución a corto plazo.

Rubén Fernández, director técnico del Pevolca, ha comentado que hay una alta probabilidad de que se produzcan seísmos por encima de 4,5 de magnitud, eso sí, con foco a profundidades altas. La previsión es que estos seísmos sean sentidos por la población en general.

En cuanto a la calidad del aire, en las últimas 24 horas no se han superado los promedios diarios de concentraciones de dióxido de azufre en la atmósfera y se está lejos de los umbrales de riesgo para la población vinculado a metales en el aire. Sin embargo, en momentos puntuales y en determinadas zonas se pueden detectar picos de estos umbrales, episodios que suelen durar muy poco tiempo.

Está prevista la llegada de una masa de aire con polvo del Sahara que acompañará a las cenizas y se superpondrá, lo cual supone condiciones desfavorables desde el punto de vista de la calidad del aire.

La morfología del cono sigue cambiando con el tiempo y la columna de cenizas y gases alcanza los 4.000 metros, ha apuntado Blanco, quien ha explicado que en la zona más cercana al centro eruptivo se ha revertido parcialmente la deformación horizontal acumulada.

Más noticias